Causas que permiten que una persona rompa su ayuno obligatorio

Causas que permiten que una persona rompa su ayuno obligatorio
1643 733

Uno de los principios básicos de la Shari‘ah es eliminar la dificultad, la molestia y el daño a todas las personas en la medida de lo posible. En el Corán y la Sunnah hay evidencia suficiente sobre esto, Al-lah Dice (lo que se interpreta en español):

{Al-lah Desea facilitaros las cosas} [Corán 2:185]
{Al-lah Quiere facilitaros las cosas} [Corán 4:28]   
{Él os Eligió (para que sigáis Su religión)yno os Prescribió nada que no podáis cumplir}[Corán 22:78]
 
Y fue narrado que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “A Al-lah le gusta que lo que Él ha permitido se aplique, y Odia que se le desobedezca” (Ahmad).En otra narración dice: “A Al-lah le gusta que lo que Él ha permitido se aplique de la misma manera como le gusta que Sus órdenes sean cumplidas”(Al Bayhaqi) 
En base a lo anterior, los sabios establecieron una serie de reglas en el Fiqh (jurisprudencia islámica) que cumplen con dicho propósito, entre las que tenemos por ejemplo:
·         La dificultad hace que se faciliten las cosas.
·         Las cosas que hacen daño son rechazadas por la Shari’ah.
El ayuno del mes de Ramadán es una obligación para todo musulmán que ha llegado a la mayoría de edad y goza del pleno uso de razón; sin embargo hay algunas situaciones excepcionales que le permiten dejar el ayuno. Entre estas razones podemos mencionar:
 
1)- La enfermedad:
La enfermedad se considera una excusa para no ayunar; siempre y cuando el ayuno perjudique al enfermo, prolongue su dolencia o le pueda causar la muerte. En este caso la persona no debe ayunar, pero sí después deberá recuperar los días perdidos; Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Quien de vosotros estuviese enfermo o de viaje y no ayunase, deberá reponer posteriormente los días no ayunados.} [Corán 2:184]
 
2)- La vejez:
Los ancianos si no pueden ayunar están excusados. Además, no están obligados a restituir los días perdidos si les es difícil hacerlo, en cambio, deben dar de comer a un pobre por cada día no ayunado. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Y quienes pudiendo ayunar no lo hicieren deberán alimentar a un pobre [por cada día no ayunado]} [Corán 2:184]. Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Esta aleya no está abrogada, y habla acerca de los ancianos que no tienen la capacidad de ayunar, y a cambio, dan de comer a un pobre por cada día no ayunado”. Lo mismo sucede con la persona que padece de una enfermedad incurable y le resulta difícil ayunar, alimenta a un hombre por cada día no ayunado.
 
3)- El embarazo y la lactancia:
Los sabios establecen que está permitido a la embarazada y la lactante no ayunar si esto la perjudica a ella y a su bebe. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah Ha Eximido al viajero de la obligación del ayuno y Ha reducido la oración a la mitad para él. Y Ha Eximido a la mujer embarazada y a la lactante de la obligación del ayuno"(An-Nasa’i).
Ambas, tanto la embarazada como la lactante, deben restituir los días no ayunados cuando les sea posible. Es importante señalar que no todas las embarazadas o lactantes deben dejar de ayunar, solo aquellas que se puedan perjudicar con el ayuno.
 
4)- El viaje:
Si el viajero no toma su viaje como una excusa para no ayunar, entonces está eximido de esta obligación durante el tiempo que tome su viaje. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Quien de vosotros estuviese enfermo o de viaje y no ayunase, deberá reponer posteriormente los días no ayunados.}[Corán 2:184]. Además, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Al-lah Ha eximido al viajero de la obligación del ayuno.”
El viaje que permite no ayunar, es el largo donde está permitido acortar la oración. El viajero debe restituir los días no ayunados. Además es libre de elegir si ayunar o no. Anas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Viajamos con el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, en Ramadán. Durante este viaje, quien ayunaba no le reprochaba al que no lo hacía (aprovechando la concesión de no ayunar en el viaje) y viceversa”. (Al Bujari y Muslim).
También Abu Sa‘id Al Judri, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “(Se tenía en cuenta durante el viaje) que quien tuviera fuerza que ayunara, y que quien no dejaba de ayunar” (Muslim)
 

Related Articles