El trabajo de la mujer

22-8-2010 | IslamWeb

Pregunta:

Soy enfermera en un hospital geriátrico. El ámbito de mi trabajo incluye lavar cadáveres de personas no musulmanas. ¿Cuál es el veredicto del Islam acerca de esto?
Actualmente, trabajo en el domicilio de algunos ancianos. Yo llevo Al Hiyab, pero a veces, me veo obligada a lavarlos, y esto requiere quitar toda su ropa, porque no pueden hacerlo por sí mismos (debido a la vejez, a una enfermedad crónica o a otra causa)
¿Cuál es el veredicto del Islam acerca de esto? Espero que me den consejos sobre este trabajo que realizo buscando la Satisfacción de Al-lah.

Respuesta:

Alabado Sea Al-lah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad,  Sallallahu ‘alayhi  wa sallam , es Su siervo y mensajero.

 

El trabajo de la mujer, en sí, está permitido, más bien, a veces es recomendable u obligatorio, si ella lo necesita; como en el caso de que la mujer pierda a quien la mantenga, por divorcio, viudez, orfandad o incapacidad de gastar y ganar dinero, y no tenga una fuente de sustento para vivir, siendo capaz de trabajar y ganar para que no esté obligada a pedir limosna de la gente o asediarla.

  

También, si la mujer realiza un trabajo que la sociedad necesita, como la profesión médica, de enfermera o de profesora de mujeres. Entonces, le está permitido trabajar en este campo, aunque ella no necesite este trabajo, porque la sociedad lo necesita; más bien, esto podría ser obligatorio en ciertos casos.

 

Sin embargo, la permisión del trabajo de la mujer está condicionada  al seguimiento de las reglas de la Shari‘ah.

 

El trabajo, que usted mencionó, no cumple con estas condiciones, ya que incluye ver y tocar lo prohibido, mezclarse con hombres que no son Maharim (Plural de Mahram) (es decir: ajenos) para usted, y ver ‘Awarat (Plural de ‘Awrah) de los hombres (su intimidad). Por estas razones, este trabajo no le está permitido.

 

Le aconsejamos trabajar en un campo que no incluya faltas contra la Shari‘ah, y alejarse de los situaciones dudosas y de corrupción.

 

Si no puede encontrar un trabajo conveniente, y no está obligada a trabajar, entonces, lo mejor es quedarse en casa, porque en principio, esto es más conveniente para la naturaleza de la mujer; pues es su hogar y el lugar de su residencia. Esto se hace evidente, especialmente en esta época, en la cual se extendió la corrupción y las eguridad se ha perdido. Al-lah, Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta en español):

{Y mejor permaneced en vuestras casas, [pero si salís] no os engalanéis como lo hacían [inadecuadamente] las mujeres de la época pre-islámica, y haced la oración, pagad el Zakat y obedeced a Al-lah y a Su Mensajero; ciertamente Al-lah quiere apartar de vosotros todo pecado ¡Oh, familia del Profeta! y purificaros.} [Corán 33:33]

Y Al-lah Sabe mejor.  

www.islamweb.net