El arte del engaño: ¿Un nuevo fenómeno? (parte 3 de 3)

El arte del engaño: ¿Un nuevo fenómeno? (parte 3 de 3)
3764 687

La emoción como prueba
Generalmente, también es importante notar la forma en que los hermanos de Yusuf se acercaron a su padre, la forma en que relacionaron su mentira acerca de lo que sucedió con Yusuf. Consistentemente enfatizan la emoción, no basan sus discusiones con pruebas, sino metiendo a Ya’qub en una posición de tener que suspender su examen intelectual no sea que él aparezca enteramente frío e insensible. Por ejemplo, lloran inconsolablemente al decirle a Ya’qub que Yusuf fue devorado por un lobo, inmediatamente tratan de activar la compasión inherente de Ya’qub, mientras simultáneamente intentan anular el escepticismo que saben sentirá: {No nos creerás a pesar de que somos veraces.} [Corán 12:17]
De este modo, esperaban imposibilitar a Ya’qub para que abiertamente desconfiara de ellos, se hizo imposible para él interrogarlos más profundamente acerca de lo que sucedió, porque cualquier averiguación afirmaría el testimonio de ellos de que él nunca les creería. Mientras ellos mismos se lamentaran e hicieran alarde del gran pesar por Yusuf, sería tremendamente difícil cuestionarlos y acusarlos sin que Ya’qub quedase como un padre injusto e insensible.
El punto crucial aquí es que el criterio sobre el cual esperaban ser creídos no se basa en la razón y la realidad, sino en la manipulación emocional; esperaban persuadir por la manera en que presentaban su caso, y no por el caso mismo.
En este punto es importante considerar el hadiz narrado por Umm Salama, que Al-lah esté Complacido con ella, en el cual el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Ustedes me presentan sus casos, y alguno puede ser más elocuente y persuasivo en presentar su argumento. Entonces, si doy algo a alguien que no le corresponde porque presentó el caso (haciendo trampa), realmente le estaré dando una porción del fuego; así es que no lo debería tomar”. [Bujari]
De modo semejante, es reportado en ambos Sahih, Al Bujari y Muslim, sobre la autoridad de Ibn Omar, que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo, “Ciertamente, alguna elocuencia es como la magia”. [Ahmad]
Simplemente los lechos
Al-lah nos advierte a través de la historia de Yusuf, como también en numerosas narraciones del Corán, acerca de los peligros de la manipulación. Él nos Muestra los diversos métodos engaño a fin de que podamos protegernos contra ellos, y la vulnerabilidad común que Al-lah expone como el blanco normal de manipulación son nuestras emociones. Es nuestra suspicacia diferenciar pensamiento, análisis y juicio, a favor de las respuestas manifiestas, la aceptación apresurada de verdades aparentes, y nuestra validación de la pasión como prueba de la veracidad.
Nosotros, por supuesto, podemos obtener una buena lección de la conducta de Ya’qub, la paz sea con él. A pesar de los intentos de sus hijos para manipularlo y engañarlo, él no fue engañado: {Y le mostraron su camisa manchada con sangre falsa. Dijo [Jacob]: Vosotros sugeristeis esto [y os llevasteis a Yusuf]. Tendré paciencia, y Al-lah es a Quien debo implorar el socorro sobre lo que narráis.} [Corán 12:18]
Él tenía fuertes pruebas de que Yusuf estaba con vida. El sueño profético que Yusuf le relató aún no se había cumplido; por tanto, era simplemente imposible que su hijito estuviese muerto. La insistencia emocional de los hermanos de Yusuf no podría causar que Ya’qub dudara de la visión que Yusuf había recibido de Al-lah; con todo eso, él no podía relatarles este conocimiento a sus otros hijos, lo cual lo dejaba con la única opción disponible: tener paciencia y esperar que la verdad saliera a la luz. Mientras que naturalmente, como padre, temía por la seguridad de Yusuf, su creencia en Al-lah y la verdad innegable de Su revelación lo fortificó contra aquel miedo manipulado. Él se rehusó a suspender su razón, se rehusó a sucumbir ante los miedos emocionales y a ser conducido con engaños para creer algo que contradijera lo que él sabía acerca de Al-lah y acerca de su hijo como un Profeta de Al-lah. Aun en el momento en el que cualquier ser humano fácilmente hubiera sido envuelto en un remolino de ansiedad y abrumando por los sentimientos, Ya’qub mantuvo la calma y atravesó las mentiras que sus hijos le estaban contando sobre Yusuf, manteniéndose firme debido a la certeza de su fe, y de la promesa verdadera de Al-lah.
Asimismo, Al-lah nos Exhorta a ser pacientes, resueltos, y a examinar cualquier información que llega a nosotros usando el criterio del Corán y de la Sunnah para diferenciar entre realidad y ficción, para procesar noticias, explicaciones, discusiones, pedidos y cualquier representación de la realidad a través del procesador de conocimiento islámico, descartando prejuicios, información errónea, exageración, propaganda y manipulación, hasta que solamente queden los hechos objetivos.

____________________________________

Otras partes:

El arte del engaño: ¿Un nuevo fenómeno? (parte 1 de 3)
El arte del engaño: ¿Un nuevo fenómeno? (parte 2 de 3)

Related Articles