Umm ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella

Umm ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella
  • Fecha de publicación:21/04/2009
  • Sección:Las Sahabas
  • Valorar:
12839 772

Umm ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella, fue de los primeros ansaríes que abrazaron el Islam. Ella formó parte del grupo que hizo el juramento de Bai’at ul ‘Aqabah. La palabra ‘Aqabah significa “paso de montaña” en árabe.

 
En los primeros días del Islam, los Quraish perseguían cruelmente a los musulmanes nuevos y trataban de poner todos los obstáculos posibles en la divulgación del Islam. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,sin embargo, llevó a cabo su misión secreta y discretamente. La gente de Medina que venía a Meca por el Hayy se islamizaba secretamente en un paso de montaña cerca de Mina para que los Quraish no los vieran.
 
Ella estuvo en el tercero de tales grupos de Medina y participó, además, en la mayoría de las batallas posteriores a la Hégira. Participó activamente en Uhud, Al Hudaibiah, Jaibar, ‘Umrat ul Qada’, Hunain y Al Iamamah. En la batalla de Uhud ella tenía 43 años. Su esposo y sus dos hijos combatían en la batalla también. Ella tomó un odre con agua y se dirigió al campo de batalla. Los musulmanes ganaron ventaja al principio, pero el transcurso de la batalla cambió y los incrédulos retomaron la ventaja. Ella alcanzó al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,cuando, oleada tras oleada, los soldados incrédulos le atacaban y trataban de matarlo. Ella protegió al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,con un escudo cuando se acercaban a él. Portaba en su faja mucho algodón para hacer vendajes y atendió a los heridos. Ella misma recibió doce heridas, una de las cuales era bastante seria.
 
Umm Sa’id, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “Una vez vi un profundo corte en el hombro de Umm ‘Ammarah y le pregunté cómo lo había conseguido. Ella me dijo: ‘Lo recibí en Uhud. Cuando la gente corría en confusión vi a Ibn Quraish corriendo hacia nosotros y gritando: ¿Dónde esta Muhammad? ¡Que alguien me diga dónde está! ¡Que yo me muera si él se salva hoy! Yo, Mus’ab bin ‘Umair y otros tratamos de interceptarlo y él me causó esta herida. Yo también le ataqué pero él se libro por su cota doble que le protegía’”.
 
A pesar de tratarla por un año, la herida no sanaba, mientras tanto, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,decidió realizar la expedición a Hamrat ul Asad. Umm ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella, también se preparó para unirse a la expedición, pero por el estado de su herida no pudo participar de ella. Cuando el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,volvió de la expedición, inmediatamente fue as visitar a Umm ‘Ammarah y se alegró mucho de encontrarla mejor.
 
Umma ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “Ciertamente estábamos en desventaja en Uhud, el enemigo tenía una poderosa caballería y nosotros luchábamos a pie. Cuando alguien cabalgaba en su caballo para atacarme, yo recibía el golpe con mi escudo y luego golpeaba al caballo por detrás para cortarle en su pierna. Esto hacía que el caballo y el jinete caigan al suelo. Entonces el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,le gritaba a mi hijo que vaya a ayudarme y entre los dos rematábamos al enemigo en un instante”.
Su hijo ‘Abdul-lah bin Zaid, que Al-lah Esté complacido con él, dijo: “Tenía una herida en mi brazo izquierdo que no paraba de sangrar. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,le dijo a mi madre: ¡Cúbrelo con una venda!’ Y mi madre tomó una venda de su cinto y después de vendarme me dijo: ‘Ahora hijo, ve y combate a los idólatras’. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,que nos estaba viendo dijo: Umm ‘Ammarah, ¿quién podría tener un corazón como el tuyo?’
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,rogó repetidas veces a favor de Umm ‘Ammarah y su familia. Umm ‘Ammarah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “Estaba de pie junto al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,cuando un enemigo pasó frente a mí y el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,me dijo: ¡Umm ‘Ammarah! ¡Ese es el que hirió a tu hijo!’Entonces yo salté y le asesté un golpe en su pierna que le hizo caer, luego ambos fuimos y lo rematamos. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,sonrió y dijo: Umm ‘Ammarah vengó a su hijo’. Cuando el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,rogaba por nosotros yo le dije: ¡Mensajero de Al-lah! Ruega para que esté en tu compañía en el Paraíso y él me favoreció también con esa plegaria, y después de eso ya no me importó mucho lo que me pasara en esta vida”.
 
Ya fue dicho que ella participó en muchas otras batallas con el mismo celo y espíritu. Después del fallecimiento del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam,ella participó en la reñida batalla de Al Iamamah contra los renegados. Allí perdió un brazo y recibió once heridas más. Tenía 43 años en Uhud y 52 en Al Iamamah. Las historias de su heroísmo en estas batallas son realmente maravillosas.
 
 

Related Articles

Artículo más visitado

Las Sahabas

Mujeres destacadas en la historia del Islam

Los portales del conocimiento están abiertos para la mujer musulmana, y pueden entrar por cualquiera de los que escojan, mientras no vaya en contra de su naturaleza femenina, sino que desarrolle...más