El Profeta Muhammad el más noble y tierno de los esposos

El Profeta Muhammad el más noble y tierno de los esposos
1696 603

El Mensajero de Al-lah,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , como esposo:

El Profeta Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , quería y valoraba a la mujer como ser humano, madre, esposa, hija y como compañera de vida. En una ocasión se le preguntó: ¿Quién es la persona que más merece compañía? Respondió: "Tu madre, tu madre, tu madre y luego tu padre" también dijo: "Quien viva con sus padres, o uno de ellos, y no les obedezca y respete, cuando muera será arrojado al infierno y alejado de la misericordia de Al-lah". A todos aquellos que le preguntaron les ordenó que casaran a sus hijas con el hombre pobre que ellas escogieran, no con el rico que ellos quisieran.
Era tan cariñoso que besaba a su esposa 'A'ishah, que Al-lah esté complacido con ella, incluso cuando ayunaba; además cuando ella bebía, él tomaba el mismo recipiente en que ella había bebido y colocaba su boca en el lugar donde ella había puesto la suya. Le gustaba recostarse en su regazo, incluso cuando leía el Corán.
En una ocasión hubo una diferencia entre él y su esposa, lo que motivó su enfado. Para arreglar la situación ella le consultó sobre la persona que podría mediar entre ambos; le dijo: "¿Estas de acuerdo que sea Abu 'Ubaidah Ibn Al Yarrah?", le respondió: "No, porque él va a estar a tu favor"; dijo: "¿Y 'Umar?" ella lo rechazó aludiendo que le temía a 'Umar, que Al-lah esté complacido con él. Finalmente acordaron que fuera Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, quien mediara (sabemos que Abu Bakr era el padre de 'A'ishah). Cuando el Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , le pidió a su suegro hacer de árbitro entre ellos, Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, se sorprendió y le dijo: "¿Yo, Mensajero de Al-lah?". Mientras que él le contaba el origen del problema, 'A'ishah, que Al-lah esté complacido con ella, lo interrumpió y le dijo: "Di la verdad oh Mensajero de Al-lah" su padre levantó su mano y la abofeteó, la cachetada fue tal que la hizo sangrar, y le recriminó diciéndole: "¿Y quién es más veraz que el Mensajero de Al-lah?", inmediatamente el Profeta Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , la tomó y comenzó a limpiarle la sangre de su cara y vestido él mismo.
Cuando su esposa se enfadaba, él colocaba su mano en su hombro y decía: "Oh Al-lah, Perdona sus pecados, Haz que su enojo desaparezca y Protégela de toda tentación y maldad".
Una vez 'Umar, que Al-lah esté complacido con él, se enojó con su mujer y ella le respondió, lo que le molestó mucho. Entonces ella le dijo: "¿Por qué te molesta que te responda? Por Al-lah que las esposas del Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , le responden y le dejan de hablar todo el día"
Y cuando llegaba en la noche y su familia dormía hacía el menor ruido posible. Enseñó que no es bueno que cuando un hombre esté de viaje no le avise a su mujer de su llegada y la sorprenda.
Abu Bakr, que Al-lah esté complacido con él, entró en la casa del Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , y encontró que él estaba cubierto con su ropa, y frente a 'A'ishah, que Al-lah esté complacido con ella, había dos niñas tocando el tamborín. Abu Baker, que Al-lah esté complacido con él, reprobó esto; pero el Profeta,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , le dijo: "Déjalas, estamos en los días del 'Id"
No le molestaba que su esposa se apoyara en sus hombros para ver, como pasó la vez que una delegación de Etiopía hizo una exhibición en la mezquita.
El Mensajero de Al-lah,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , es el que dijo: "Quien de vosotros eduque a dos niñas, estará junto conmigo el Día del Juicio así ( y mostró sus dos dedos juntos)". También prohibió que un hombre se aleje de su hogar por mucho tiempo sin el consentimiento de su esposa, de igual manera que piense que ella es solo un objeto con el cual saciar su apetito sexual, y que él decida no tener hijos siendo que ella si lo desea.

Por último, y no es lo único que tenemos que decir a este respecto, dijo el Profeta Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam : "Este mundo tiene sus delicias, y la mejor de estas delicias es la mujer piadosa" y dijo también: "El que peor estará ante Al-lah el Día del Juicio es aquel que luego de tener intimidad con su mujer hace público lo que pasó entre ellos".

Related Articles