Las expediciones más importantes que precedieron a Gazwat Bader (Parte 1)

Las expediciones más importantes que precedieron a Gazwat Bader (Parte 1)
3077 1166

 

Gracias a la estabilidad que los musulmanes consiguieron bajo el liderazgo del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, en Medina, lograron establecer la congregación creyente en la nueva sociedad. Pero ahora los musulmanes y sus líderes tenían que cuidar sus logros en su entorno y repeler la amenaza que les significaban los enemigos de la Da‘wah.
 
La Da‘wah tenía que ser encaminada a su objetivo por el cual Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, Mandó a Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y por el cual aguantó con sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, muchas dificultades.
 
La situación de Quraish en la Meca era uno de los asuntos de mayor prioridad, y la gente de medina debía resolverlo, porque la gente de la Meca no aceptaba que el Islam tuviera presencia fuera en Medina, ya que esto amenazaba su existencia y sus instituciones.
 
Sabían que el establecimiento del Islam significa el fin de Al Yahiliah como sistema y las costumbres de los padres y los abuelos, por lo cual deberían luchar en contra de ellos.
 
La gente de la Meca intentó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, no llegara a Medina, usaron métodos agresivos para impedir la llegada del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, a Medina, al igual que usaron estrategias agresivas para dar un golpe contra el Islam y para acabar con los musulmanes. Esta agresión proseguía después de Al Hiyrah del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam.
 
Una de las situaciones más importantes que demuestran esto, es lo que fue narrado bajo la autoridad de ‘Abdul-lah Ibn Mas‘ud, que Al-lah esté complacido con él, quien relató que Sa‘d Ibn Mu‘adh, que Al-lah esté complacido con él, dijo que era un amigo de Umaiah Ibn Jalaf. Cuando Umaiah pasaba por Medina se dirigía con Sa‘d, que Al-lah esté complacido con él, mientras que cuando Sa‘d, que Al-lah esté complacido con él, pasaba por la Meca se iba con Umaiah. Así que cuando el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se dirigió a Medina, Sa‘d, que Al-lah esté complacido con él, se dispuso para hacer una ‘Umrah (la peregrinación menor), con este fin fue junto a Umaiah en la Meca. Luego le dijo a Umaiah: quiero ir a circunvalar Al Ka‘bah en una hora de tranquilidad.
 
Así que salió con él durante el medio día. Luego se encontraron con Abu Yahl, y este le preguntóa Umaiah: ¡Abu Safwan!¿Quién está contigo? Respondió: éste es Sa‘d. Así que Abu Yahl le dijo: te veo circunvalando alrededor de Al Kabah muy seguro, y estáis protegiendo a los que dejaron su religión y encima estáis auxiliándoles y apoyándoles. ¡Por Al-lah! De no ser porque estás en compañía de Abu Safwan, no habrías vuelto sano a tu familia. Así que Sa‘d le respondió con voz alta: ¡Por Al-lah! Si me impides hacer esto te impediré algo que te molestará mucho más, lo cual es tu camino hacia Medina. [Al Bujari].
 
En otra narración: “¡Por Al-lah! Si me impides dar vueltas alrededor de Al Ka‘bah, impediría tu camino comercial hacia Ash-Sham.” ‎Este acontecimiento indica que Abu Yahl consideraba a S‘ad Ibn Mu‘adh como uno de los que estaban en estado de guerra contra Quraish, y solamente por entrar a la Meca bajo la protección de uno de sus líderes se contuvo de matarle.
 
Éste era un comportamiento nuevo de los jefes de la Meca hacia la gente de Medina. Esta actitud no existía antes del establecimiento del Estado islámico allí, ya que nadie de la gente de Medina necesitaba un compromiso de protección para poder entrar a la Meca.
 
 Los quraishíes aclararon esto a los de Medina así: “¡Por Al-lah! Con quien más odiamos tener guerra es con vosotros" Esto indica que los convoyes de Quraish en su camino hacia Ash-Sham iban seguros, hasta que tuvo lugar este acontecimiento.
 
Es decir, el Estado islámico hasta aquel tiempo no trataba a la gente de la Meca como enemigos de guerra, ya que no hizo un bloqueo económico, ni les expropiaron ningún convoy ni les causaban ningún perjuicio. o sea, que las manos que manejaban las cosas en la Meca son las que procuraron y declararon el estado de guerra en contra del Estado islámico en Medina. Consideraron a los musulmanes enemigos a quienes no se les permitía entrar en la Meca salvo bajo la protección de otros.
 
Otra prueba acerca de la iniciativa de los jefes de la Meca en declarar la guerra en contra del Estado Islámico en Medina, es lo que fue mencionado en el libro de Sunan Abu Dawud, pues fue narrado bajo la autoridad de ‘Abdur-Rahman Ibn Ka‘b Ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, transmitido de un hombre de los Compañeros del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, que los incrédulos de Quraish escribieron un mensaje a Ibn Ubai y a quien adoraba a los ídolos de entre Al Aws y Al Jazray, mientras el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, estaba en Medina, antes de Gazwat Bader: “Vosotros protegéis a quien queremos apresar, juramos por Al-lah que: o lucháis contra él y le expulsáis o si no, todos iremos a vosotros y mataremos a vuestros guerreros y tendremos a vuestras mujeres como esclavas. Cuando fue recibido por ‘Abdul-lah Ibn Ubai y quien estaba con él de los que adoraban a los ídolos, ellos se reunieron para luchar en contra del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Cuando el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se enteró de esto, se encontró con ellos y dijo: "Quraish os amenazó demasiado. No os perjudicará con más de lo que os queréis perjudicar a vosotros mismos. ¡¿Acaso queréis luchar en contra de vuestros hijos y hermanos?!” Así que cuando escucharon esto del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se separaron.
 
Aquí aparece la gloria de la profecía y del líder educador, ya que acabó con esta tentación de fratricidio desde el principio y tocó la cuerda del orgullo por el clan. Pues el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, entendía el alma humana con la cual trataba. Por eso su discurso afectó las almas de los incrédulos de Medina.
 

Related Articles