Amparo, España

Amparo, España
4765 1595

“Descubrir el Islam fue para mí como un regalo inesperado, un regalo de Al-lah (Dios)”.

Hay personas que tras una búsqueda, más o menos intensa, acaban encontrando aquello que les proporciona satisfacción espiritual, otras que nunca han sentido esa inquietud, y dentro de éstas hallaríamos un reducido grupo de personas, entre las que me incluyo, que tras encontrarlo nos damos cuenta de nuestra profunda inmersión en un mundo interno y externo vacíos, que habíamos intentado rellenar, consciente o inconscientemente, de pura materia, materia etérea que se desvanece ante la más mínima afrenta o dificultad.
Gracias a Al-lah, he logrado vislumbrar e interiorizar la Verdad del Islam, creciendo con ello en el ámbito personal, intentando potenciar, día a día, todo aquello que sea positivo para mí, para mi familia y para la sociedad con la que convivo, luchando fuertemente para mejorar en todas las facetas de la vida (para la Dunia y la Ajirah) como persona, como mujer y como musulmana, a través de mis distintos roles: como profesional-matrona, como estudiante y como parte activa en mi familia y mi matrimonio, así como en la sociedad, musulmana y no musulmana, con la que convivo.
Por todo ello, reivindico desde estas líneas, la posición que Al-lah nos ha dado a las mujeres y que, por tanto, ningún otro ser humano, hombre o mujer, tiene derecho a arrebatarnos:
- Nuestra posición de honor dentro de la sociedad, como seres humanos que somos, cuyos deberes parece que todo el mundo tenga claros, pero cuyos derechos deben ser reconocidos y aceptados por los demás: derecho a una vida “digna”, derecho a la libertad en todas sus facetas, incluyendo por supuesto, el derecho a buscar la Ciencia “desde la cuna hasta la tumba”, como incentivó nuestro Profeta Muhammad SAW; derecho a ser creyente, derecho a expresarse y a no someterse, ni humillarse ante ningún ser humano, porque sólo Al-lah está por encima de nosotros.
- Nuestra posición de igualdad ante nuestro compañero, y no nuestro enemigo “el hombre”, sólo limitada por lo puramente biológico.
- Nuestra posición de responsabilidad, con sus ventajas y desventajas, responsabilidad que nos exige una posición activa para defender el bienestar individual y colectivo, para defender la Verdad y la Justicia porque las mujeres musulmanas también somos válidas para llevarlo a cabo y el Sagrado Qorán y la Sunna no lo han prohibido, sino todo lo contrario.
Reivindico pues, que las mujeres musulmanas empiecen a trabajar por un futuro mejor, porque mejorar es responsabilidad de todos y no podemos excusarnos siempre culpabilizando a unos pocos. Y cuando digo trabajar no me refiero sólo a los trabajos remunerados, sino también a aquellas labores sociales, sin ánimo de lucro, que todos podemos realizar a costa de nuestro tiempo de ocio, labores con el fin de potenciar la hermandad, hospitalidad, solidaridad y tolerancia hartamente ejemplificadas a lo largo de la vida de nuestro Profeta (s.a.s).
Y por último, invito a la sociedad no musulmana, mayoritaria en este país, a que empiece a conocer el Islam para ir perdiendo ese miedo “natural” ante lo desconocido. Y os invito a conocerlo desde la Verdad del Islam, vehiculizada por los sabios pensadores islámicos, y no a través de algunos musulmanes cuyos comportamientos no reflejen esta Verdad.
“Conocer para comprender y respetar es la base de un buen entendimiento para que podamos crecer juntos, In Sha Al-lah (Si Dios Quiere)”

Related Articles

Artículo más visitado

Historias de nuevas musulmanas

Ana Morales, Puerto Rico

Bismillahi ar rahman ar rahim Assalam alaykum ua rahmatullah ua barakatu Mi nombre es Ana Morales y soy puertorriqueña. Provengo de una familia de 14 hijos, siendo yo la más pequeña....más