El Islam y la gripe porcina (A/H1N1) - I

El Islam y la gripe porcina (A/H1N1) - I
1208 432

¿Qué es la gripe porcina?

 

 A esta pregunta nos responde el Dr. Abu Baker Ash-Shafi’i, otorrinolaringólogo de la clínica Al ‘Imadi en Doha; él dice: “Este tipo de gripe es una enfermedad respiratoria que pertenece al grupo de los virus ‘A’ y que afecta a los cerdos. Su contagio es extremadamente alto, mientras el índice de mortalidad es relativamente bajo, del 1 al 4%, y se transmite por contacto directo e indirecto. Para evitar esta enfermedad los equipos de salud de cada nación vacunan periódicamente a estos animales contra la gripe.  

Las sub categorías del virus de la gripe porcina que se encuentran en los cerdos son por lo general las cepas H1N1, pero pueden ser también H1N2, H3N1 o H3N2, que provocan los mismos síntomas. Los cerdos pueden ser contagiados también por la gripe aviar y el tipo de influenza o gripe humana que esté en temporada; además, los cerdos pueden contagiarse de varios tipos de gripe al mismo tiempo. Se cree que el tipo H3N2 es de origen humano, y estos animales la adquirieron inicialmente de las personas.
El hecho de que estos animales puedan adquirir varias clases de gripe a la vez permite que el virus mute combinando sus genes con los de otros virus, resultando nuevas clases cuyos orígenes son diferentes”.
¿Pueden los seres humanos contagiarse de gripe porcina?
En general, la influenza porcina afecta específicamente a los cerdos y no infecta a los seres humanos, aunque algunos virus que han variado o mutado pueden saltar la barrera de la especie e infectar sobre todo a las personas que están en contacto cercano con cerdos.
También se han producido algunos –muy pocos– casos en que la enfermedad se transmitió exclusivamente entre seres humanos. Se cree que el contagio entre seres humanos es muy parecido al de la gripe común: a través de la tos o el estornudo.
¿Cuáles son los síntomas?
Generalmente los síntomas clínicos son similares a los de la gripe común, pero también se puede presentar una amplia gama de otros síntomas, que van desde infecciones asintomáticas hasta neumonías severas que pueden provocar la muerte.
A veces las personas afectadas no muestran signos de haber contraído la enfermedad, pero de todas formas son portadoras y pueden contagiar a otros.
¿Cómo prevenir el contagio?
El Dr. Ash-Shafi’i nos hace las siguientes recomendación, que al final son las mismas que se han hecho en todo el mundo inmediatamente después de lanzarse la alerta de peligro a causa de esta enfermedad: “Es importante reforzar la cultura de la higiene, lavarse bien las manos constantemente, al estornudar usar pañuelos desechables y depositarlos en la basura inmediatamente, no besarse, no rascarse y, en caso de tener alguno de los síntomas, dirigirse inmediatamente ante las autoridades sanitarias para que le hagan las pruebas necesarias que determinen si tiene la gripe porcina o se trata de una gripe común”.
¿Hay alguna vacuna contra esta enfermedad?
Dice el Dr. Ash-Shafi’i: “Hasta el momento no se conoce de ningún tipo de anticuerpo efectivo para combatir este tipo de virus. Tampoco se sabe si las vacunas existentes contra la gripe común tienen algún efecto sobre esta clase de gripe. La OMS advierte que por ahora la información disponible es insuficiente para hacer recomendaciones sobre el uso de antivirales en la prevención y tratamiento de infección en humanos por virus de influenza porcina, pero las autoridades estadounidenses han informado que dos medicamentos, el Tamiflu y el Relenza, son efectivos para combatir los casos que se han dado hasta ahora. Algunos países tienen reservas de medicamentos antivirales que tratan efectivamente la gripe común. De todas formas, algunos virus de influenza desarrollan resistencia a los antivirales y vuelven obsoletos los tratamientos disponibles”.
 Por el momento no hay nada que podamos hacer para acabar con esta enfermedad, pero lo que sí podemos hacer es frenar su expansión evitando que se convierta en una pandemia y que miles de personas mueran.
En el Islam, desde hace 14 siglos, Al-lah y Su Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos enseñaron a prevenir esta enfermedad en específico, y cómo evitar la trasmisión y contagio de enfermedades de alto riesgo, tema que trataremos en la siguiente parte de este tema.
Continúa…

Related Articles