El Paraíso

El Paraíso
1567 630

Alabado Sea Al-lah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es Su siervo y mensajero.

 
Al-lah, Exaltado Sea, Ha preparado el Paraíso para los virtuosos como una recompensa por su virtud y obediencia a Él, y lo Ha creado con Sus propias Manos; ciertamente, Él es el Único que otorga sin límites, es el Más Generoso y es la fuente de todos los favores. Y aún así nos ocupamos en este mundo con esta vida trivial y nos olvidamos de lo que Al-lah Ha establecido como recompensa para la obediencia; y así las buenas obras han disminuído, y los sacrificios y el sefuerzo se han reducido.
 
Si tan sólo la gente se recordaran unos a otros lo que Al-lah tiene reservado para ellos si se mantienen sinceros en sus intenciones, si Lo obedecen y rechazan la scosas mundanales, excepto lo poco que necesitan para sobrevivir, entonces la mayoría de sus acciones serían realizadas exclusivamente para obtener la recompensa en la otra vida. Indudablemente, un musulmán necesita ser recordado, de vez en cuando, sobre la otra vida, el Paraíso y el Infierno. Al-lah no nos ha informado sobre el Paraíso y lo que contiene, excepto para motivar nuestras almas abuscar ser de sus moradores.
 
El Paraíso tiene maravillas, sobre las cuales nuestro Señor y Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, nos han hablado; una de ellas es que los habitantes del Paraíso identificarán sus moradas tan pronto como entren en él, aún cuando nunca las hayan visto. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {…y a quien caiga en la batalla por la causa de Al-lah, Él no dejará de recompensar ninguna de sus obras. Al-lah guiará a quienes combatan [por Su causa] y hará que prosperen. Y les introducirá en el Paraíso que les ha descrito.} [Corán 47:4-6] Muyahid, que Al-lah le Dé Su perdón, comentó: “Los habitantes del Paraíso serán guiados s sus lugares de residencia sin ningún error, como su hubiesen vivido en ellos desque que nacieron; Al-lah Hará que sus moradores los conozcan, sin que necesiten de guía o búsqueda, y se dirigirán directamente a ellas”. También, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Juro por Al-lah que la gente reconocerá sus moradas (en el Paraíso) más de lo que uno de ellos conocía su casa en esta vida”.
 
Veamos la recompensa de Al-lah: Desde el momento en que ellos pongan un pie en el Paraíso, reconocerán sus moradas inmediatamente, porque El Misericordiosos habrá implantado este conocimiento en sus corazones, a pesar de que ellos apenas estén entrando.
 
La estructura de las residencias es también algo impresionante, ya que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, sostuvo que estarán hechas de: “…un ladrillo de oro y otro de plata, y que esos ladrillos estarán unidos por almizcle que posee un fuerte aroma. Las piedras sobre el suelo son de perlas huecas y corindón, y el piso de asafrán”. Más aún, él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, relató: “Mientran estaba caminando en el Paraíso, crucé un río con dos cúpulas en ambos bancos hechos de perlas huecas, así que le pregunté a Yibril: ‘¿Qué es este río?’ Él respondió: ‘Este es Al Kawzar, es un río que Al-la te ha concedido’. Subsecuentemente, golpeó el suelo con su mano y sacó un puñado de él, el cual estaba hecho de almizcle”.
 
Los eruditos sostienen que su tierra es de dos tipos: de almizcle y asafrán; mientras que otros dicen que que el suelo está compueto de almizcle y la tierra de asafrán.
 
Si los siervos creyentes se abstienen de las prohiciones en esta vida, Al-lah los recompensará con algo superior en la otra vida; así, si ellos evitan usar utencilios de oro y plata en esta vida, Al-lah los recompensará con platos y copas de oro en el Paraíso. Dice Al-lah (lo que se interpreta en español):
{Y rondarán entre ellos jóvenes [sirvientes] con vasijas de plata y copas cristalinas, moldeadas en plata con la forma que a ellos les plazca.}[Corán 76:15-16] ¿Aguna ves has visto o escuchado de una copa hecha de plata pura, la cual es tan transparente que parece de cristal? Algo así no existe en esta vida, pero existirá en el Paraíso. Más aún, los residentes del Paraíso tendrán platos y contenedores de oro, en los cuales todas las diferentes clases de comida serán servidas.
 
Anas, que Al-lah Esté complacido con él, narró: “El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, gustaba de escuchar los sueños buenos de las personas, y a menudo resaltaba: ‘Aquellos cuyos sueños en la mayoría de los casos se vuelven realidad, son quienes son más veraces en sus discurso’! Soñé como si alguien viniera y me llevara fuera de Medinah y me admitiera en el Paraíso; entonces, escuché un sonido como resultado de que una de las puertas del Paraíso se abría, y cuando miré vi a tal y cual…’, y ella mencionó a doce hombres. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, había enviado un destacamente para pelerar en el Yihad (la lucha por la causa de Al-lah), en el que estaban esos doce hombres. Ella (la mujer) dijo además: ‘Ellos fueron traidos y una voz ordenó que fuesen llevados a un río llamado Al Baiday o Al Baidah; cuando ellos salieron del río, sus rostros brillaban como la luna llena. Después de eso, se les entregaron vasijas y platos de oro con dátiles, de lo cual comían tanto como deseaban; cuando voltearon estos platos y vasijas, encontraron diferentes tipos de frutas en ellos para comer. Yo comí con ellos también’. Luego del final de la batalla, llegaron las noticias de que esos doce hombres estaban entre la gente martirizada, así que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hizo llamar a la mujer y le pidió que contara su sueño otra vez”. [Ahmad y otros]. Así que un día, una mujer se presento ante él y dijo: ‘¡Oh Mensajero de Al-lah
 
También, cuando los creyentes renuncian a usar seda en esta vida, ella se convertirá en parte de sus prendas de vestir en el Paraíso, como una recompensa para ambos, hombre y mujeres, ya que Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Les retribuirá con el Paraíso y con vestimentas de seda por haber tenido paciencia.} [Corán 76:12]
 
De la misma menera, cuando ellos se abstienen de usar oro y seda en esta vida, serán adornados con esto como recompensa en el Paraíso. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Ingresarán por ello en los Jardines del Edén, allí serán engalanados con brazaletes de oro y perlas, y sus vestiduras serán de seda.} [Corán 35:33]. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Si el brazalete de un hombre de los moradores del Paraíso apareciera en este mundo, su brillo opacaría la radiación del sol, así como el sol elimina la luz de las estrellas cuando se levanta”.
 
El realizar la ablución apropiadamente y lavar cada parte que debe ser limpiada correctamente, incluso durante el invierno, porque el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “La vestimenta del creyente (en el Paraíso) alcanzará tanto como el agua de su ablución alcance”; esto significa que su vestimenta cubrirá su cuerpo tanto como haya sido humedecido por el agua con la que hace la ablución.
 
Se reportó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, informó: “El Corán vendrá ante una persona el Día de la Resurrección después de que salga de su tumba, el la forma de un hombre, y le preguntará: ‘¿Me conoces?’ Él responderá: ‘No te conozco’. Entonces, él (el Corán) dirá: ‘Yo soy quien te hiso tener sed durante los días de calor (mientras estabas ayunando voluntariamente) e hice que te cansaras en las largas noches cuando estabas levantado (rezando las oraciones voluntarias de la noche); de hecho, cada comerciante adquirirá los frutos de su comercio’. Por lo tanto, se le entregará su registro en su mano derecha y la corona de la dignidad será colocada sobre su cabeza. Sus padres serán adornados por dos vestimentas que son mejores que todo lo que existe en esta vida; ellos preguntarán: ‘¿Cómo adquirimos esta ropa?’ Se les informará: ‘Esto es porque vuestro hijo ha memorizado el Corán en la vida’. Él (el hombre) entonces será instruido: ‘Recita y elévate en los rangos del Paraíso’; y continuará ascendiendo tanto como continúes recitanto”. [Ahmad]
 
Los ríos en el Paraíso corren sin un cause como hacen los ríos de este mundo; ellos fluirán sobre la superficie del suelo del Paraíso, como fue reportado por Anas, que Al-lah Esté complacido con él. El banco del río Al Kauzar es de oro y el agua corre sobre perlas y corindón; su suelo huele más delicioso que el almizcle, y su agua es más dulce que la miel y más blanca que la nieve. Todo esto ha sido preparado para aquellas personas que son obedientes en esta vida.
 
Más aún, el Paraíso tiene comidas y bebidas maravillosas, tales como carne de aves a la barbacoa y, en realidad, toda la comida que sus residentes deseen. Los pájaros del Paraíso serán asombrosos también, como el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo, mientras describía el río de Al Kawzar: “Este es un río que mi Señor me Ha otorgado, que es más blanco que la lecha, más dulce que la miel y sobre el cual vuelan pájaros tan grandes como los camellos”.Al escuchar esto, ‘Umar Ibn Al Jattab, que Al-lah Esté complacido con él, observó: “Ciertamente, esa es una gran recompensa”; entonces el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, respondió: “Comerlos es una recompensa mayor”.
 
¿Donde están los que se esfuerzan para ganar esta recompense? ¿Dónde están quienes se esfuerzan para conseguir el Paraíso? ¿Dónde están los que luchan por ganar lo que Al-lah ha preparado en él?
 
Otro aspecto maravilloso en el Paraíso son sus habitantes; allí habrán tiendas, pero no elaboradas de tela, sino que serán construidas con perlas huecas. ¿Cuál es la medida de la perla más grande en este mundo? Ahora, preste atención a lo que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo respecto a las perlas del Paraíso y compare luego con las de esta vida: “El creyente poseerá una tienda ene el Paraíso hecha de una perla hueca, la cual tiene sesenta millas de altura; en la tienda estarán sus esposas (de las mujeres del Paraíso), es cada una de sus esquinas, con las cuales tendrá relaciones sexuales, pero ninguna de ellas verá a la otra y nadie más (excepto él) podrá verlas”. [Bujari y Muslim]
 
Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Rondarán alrededor de ellos sirvientes con bandejas y copas de oro, habrá allí todo lo que deseen, se deleitarán sus miradas [al contemplar la recompensa] y en él estarán eternamente.}Por lo tanto, si tus hijos te preguntan si en el Paraíso hay o no juguetes, diles que en el Paraíso hay todo lo que las personas deseen y todo lo que deleite la vista. [Corán 43:71]
 
Con respecto a las plantas, Abu Hurairah, que Al-lah Esté compacido con él, narró: “Mientras el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, estaba predicando un día, un beduino estaba presente cuando él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Había un hombre en el Paraíso que buscó el permiso de Al-lah para plantar un árbol, así que Al-lah le preguntó: ‘¿Acaso no hay todo lo que deseas en el Paraíso?’ El hombre respondió: ‘Sí, pero me gusta sembrar’. Al-lah le dio permiso, así que se apresuró a sembrar la semilla; entonces, se puso a vigilar para ver lo que sucedía, y en un parpadeo la semilla creció y se convirtió en un enorma árbol con frutos tan grandes como las montañas. Acto seguido, Al-lah Dijo: ‘¡Oh, hijo de Adam! Nada te satisface’. Así que el beduino dijo: ¡Oh, Mensajero de Al-lah! Este debe ser un hombre de Quraish o de los Ansar (residents de Medinah), porque ellos son agricultores y les gusta sembrar, pero a nosotos los beduinos no. En eso, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, comenzó a reir”. [Bujari]
 
En el Paraíso no hay sol, sino que habrá una sombra en él que nunca disminuirá ni se desvanecerá, como Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Os describimos el Paraíso que le fue prometido a los piadosos: En él corren los ríos, sus frutos no se agotarán jamás y su sombra será eterna. Ésta será la recompensa de los temerosos de Al-lah…} [Corán 13:35] Además, no existe la noche en el Paraíso y siempre es de día, a pesar de que no hay sol en él. Algunos de los virtuosos predecesores, que Al-lah les Dé Su perdón, creían que la luz allí se asemejará a resplandor que hay entre el alba y el amanecer.
 
Su gente no dormirá porque si lo hicieran se perderían de algunos de los placeres que Al-lah ha preparado para ellos. La gente en el Paraíso comerá continuamente, sin tener nunca que hacer sus necesidades fisiológicas. Zaid Ibn Al Arqam, que Al-lah Esté compacido con él, narró que un hombre de la gente del libro (un judío) se presentó ante el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y dijo: “¡Oh, Abu Al Qasim! Tú sostienes que los moradores del Paraíso comen y beben”. Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, respondió: “¡Ciertamente! Juro por Quien tiene en Su Mano el alma de Muhammad, a cada uno de ellos se le dará la fuerza y la habilidad para comer, beber y tener relaciones sexuales de cien hombres”. Así es cómo ellos responden al llamado de la naturaleza; y, tan pronto como suden, volverán a comer y beber una y otra vez, y continuarán deleitándose. Así que el judío dijo: “Quien come y bebe necesita hacer sus necesidades fisiológicas, mientras que en el Paraíso no habrá nada de esas cosas; entonces, ¿cómo explicas eso?” Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Sus necesidades serán satisfechas por medio un sudor que huele como el almizcle, y los restos en sus estómagos se reducirán”.
 
La gente allí se encontrarán unos a otros recostados sobre camas, como Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Y purificaremos sus corazones de todo rencor. Serán todos como hermanos, y se sentarán unos enfrente de otros.} [Corán 15:47] Nadie dará la espalda a nadie, y estarán de frente unos a otros todo el tiempo, a pesar de su gran número. Debemos recordár que Al-lah Es capaz de hacer todo lo que Desee.
 
Estos son algunos de los gozos y recompensas que ellos disfrutarán (en el Paraíso), pero nosotros seguimos distraidos y entregados a los placeres de este mundo. Estamos ocupados con los negocios, el trabajo, la riqueza, los hijos, las esposas, el turismo, en las transacciones legales y también en los actos prohibidos. Hemos olvidado el Paraíso y lo que contiene; nunca, excepto raras veces, leemos acerca del gozo de sus habitantes, y cuando lo hacemos, no reflexionamos sobre ello. Juro por Al-lah que si contempláramos y reflexionáramos, Al-lah cambiaría nuestra situación y estaríamos caminando más rápidamente hacia el Paraíso, la morada de la dignidad y el honor, y el lugar de la seguridad.
 
Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {…También tendrán esposas puras, y morarán allí eternamente.} [Corán 2:25] Las esposas en el Paraíso estarán limpias de materia fecal, saliva, sangre de menstruación y todo tipo de impurezas, y nunca envejecerán. Al-lah las ha purificado, las ha hecho tan puras como perlas. Ellas son mujeres jóvenes, hermosas y blancas, con ojos muy negros y grandes, y piel clara y suave. Ella solo mirarán a sus compañeros en el Para y serán como piedras preciosas. Ellas no habrán sido tocadas por hombres o genios antes y serán vírgenes, serán amorosas y compasivas; todas ellas serán igualmente jóvenes y de turgentes senos. Si una de ellas fuese vista sobre la tierra, iluminaría lo que existe entre el Paraíso y la tierra, y sus velos son mejores que este mundo y lo que contiene. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, también nos dijo que cada hombre tendrá diez Huríes (mujeres del Paraíso), sobre cada una de ellas habrá setenta vestiduras.
 
Quienes escuchan música y canciones, sepan que la gente cantará en el Paraíso. Nunca Al-lah Ha prohibido algo para nosotros en esta vida sin sustituirlo con algo mejor en la otra vida. Ciertamente, cuando alguien abandona algo por la causa de Al-lah, Él lo Reemplazará con algo mejor. Ibn ‘Umar, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Las esposas de los moradores del Paraíso cantarán para sus esposos en los mejores tonos, cuya similitud hadie ha escuchado antes…”; algunas de las palabras que ellas cantarán son: ‘Somos las más hermosas, las esposas de un hombre honorable; somos las mujeres eternas, nunca fallecemos…’”. Esta es la compensación por abstenerse de escuchar música y canciones en esta vida.
 
Quien evita los pecados que se cometen en los mercados y los centros comerciales, disfrutarán de mercados en el Paraíso; Anas, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Existe un mercado en el Paraíso a donde la gente irá cada viernes. Entonces, el viento del norte (gentilmente) los soplará, haciendo que un rocío de almizcle toque sus rostros y sus ropas, lo cual les embellecerá más. Cuando regresen con sus esposas, ellas les dirán: ‘Regresaste luciendo mejor que cuando te fuiste’. Ellos les dirán: ‘Y ustedes se volvieron más atractivas en mi ausencia’”. [Muslim]
 
Estas son sólo algunas de las cosas asombrosas del Paraíso, y aún existe mucho más para disfrutar. No importa cuánto tratemos de imaginar, nunca seremos capaces de hacernos una imagen real de lo que hay en el Paraíso, porque este contiene lo que ningún oído ha escuchado jamás, ningún ojo ha visto jamás y lo que nunca ha sido imaginado por la humanidad.
 

Por tanto, luego de saber esto, ¿por qué seguimos cayendo en los pecados, la desobediencia, y somos perezosos para cumplir nuestras obligaciones y actos de adoración, mientras que Al-lah nos Anima y nos Revela estas facetas del Paraíso?

Related Articles