Islamweb | Inicio | Hiyab | Derechos | Vida matrimonial | Jóvenes | La mujer en el trabajo

 

 

Intercesión del Profeta Muhammad por su Ummah (nación)

Miércoles 3-3-2009

A continuación expondremos algunos Hadices en los que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos informa que él intercederá por su Ummah en el...

Imprimir   Vote       
  Leer : 322 | Imprimir : 16 |  Enviado : 0 |  Votantes : 0

A continuación expondremos algunos Hadices en los que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos informa que él intercederá por su Ummah en el Día del Juicio:

Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Al-lah Concede a cada uno de sus Profeta, la paz sea con ellos, un súplica por su Ummah que les será respondida inmediatamente. Todos se adelantaron y ya le pidieron a Al-lah lo que vieron necesario, sin embargo yo la dejaré para el final, y esta será la intercesión por mi nación, la cual abarcará a todo aquél que haya muerto sin asociar nada ni nadie a Al-lah” [Muslim]
Dice Al-lah, Altísimo sea, en el Corán (lo que se interpreta en español): {Ciertamente se os ha presentado un Mensajero de entre vosotros que se apena por vuestras adversidades, se preocupa y desea que alcancéis el bien [e ingreséis al Paraíso]; es compasivo y misericordioso con los creyentes.} [Corán, 9: 128]
El Hadiz nos demuestra la benevolencia y el amor que tenía el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, por su Ummah. A todos los Profetas, la paz sea con ellos, Al-lah les Distinguió con este favor, pero cada uno de ellos hizo uso de su súplica en el momento que vio adecuado para ello y Al-lah se las Respondió. El hecho de que sea un sola significa que está sería respondida en el momento de su petición, mientras que las demás plegarias que hagan por sus naciones quedan sometidas a la Voluntad de Al-lah, si Él Quiere las responde y si nó no las Responde. En cuanto al Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, vemos que el dejó este beneficio para el momento en que más necesitaremos de una súplica que nos ayude, el Día del Juicio, Dice Al-lah al respecto (lo que se interpreta en español): {Ese día, de nada servirá la riqueza ni los hijos, y sólo estará a salvo quien tenga el corazón exento de idolatría.} [Corán, 26: 88-89] { El día que llegue el terrible estruendo [el Día del Juicio], el hombre huirá de su propio hermano, de su madre y de su padre, de su esposa y de sus hijos. Ese día todos estarán preocupados por sí mismos.} [Corán, 80: 33-37] { Día en el que comparecerán los hombres ante el Señor del Universo.} [Corán, 83:6]
 
El Día de la Resurrección es bastante difícil, durará 50 mil años, estaremos de pie, desnudos y descalzos. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, no dijo en un relato trasmitido por Al Miqdad Ibn Al Aswad, que Al-lah esté complacido con él: “El Día de la Resurrección el sol estará tan cerca de las personas que pareciera que se derriten por el calor, sudarán conforme a sus pecados, a unos les llegara su sudor hasta los tobillos, a otros hasta las rodilla, a algunos hasta la cintura y a otros hasta su boca, impidiéndoles hablar” [At-Tirmidhi]
 
Comienza la gente a desesperarse entonces y se dicen los unos a los otros: “¿no se dan cuenta por lo que están pasando? ¿Por qué no buscan quien interceda por ustedes para que pare todo esto?” Así comienzan a deliberar y deciden ir ante Adam (Adán), la paz sea con él, al llegar ante él le dicen: “Tú eres el padre de todos seres humanos, Al-lah te Creó con Sus Manos, Insufló en ti tu alma e Hizo que los ángeles se postraran ante ti; intercede por nosotros, ¿no ves acaso por lo que estamos pasando?”. Les responde Adam, la paz sea con él: “Mi Señor se Ha Enojado hoy como nunca lo ha Hecho y Hará, además El me Prohibió comer del árbol y yo Le desobedecí, Guay de mí, Guay de mí. Vayan donde otro, donde Nuh (Noé) la paz sea con él”. Así lo hacen y le dicen: “Nuh (Noé), tú fuiste el primer Mensajero enviado a la tierra y Al-lah te Reconoció como un siervo agradecido, intercede por nosotros ¿es qué no ves por lo que estamos pasando?”. Les responde Nuh, la paz sea con él: “Mi Señor se Ha Enojado hoy como nunca lo ha Hecho y Hará, la súplica que me Concedió ya la usé, Guay de mí, Guay de mí. Vayan donde otro, vayan donde Ibrahim (Abraham).”
 
Llegan donde Ibrahim (Abraham) la paz sea con él, y le dicen: “Tú eres el Mensajero de Al-lah y la persona más amada para Él, intercede por nosotros, ¿no ves nuestro sufrimiento?” y les responde Ibrahim, la paz sea con él: “Mi Señor se Ha Enojado hoy como nunca lo ha Hecho y Hará…” y los manda donde Musa (Moisés) la paz sea con él. Pasa lo mismo que con los anteriores y les manda donde Isa (Jesús) la paz sea con él. La gente le menciona que Al-lah lo Creó de Mariam (María) la paz sea con ella, y que le Permitió hablar con apenas unas horas de nacido y los demás milagros con los que le Favoreció, pero él también los manda donde otro, los manda donde Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam.
 
El Profeta nos relata este suceso en el siguiente Hadiz: “… luego vienen ante mí y dicen: “Muhammad tú eres el Mensajero de Al-lah, el sello de todos los profetas y Al-lah te Ha perdonado todos tus pecados, intercede por nosotros ¿no ves nuestro sufrimiento?” Entonces me postro debajo del Trono de Al-lah y Él me Inspira súplicas y formas de enaltecerle que no conocía con anterioridad. Al-lah me Dice: “Muhammad, levántate, pide y se te concederá tu petición e intercede que tu intercesión será aceptada.” Me levanto y digo: “Oh Al-lah, mi Ummah, mi Ummah.” Me Responde: “Muhammad, has que entren en el Paraíso aquellos que no tienen cuentas pendientes por aquella puerta…”
 
En las líneas anteriores vemos que la intercesión que Al-lah le Otorga a Su Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, es general, pues pide para que dé inicio el Juicio y de esta manera el sufrimiento de la gente el Día de la Resurrección termine. También es claro y evidente el amor que siente el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, por su Ummah al ser lo primero que dice luego que Al-lah le Anima a suplicar. Y no podemos olvidar que frente a nosotros tenemos una prueba fiel de que habrá gente de esta Ummah que entrará al Paraíso sin que se les juzgue, mientras que los demás estarán esperando su sentencia, ellos estarán ya gozando de las delicias de los Jardines del Paraíso.
 
La intercesión dada al Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, será por los siguientes grupos de personas:
 
1.      Por toda la gente que está en el lugar donde Al-lah Hará que resucitemos.
 
2.      Por un grupo específico, los que entrarán sin ser juzgados.
 
3.      Por gente de su nación cuyas obras buenas y malas tienen el mismo peso en la balanza, así que pide por ellos y Al-lah les otorgará el Paraíso.
 
4.      Por unos que ya fueron introducidos en el Infierno.
 
5.      Por que se le asigne un nivel más elevado a quienes ya están en el Paraíso.
 
6.      Por todos los creyentes para que se les permita entrar al Paraíso.
 
7.      Por aquellos de los musulmanes que cometieron pecados graves sin caer en el politeísmo.
 
Al respecto de estos últimos hay un sin número de relatos que hacen referencia a este hecho, tenemos por ejemplo aquel en el que nos informa el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, que Al-lah Dice luego de él haber intercedido: “Por Mi Grandeza y Majestuosidad, Sacaré del infierno a todo aquel que diga La Ilaha Il-lal-lah” en otro relato encontramos: “Los Ángeles intercedieron, también los Enviados y los Creyentes, no queda nadie más por hacerlo salvo el más Misericordiosos de todos; entonces saca del infierno con Su Mano a un grupo de personas y los arroja al Paraíso…”
 
8.      Por su tío Abu Talib, para que Al-lah disminuya su castigo. Al respecto encontramos varios relatos que en resumen nos indican que gracias a que Al-lah permite que Su Mensajero, sallallahu ‘alaihi wa sallam, interceda por su tío, él, Abu Talib, será la persona que tendrá el castigo más leve en el infierno.
 
Para hacernos merecedores de la intercesión del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, debemos cumplir con lo siguiente:
 
1.      Adorar única y exclusivamente a Al-lah, no asociarle con nada ni nadie.
 
2.      Pedir a Al-lah que bendiga a Su Enviado, sallallahu ‘alaihi wa sallam, diez veces en al amanecer y otras diez al anochecer, como lo refiere un Hadiz.
 
3.       Pedirle a Al-lah Al Wasilah y Al Fadilah para Su Mensajero, sallallahu ‘alaihi wa sallam. En el Hadiz nos informa que quien luego de oír el Adhan (llamado a la oración) dice: “Al-lahumma Rabba hadhihid da'wuatit tammati wa as-salaatil qa-‘imati, ati Muhammad al-wasilata wal fadilata wa ab’azhu maqaman mahmudan al-ladhi ua'adtahu ("¡Oh Al-lah! Señor de este llamado perfecto, y de esta oración establecida, concede a Muhammad, Al Wasilah y Al Fadilah y Concédele la posición elogiada que le Has Prometido), será merecedor de mi intercesión” [Al Bujari]. En otro dicho encontramos: “Pedid a Al-lah que me Conceda Al Wasilah, que es un lugar privilegiado en el Paraíso que será dado sólo a un siervo de Al-lah, y yo tengo la esperanza de ser favorecido con ese honor. Quien de vosotros lo haga, intercederé por él” [Muslim]. En los Hadices trasmitidos por Ahmad tenemos: “Al Wasilah es un lugar en el Paraíso, por sobre el cual no hay otro, pedidle a Al-lah que me la Conceda”.

Boletín

Islamweb, todos los derechos reservados 2010 ©