Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Personalidad del Musulmán

Descuidar la adoración en la noche y el día – IV

Descuidar la adoración en la noche y el día – IV
5531 2820

Otras causas, siguiendo el órden de las partes anteriores, son:

6. Olvidarse de la muerte y todos los sucesos que vienen después de ella

Una de las principales causas por las que las personas descuidan el cumplimiento de sus deberes religiosos y no les importa hacer obras de bien voluntarias, es el olvido de que un día les llegará la muerte, así hayan vivido muchos años. Dijo Al-lah, Glorificado y Exaltado sea (lo que se interpreta en español): {Toda alma probará la muerte} [Corán 3:185] y (lo que se interpreta en español): {Y por cierto que no hemos hecho inmortal a ningún humano. Si tú, ¡oh, Muhammad! [que eres el mejor de la creación] has de morir, ¿por qué razón tendrían ellos que vivir eternamente?} [Corán 21:34]. Además de olvidarse de que la muerte en verdad está más cerca de nosotros que el mismo calzado que vestimos en este momento, dijo el Altísimo (lo que se interpreta en español): {No aguardan sino que un solo clamor [cuando sea soplada la trompeta] los tome mientras se encuentran distraídos disputando [sobre la vida mundanal]. Entonces no tendrán tiempo para testar ni retornarán con los suyos} [Corán 36:49].

Igualmente, para muchos es ajeno todo sentir y conciencia de los asuntos, hechos y sucesos que acontecerán tras la muerte, en el más allá, el Día de la Resurrección y el Juicio; pero más lejos de ellos está la idea de que la única salvación que hay de las cosas terribles que allí sucederán son, además de la creencia correcta y la sinceridad en ella, las buenas acciones que se hayan hecho y la continuidad en esas obras. Dijo Al-lah, Glorificado y Exaltado sea (lo que se interpreta en español): {Si no creéis, no podréis libraros del castigo del día terrible [Día del Juicio] que hará encanecer hasta a los niños. El cielo se partirá y Su promesa se cumplirá} [Corán 73:17-18]; {¡Oh, hombres! Temed a vuestro Señor [y abandonad la incredulidad]. Por cierto que el terremoto que sobrevendrá cuando llegue la Hora [del Juicio] será algo tremendo. El día que llegue, abandonará toda nodriza a su lactante, toda embarazada abortará [por el terror de ese día], y verás a los hombres como ebrios, pero no estarán ebrios sino que padecerán el castigo severo de Al-lah} [Corán 22:1-2]; y {Adviérteles [¡Oh, Muhammad!] de la inminencia del Día [del Juicio], donde los corazones se les subirán hasta las gargantas [por el temor]. Los inicuos no tendrán ningún pariente [que los beneficie] ni intercesor que sea escuchado} [Corán 40:18].

El Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, solía ir al cementerio y allí decía frente a la gente: “¡Hermanos! Prepárense para esto (para la muerte)” . ‘Uzman ibn ‘Affan, que Al-lah esté complacido con él, cuando iba al cementerio lloraba y decía: “Ciertamente la tumba es la primera estación en el camino hacia el más allá. Si el siervo se logra salvar de lo que en ella pasará, lo que viene después le será más fácil; pero si no, lo que viene es muy pero muy difícil”.

7. Creer que se es completo y perfecto

Creerse perfecto hace que la persona descuide el cumplimiento de su adoración y todas las obras de bien, pues hace que se olvide de que nunca logrará agradecer como se debe a su Señor, Quien le ha otorgado todo tipo de favores y dádivas. Tal vez esto es lo que nos quiso decir el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, con estas palabras: “El sagaz es aquel que somete su ego y obra para lo que viene después de la muerte; mientras que el tonto es aquel que se deja llevar por sus pasiones y piensa que Al-lah le dará sin él hacer nada por merecerlo” [Ahmad]. Al igual que las palabras de Omar ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, quien dijo: “Revisen todo lo que han hecho antes de que sean examinados y engalánense con buenas acciones para el Día del Juicio. Esto porque el juicio le será más leve a todo aquel que se haya examinado a sí mismo en esta vida”. Y lo que le dijo a Maimun ibn Muhran: “La persona no alcanzará la piedad hasta que no se juzgue a sí misma de la manera como juzga a su socio: de dónde provienen sus bienes”.

__________________________________

Ver más:

Descuidar la adoración en la noche y el día - I
Descuidar la adoración en la noche y el día - II
Descuidar la adoración en la noche y el día - III
Descuidar la adoración en la noche y el día - V
Descuidar la adoración en la noche y el día - VI
Descuidar la adoración en la noche y el día - VII 

Related Articles