La guía del Profeta, sallAl-lahu Ďalayhi wa sallam, al dormir y al despertar

La guía del Profeta, sallAl-lahu Ďalayhi wa sallam, al dormir y al despertar
3649 1609

El Mensajero de Al-lah, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, en todas sus actitudes era un buen ejemplo, su guía se sigue y su modo de actuar se imita. ¿Cómo no, si él era el elegido por Al-lah para Su creación y una misericordia de Élpara con Sus Siervos? El Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, era un modelo a seguir en su adoración a Al-lah y en su vida diaria, cuando estaba solo y cuando estaba entre la gente, en sus noches y en sus días, etc.

Pues en este breve artículo, señalamos su comportamiento en su sueño y al despertar, para que sepamos lo que hacía en estos casos y para seguir su ejemplo.
 
El Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, estaba en contacto permanentemente con su Creador, sabiendo Su Sublimidad, esperando Su Encuentro y temiendo Su Juicio y Su Castigo. Cuando quería dar a su cuerpo un descanso después de la fatiga de un día largo, recordaba a Al-lah, el Altísimo, y se dirigía a Él, suplicándole, diciendo: “Alhamdulillah alladhi at‘amana wa saqana wa kafana wa Awana,¡ fakam mimman la kafiya lahu wa la mu’wi! (Las alabanzas a Al-lah que nos alimenta, nos Da a beber, nos Basta y nos Da refugio, y ¡cuántos no tienen quien les baste y les dé refugio!)” [Narrado por Muslim, que Al-lah le dé Su perdón]. Asípues; el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, antes de ir a la cama, daba las alabanzas a Al-lah por Sus Gracias; la comida, la bebida y el refugio, de las cuales mucha gente está desprovista, ya que ¡cuántos pasan todo el día y toda la noche sin encontrar lo mínimo para sobrevivir! Por lo tanto, estos dones deben siempre ser correspondidos por la alabanza y las gracias a su Dador, no por la incredulidad y la ingratitud.
 
También, cuando el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, entregaba su alma al descanso, la hacía recordar que su asunto primera y últimamente estaba en la Mano de Al-lah, nadie más, pues decía suplicando:  Al-lahumma aslamtu nafsi ilayk wa fawwadhtu amri ilayk, wa alÿa’tu dhahri ilayk, rahbatan wa ragbatan iIayk, la malÿa’ wa la manÿa minka iIla iIayk, amantu bikitabika alladhi anzalt, wa binabiyika alladhi arsalt. (¡Oh Al-lah! Me someto a Ti y Te confío mis asuntos. Me refugio en Ti, por temor a Ti y por deseo en Ti. No hay refugio ni salvación de Ti sino en Ti. Creo en Tu Libro que Has hecho descender y en Tu Profeta que Has enviado.)”Narrado por Al Bujari y Muslim, que Al-lah les dé Su perdón.
 
De esta súplica se aclara el estado en que el musulmán debe estar al ir a la cama para dormir: el estado de la sumisión y la humillación al Creador del Alma y su Originador. Hay otra súplica parecida a esta, que el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, decía en este estado, como se encuentra en el Hadiz narrado por Al Bujari y Muslim, que Al-lah les dé Su perdón, que el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, suplicaba: Bismika rabbi wada‘tu yanbi, wa bika arfa‘hu, in amsakta nafsi farhamhah, wa in arsaltaha fa-ihfadhah bima tahfadh bihi ‘ibadaka al-Salihin (En Tu Nombre, Señor mío, me he acostado, y por Ti me levantaré, si Coges mi alma, Ten misericordia de ella, y si la Sueltas, Guárdala con lo que Guardas a Tus Siervos rectos)”.
 
También, era de sus hábitos al ir a dormir poner su mano debajo de su mejilla derecha suplicando: “Al-lahumma qini ‘adhabaka yawma tab‘azu ‘ibadaka (¡Oh Al-lah! Protégeme de Su Castigo en el día en que Resucites a Tus Siervos)Narrado por Abu Dawud y Ahmad, que Al-lah les dé Su perdón. Esto lo repetía tres veces y nos indica que su corazón estaba siempre con su Creador. Tambiénes de su guía el hecho que cuando iba a la cama para dormir, juntaba las manos y soplaba como escupiendoen ellas, leyendo Al Mu‘awidhat:las suras de Al Ijlas (112), Al Falaq (113) y Al-Nas (114), y al terminar, pasaba sus manos sobre su cuerpo para protegerse a sí mismo del mal de los hombres y de los genios.
 
De su práctica al respecto también está que cuando dormía no pasaba toda la noche durmiendo, sino que se levantaba una parte de la noche rezando, recordadndo a Al-lah yvolviéndose a Él, recordando la aleya en que Al-lah, el Altísimo, Dice (lo que significa): {Levantan su costado de los lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo y dan de la provisión que les Damos.}[Corán 32:16]
 
En cuanto a su rezo voluntario en la noche, el Profeta, sAl-lahu ‘alayhi wa sallam, duraba largo tiempo realizándolo y suplicando a Al-lah. La Madre de los Creyentes, ‘Aishah, que Al-lah esté complacido con ella, describió su largo rezo voluntario en la noche y dijo, en un Hadiz narrado por Al Bujari y Muslim, que Al-lah les dé Su perdón: “Realizaba el rezo voluntario en la noche hasta que sus piernas se hinchaban. Se le dijo: ‘¿Por qué te impones tanto esfuerzo a ti mismo, siendo que Al-lah te Ha perdonado tus pecados pasados y futuros?’ Él respondió con la respuesta de quien conoce la Magnitud de su Creador: ‘¿Acaso no debo ser un siervo agradecido?’”
 
Es digno de mencionar en este sentido, que cuando el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, dormía sólo sus ojos dormían sin que su corazón durmiera, y esto es algo dado a él exclusivamente por parte de Al-lah, el Glorificado, y no es para nadie más de Sus Siervos. Esto confirma lo que hemos citado muchas veces de que el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, estaba siempre con su Señor, sintiendo Su Majestuosidad, esperando Su Encuentro, temiendo Su Castigo.
 
Por lo que se refiere al despertar del Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, y su atención, él despertaba recordando a Al-lah, como lo hacía en el resto de sus estados. Pues, cuando se despertaba del sueño, suplicaba a su Señor agradeciéndole por darle la gracia de la vida después de esta muerte (el sueño es una muerte menor), pues decía: “Alhamdulillah alladhi ahyana ba‘da ma amatana wa iIayhi an-nushur (Alabado sea Al-lah que nos Ha vivificado después de que nos Ha hecho morir y a Él es el retorno.)” Narrado por Abu Dawud, que Al-lah le dé Su perdón.
 
Además, una vez el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam, se levantó por la noche y recitó las aleyas del final de la sura de Al ‘Imran, a partir de la aleya (que significa):
  • {Es cierto que en la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión del día y la noche, hay signos para los que saben reconocer la esencia de las cosas.} [Corán 3:190],
 Hasta la aleya (que significa):
  • {¡Vosotros que creéis! Sed pacientes, tened más aguante1.} [Corán 3:200]
Esta es una muestra de cómo solía despertar el Profeta, sallallaahu ‘alayhi wa sallam.
 
Esto, mi noble hermano, es sólo un poco de su guía de vida durante su sueño, su rezo voluntario en la noche y al despertar. Lo hemos escrito como un recuerdo tanto para nosotros como para usted, esperando que Al-lah nos Guíe a seguir la manera del mejor de Sus Creados y seguir su Sunnah para lograr la Promesa de Al-lah, Glorificado Sea, ya que Dice (lo que significa):
 
  •  {Y si le obedecéis seréis guiados.} [Corán 24:54]
  • { Di: Si amáis a Al-lah, seguidme, que Al-lah os Amará.} [Corán 3:31]
Y Al-lah Es Quien Guía.
 
1.   1.[Que vuestros enemigos.]

Related Articles

Artículo más visitado

Etiqueta Islámica

La constancia en la verdad

La gente que se aferra firmemente a lo que es correcto tiende a ser más constante respecto a mantener su palabra y su creencia a pesar de las dificultades que enfrenten y esto es exactamente lo...más