La buena conducta del Profeta y su buena compañía

La buena conducta del Profeta y su buena compañía
1461 606

La buena conducta, la delicadeza y la buena compañía son cualidades, sobre cuya belleza y el favor de tenerlas los sabios están de acuerdo. Hay abundantes pruebas de la Shari‘ah que afirman el elogio a las buenas costumbres y estimulan a tenerlas; pues ‘Abd Al-lah ibn ‘Amr ibn Al ‘As, que Al-lah esté complacido con ellos, dijo en el Hadiz narrado por Al Bujari, que Al-lah le dé Su perdón, que el Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “A quien de vosotros amo más es a quien que posea la mejor conducta.”

El Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, era el mejor de la gente por su buena conducta, el más perfecto moralmente y el más simpático en el trato. Al-lah, Glorificado Sea, lo Describe y Dice (lo que significa): {Y estás hecho de un carácter magnánimo1.} [Corán 68:4], pues no había ninguna característica del bien que el Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, no tuviera de ella la parte más grande. Los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, describieron su buena conducta en muchos Hadices. ‘Ali ibn Abi Talib, que Al-lah esté complacido con él, dijo en el Hadiz narrado por Al-Tirmidhi, que Al-lah le dé Su perdón: “El Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, era el más paciente y sincero y el de mejor carácter y compañía entre la gente.”

Al-lah, Glorificado Sea, lo Describe con la suavidad con sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos. Al-lah, el Altísimo, Dice (que significa): {Por una misericordia de Al-lah, fuiste suave con ellos.} [Corán 3:159] Pues, en la intimidad con sus Compañeros aparece claramente su buena moralidad, pues atendía la petición del que le pedía, cuando le pedía, y aceptaba el regalo de quien se lo daba con generosidad y recompensaba por ello.

El Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, les hacía amarse a sus compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, y no les alejaba, los cuidaba y los visitaba, y daba a quien se sentaba con él una parte del cuidado y del interés, hasta que cada uno pensaba que no había otro más honrado que él, y nunca se enfrentaba a nadie con algo que le incomodase.

Anas, que Al-lah esté complacido con él, dijo en un Hadiz narrado por Al-Tirmizi y Abu Dawud, que Al-lah les dé Su perdón: “Serví al Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, diez años, y nunca me dijo: ¡Uf!Y nunca me dijo por una cosa que yo hiciera, ¿por qué la has hecho?, ni por una cosa que no hiciera, ¿por qué no la has hecho?”

 ‘Abd Al-lah ibn Yarir Al Bayali, que Al-lah esté complacido con él, dijo sobre el trato del Profeta, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, para con él, en un Hadiz narrado por Ibn Mayah, que Al-lah le dé Su perdón: “Nunca el Mensajero de Al-lah, sallAl-lahu ‘alayhi wa sallam, me impidió entrar a verlo cuando quería desde que abracé la fe musulmana, y nunca me miró sin sonreírme a la cara. Me quejé de que no podía sentarme fijamente sobre los caballos, así que me golpeó con su mano sobre el pecho y dijo ‘Al-lahumma zabbithu wa-y‘alhu hadian mahdian (Oh Al-lah, Dale la firmeza y Hazlo guiado y recto.)’” 

Y esto, lo que hemos mencionado de sus buenas costumbres y de su compañía, es una parte muy pequeña de sus innumerables buenas cualidades, que no se puede mencionarlas todas en un artículo o en un libro. Le suplicamos a Al-lah que nos Dé la buena conducta y nos Guíe a las buenas obras.

1.      [En palabras de ‘Aishah, que Al-lah esté complacido con ella, “su carácter era el Corán”.]

Related Articles