Lecciones sobre la legislación del Yihad (Parte 2)

Lecciones sobre la legislación del Yihad (Parte 2)
3360 1709

  

1-      "Soy el primer hombre que lanzó una flecha por la causa de Al-lah" [At-Tirmidhi]
As-Sariah de ‘Ubaidah ibn Al Hariz, que Al-lah esté complacido con él, fue la primera Sariah en que los musulmanes y los politeístas se enfrentaron militarmente. El lanzamiento de flechas dominó la batalla, y Sa‘d ibn Abi Waqqas, que Al-lah esté complacido con él, fue el primer hombre árabe que lanzó una flecha por la causa de Al-lah en esta batalla, que no duró mucho tiempo; pues los dos grupos decidieron que debían retirarse. La retirada de los musulmanes fue bien organizada, y Sa‘d ibn Abi Waqqas, que Al-lah esté complacido con él, fue el héroe de esta retirada, pues tuvo el papel principal cubriendo la retirada de sus compañeros acosando al enemigo con sus flechas, y esto formó un amparo defensivo que facilitó realizar una retirada organizada por parte de los musulmanes. ‘Utbah ibn Gazwan y Al Miqdad ibn Al Aswad, que Al-lah esté complacido con ellos, escaparon entonces hacia los musulmanes, pues habían abrazado el Islam.
Sa‘d ibn Abi Waqqas, que Al-lah esté complacido con él, logró el primer antecedente de superioridad militar islámica, y esto se registró en su biografía que está llena de grandes hazañas en la causa del Islam. También, esta Sariah confirmó la continuidad de la política de movilización del Mensajero de Al-lah, sallalalhu ‘alayhi wa sallam, que afectaba en primer lugar sólo a Al Muhayirun (sin Al Ansar) en las primeras Gazawat y Saraia hasta la Batalla de Badr, cumpliendo con el Segundo Pacto de Al ‘Aqabah.
 
2-      El texto del tratado de paz con Yuhainah y el comentario sobre ello:
 
"Están seguros en cuanto a su vida y sus riquezas, y tienen el derecho de ser auxiliados contra quien les oprima o ataque, si no luchan contra la religión o los familiares de los musulmanes; y los que cumplen con el pacto, tanto de la gente del desierto como de la gente de la ciudad, disfrutan los mismos derechos."  
El efecto de este pacto se pudo palpar cuando Maydi ibn ‘Amr Al Yuhani intercedió entre As-Sariah de Hamzah ibn ‘Abdul Muttalib y la caravana de Quraish, cuyo líder era Abu Yahl ibn Hisham, y que era protegida por trescientos jinetes de Quraish. Pues se encontraron en Al ‘Ais, en una zona dominada por Yuhainah; y se alinearon para combatirse; pero antes de que el combate empezara, Maydi ibn ‘Amr Al Yuhani, uno de los líderes de Yuhainah, intercedió para hacer una tregua entre ellos, y tuvo éxito. Pues Maydi y su gente eran aliados de los dos bandos confrontados, por eso, los dos le obedecieron, y volvieron a sus territorios sin combatir.
Sacamos de este tratado que los tratados entre el Estado islámico y las tribus vecinas precedieron a las obras militares; y la prueba sobre esto es que la primera Sariiah contra Quraish fue precedida por un tratado de paz entre el Estado islámico y la tribu de Yuhainah que reside en la costa del Mar Rojo, y que intercedió para impedir el combate entre los musulmanes y los incrédulos de la Meca.
Entre lo que se entiende de este tratado es que está permitido hacer tratados de paz entre el Estado islámico y otro Estado que tiene tratado de paz con los enemigos del Estado islámico, a condición de que el Estado aliado de los musulmanes no auxilie al Estado enemigo contra los musulmanes, si se combaten. Además, está permitido que el Estado islámico deje de combatir contra sus enemigos, aceptando la intercesión de otro Estado, si esto no provoca daño a los musulmanes.
 
Los resultados de As-Sariah de Hamzah, que Al-lah esté complacido con él, fueron muy malos para el bando pagano; pues afectó al prestigio de Quraish, difundiendo el temor en las almas de sus hombres, y les mostró el peligro que empezó a amenazar el camino de su comercio y su poder económico. Cuando Abu Yahl volvió a la Meca, dejando a Hamzah atrás, dijo: "¡Oh Quraish! Muhammad se ha establecido en Yazrib y envió sus avanzadas con la misión de capturar algo de vuestros bienes como botín; evitad pasar por su camino, o cerca de él; pues es como el león salvaje, está furioso con vosotros, porque le expulsasteis. Por Al-lah, tiene magos, pues nunca le veo o a uno de sus Compañeros, sin ver a diablos con ellos. Habéis sabido bien la enemistad que tiene lugar entre Al Aws y Al Jazray; es un enemigo que pidió ayuda a su enemigo." 
 
3-      As-Sariah de ‘Abdul-lah ibn Yahsh, que Al-lah esté complacido con él, y las lecciones y enseñanzas que aporta:
 
As-Sariah de ‘Abdul-lah ibn Yahsh, que Al-lah esté complacido con él, tuvo resultados importantes e incluye grandes lecciones, entre ellas:
A- Fue narrado que el Profeta, sallalalhu ‘alayhi wa sallam, escribió un documento al emir de esta expedición, y le ordenó no leerlo, sino después de marchar por dos días. Esto es un ejemplo sobre la aplicación de un importante principio de los de la guerra, que es: ocultar los planes militares, entre los cuales está el camino que el ejército seguirá, y así el ejército estará a salvo de los engaños de los enemigos. En ese tiempo, los judíos y los paganos residían en Medina, y era frecuente que se aceleraran a informar a la gente de la Meca sobre la ruta de esta Sariah que fue dirigida contra ella. Cuando los individuos de As-Sariah marcharon sin conocer su dirección, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, estaba seguro de que el objetivo no sería revelado.
·         El que reflexiona en esto verá el fruto de la educación profética en esta bendita Sariah; pues todos sus hombres le obedecieron, marchando hacia territorio enemigo, y lo cruzaron, hasta quedar detrás de ellos; y esto es una prueba sobre la fuerte fe de los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, y su entrega en la causa de Al-lah.
B- Quraish intentó aprovecharse de la muerte que tuvo lugar en el mes sagrado ocasionada por los soldados de esta expedición:
Quraish lanzó una guerra sicológica y comunicacional, que incluyó alegatos falsos contra los musulmanes, aprovechándose de las enseñanzas de Ibrahim (Abraham), la paz sea con él, cuyos restos existían todavía en la sociedad de Al Yahiliah hasta ese tiempo, como la prohibición del combate en los meses sagrados y otras. Quraish   aprovechó esta oportunidad para difamar a Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y a los musulmanes, identificándolos como agresores que no respetan lo sagrado; Quraish dijo: "Muhammad y sus Compañeros no respetaron el mes sagrado, derramando sangre, robando bienes y apresando a los hombres." [Sunan Al Baihaqi]
 
·         Al principio, el plan de Quraish tuvo éxito. Su propaganda se difundió e influyó en la gente, incluso en Medina misma; pues había muchos debates y discusiones entre los mismos musulmanes, rechazando el acto de los hombres de As-Sariah de luchar durante el mes sagrado. La situación llegó a ser más difícil, pues los judíos intervinieron a fin de encender más el debate. Los judíos dijeron que una guerra tendría lugar indudablemente entre los musulmanes y Quraish, más bien, entre los musulmanes y todos los árabes, como consecuencia de violar la santidad del mes sagrado; y repetían: "Waqid ibn ‘Abdul-lah mató a ‘Amr ibn Al Hadrami; la guerra se armó, presentó y se encendió." Estas palabras de los judíos indican su odio profundo contra el Islam y los musulmanes.
 
·         Cuando los hombres de esta Sariah pensaron que ya estaban a punto de perecer, la respuesta divina vino para refutar completamente lo que decían los politeístas, quienes se protegían a sí mismos con lo sagrado, aprovechándolo para ocultar sus crímenes; así, el Corán desenmascaró a estos criminales y frustró sus pretensiones, respondiendo a su desaprobación del combate en el mes sagrado. Así pues, apartar a los hombres del Sendero de Al-lah, la incredulidad  y la expulsión de su gente de la Mezquita Sagrada son aún más graves que el combate en el mes sagrado. Quraish cometió todos estos crímenes y grandes pecados, pero los olvidó o los consideró ligeros, sólo recordó la santidad del mes, aprovechándola para lanzar una ofensiva sicológica contra el Islam y su Estado, estimular a las tribus paganas contra él, y desanimar a la gente de abrazar esta religión que no respetara lo sagrado. Hasta el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, estuvo triste y le expresó su desaprobación al líder de As-Sariah y sus compañeros por lo que hicieron. Entonces, las aleyas claras se revelaron para responder fuertemente a las alegaciones de Quraish contra los musulmanes, poniendo en claro que aunque no estuviera permitido guerrear en el mes sagrado, Al-lah no Considera ninguna cosa sagrada en cuanto a la gente quien viola lo sagrado y aparta a los otros de Su Sendero.
 
C- El líder cuida de la salvación de los soldados:
·         Cuando Sa‘d ibn Abi Waqqas y ‘Utbah ibn Gazwan, que Al-lah esté complacido con ellos, se tardaron  por buscar su camello que perdieron, Quraish vino para rescatar a dos cautivos (Al Hakam ibn Kaisan y ‘Uzman ibn ‘Abdul-lah ibn Al Mugirah); entonces, el Mensajero de Al-lah, sallalalhu ‘alayhi wa sallam, los rechazó y dijo: "Tengo temor de que hayáis cautivado a Sa‘d ibn Abi Waqqas y ‘Utbah ibn Gazwan." Y así, no aceptó el rescate hasta que Sa‘d y ‘Utbah llegaron; luego, aceptó el rescate de los dos cautivos. Al Hakam ibn Kaisan abrazó el Islam, y residió con el Mensajero de Al-lah, sallalalhu ‘alayhi wa sallam, mientras que ‘Uzman ibn ‘Abdul-lah ibn Al Mugirah volvió siendo incrédulo.
Entendemos del proceder profético que el líder debe cuidar de la salvación de sus soldados, porque son quienes se sacrifican para auxiliar la Religión de Al-lah y establecer el Estado islámico.
Las escuelas militares modernas dicen: "Cuando el soldado siente que el líder cuida de él, de su salvación y de su seguridad, nunca duda un momento de esforzarse fuertemente, ofreciendo todo lo que puede".
 
D- La educación del compromiso en el campo de la batalla:
·         As-Sariah de ‘Abdul-lah ibn Yahsh, que Al-lah esté complacido con él,   cumplió sus metas, y comprobó su capacidad de penetrar en las regiones dominadas por Quraish, lo cual sorprendió a Quraish. Lo que aumentó esta sorpresa era el secreto completo y el cumplimiento de la tarea con esa precisión absoluta, de modo que los espías de Quraish no pudieron descubrirla, ni saber su dirección. Y esto es lo que quiso el Mensajero, sallalalhu ‘alayhi wa sallam, e hizo su plan, inventando la manera de los mensajes escritos, para que el asunto fuera secreto, y para privar al enemigo de tener información sobre los movimientos de los musulmanes "El hermetismo es el factor más importante del principio del "ataque sorpresa" que es el principio más importante de los de la guerra."
·         Esta Sariah probó que indudablemente las expediciones del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, eran fuertes, se esforzaban en realizar las tareas más difíciles, disfrutaban las características del combate y tenían capacidad para realizar los deberes perfectamente; lo que indica su elevada moral.
·         Los frutos de la educación profética destacaron en el control militar ejemplar, que tenía el líder de As-Sariah, además de su obediencia a las órdenes supremas proféticas, sin dudar, ni tardarse. Pues al leer el mensaje, obedeció enseguida y perfectamente, dando el buen ejemplo, estimulando a sus soldados, pues dijo: "Quien quiere y desea ser mártir, que vaya para luchar; y quien lo deteste, que vuelva. En cuanto a mí, voy a realizar la orden del Mensajero de Al-lah, sallalalhu ‘alayhi wa sallam." 
 

Lecciones sobre la legislación del Yihad (Parte 1)

Lecciones sobre la legislación del Yihad (Parte 3)

Related Articles