Karen Safadéz - Bolivia

Karen Safadéz - Bolivia
4385 1630

 

Gracias al Islam, la fe y la esperanza llenaron mi corazón…
 
Mi nombre es Karen F. Sáfadez, estudiante de Medicina, de Santa Cruz, Bolivia,  aquel pequeño país que es el corazón de Sudamérica y en donde el Islam se abre camino y gana un lugar en el corazón de todos aquellos que van en busca de ayuda, o que van en busca de una guía, de una luz que pueda iluminar el futuro de sus vidas que a veces parece no tener sentido o propósito, aquellos que buscan algo más, que sienten que la vida no es un ciclo cerrado de nacimiento, madurez y muerte, sino que tenemos un fin que va más allá de todo eso, que nos eleva y nos trae paz, llena nuestro corazón de fe, amor y entendimiento, y nos llena de fuerza y decisión para enfrentar los problemas, las tristezas o las decepciones con una plegaria en nuestros labios y amor para perdonar a todos aquellos que nos lastimaron .
 
Es así que encontré el Islam o mejor dicho el Islam me encontró a mi, la familia de mi padre es católica, mi padre en particular tiene su forma de ver las cosas, desde muy pequeño ha estado ligado a la vida militar, es una persona inflexible en sus decisiones y en su vida.
 
Mi madre, por otro lado, es hija única y las raíces de su familia son de origen árabe, ella se casó muy joven, a los 15 años, eran tiempos difíciles e hizo lo mejor que pudo para sobrevivir todo lo que fue pasando en su vida y criar al mismo tiempo a 6 hijos; se apegó a la religión católica por ser lo que en ese momento la rodeaba, y gracias a ella Dios jamás estuvo fuera de nuestros pensamientos y actos.
 
Por mi parte, siempre estudie en colegios católicos para mujeres y luego en internados evangélicos, y de todo esto surge la pregunta: ¿Quién dice la verdad?
 
Pase algún tiempo investigando sobre las diferentes religiones y creencias, sobre la vida y nuestro propósito en ella, para entonces tenia 18 años, y la única certeza que tenia era que existía un Dios, pero no lograba encontrar un camino hacia Él, todo era confuso y nada se acercaba siquiera a lo que imaginaba que debería ser una forma verdadera, sencilla y lógica de conducir mi vida con la esperanza de que algún día podría estar en Su presencia.
 
Un día, al hablar con mi madre y preguntarle por mis abuelos y sobre qué era lo que ellos creían, cómo fueron sus vidas y demás, pues encontré unas palabras que antes no había procurado entender: árabe, “musulmán”… Justo allí, en ese momento, mi corazón se llenó de inquietud y de preguntas, empecé a buscar y encontré la dirección de una Mezquita en mi ciudad, al entrar allí y recibir un calido saludo y cruzar un par de palabras con el Imam, supe que ya no tenía que buscar más, pues cada palabra que escuché puso orden a todo aquello que estaba inconcluso, mi corazón y mi mente aceptaron el ISLAM como guía antes de que mis labios pronunciaran mi Testimonio de Fe. Ese día, mi vida acababa de comenzar, encontré las fuerzas para seguir adelante a pesar de tantos problemas y dificultades, la respuesta estaba allí frente a mí, dándome la oportunidad de una nueva vida.
 
Hasta el día de hoy sigo aprendiendo y tratando de recuperar a los familiares que he perdido a causa de mi fe y mi forma de vida, y por otro lado, pues parte de mi familia que respeta mi decisión ha encontrado en mí un modelo a seguir y, gracias al Islam, la oportunidad de mejorar sus vidas y la de sus hijos.  
 
Hoy tengo el honor y la alegría de compartir mi testimonio y de decir que soy MUSULMANA.

Related Articles

Artículo más visitado

Historias de nuevas musulmanas

Ana Morales, Puerto Rico

Bismillahi ar rahman ar rahim Assalam alaykum ua rahmatullah ua barakatu Mi nombre es Ana Morales y soy puertorriqueña. Provengo de una familia de 14 hijos, siendo yo la más pequeña....más