La protección contra Satanás

La protección contra Satanás
1387 535

Alabado Sea Al-lah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Al-lah, y que Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es Su siervo y mensajero.

 
La enemistad de Satanás hacia el ser humano comenzó desde el instante en que Al-lah Creó al Profeta Adam, la paz sea con él, desde el momento en que le Al-lah le dio forma.
 
Adam, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Cuando Al-lah formó a Adam en el Paraíso, Lo dejó como a Él le gustó que quedara. Entonces, Satanás deambuló a su alrededor para distinguir qué era, y cuando vio que era hueco por dentro supo que había sido creado con una disposición tal que no sería capaz de tener control sobre sí mismo”. El Imam An-Nawawi, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “El término ‘deambuló a su alrededor’ significa que él (Satanás) circuló a su alrededor; y la frase ‘creado con una disposición tal que no sería capaz de tener control sobre sí mismo’, significa que no se puede contener a sí mismo de seguir y satisfacer sus deseos, también significa que no puede controlarse cuando está enojado”.
 
Cuando Al-lah Sopló vida dentro de Adam, la paz sea con él, Ordenó a los angeles que se postraran ante él, y todos lo hicieron, excepto Satanás, el Yinn,  quien arrogantemente se negó y, por tanto, descreyó.
 
Satanás envidió a Adam, la paz sea con él, porque Al-lah Favoreció a Adam sobre él (Satanás) y esto marcó el inicio de su enemistad hacia Adam, la paz sea con él, y su descendiencia. Él comenzó susurrándole cosas malas a Adam, la paz sea con él, y a su esposa, hasta que fueron expulsados del Paraíso por su causa. Luego, él juró hacer todos sus esfuerzos para desviar y descarriar a los descendientes de Adam, la paz sea con él, como Dice Al-lah (lo que se interpreta en español):
·         {Dijo [Iblis al apercibirse que había quedado completamente fuera de la misericordia de Al-lah]: Por haberme descarriado acecharé a los hombres para apartarlos de Tu sendero recto. Procuraré seducirles por delante, por detrás, por la derecha y por la izquierda; y verás que la mayoría de ellos no son agradecidos.} [Corán 7:16-17]
·         {[Recuerda] Cuando dijimos a los Ángeles: Haced una reverencia ante Adán. La hicieron, excepto Iblis que dijo: ¿Acaso voy a hacer una reverencia ante quien has creado de barro? Y agregó: ¿Por qué lo has honrado más que a mí [que me has creado de fuego]? Si me dejas vivir hasta el Día de la Resurrección desviaré a la mayoría de sus descendientes. Dijo [Al-lah]: ¡Vete! Y quienes de ellos te sigan merecerán el Infierno, pues es el castigo que les tenemos reservado. Seduce con tus palabras a quien puedas de ellos, arremete con tu caballería y con tu infantería, métete en sus vidas sembrando la corrupción en sus bienes e hijos y hazles promesas. Y sabed [¡Oh, creyentes!] que Satanás sólo hace promesas falsas. [Dijo Al-lah:] Por cierto que no tienes poder alguno sobre Mis siervos creyentes. Es suficiente con tu Señor como protector [para quienes se encomiendan a Él].}[Corán 17:61-65]
El Imam As-Sa’di, que Al-lah le Dé Su perdón, comentó sobre estos versos diciendo: “Al-lah Evidencia aquí para Su siervo la clara y maléfica enemistad de Satanás hacia él, cuán ferviente es su afán por desviarlo, y que la única razón por la que se negó a postrarse fue su arrogancia, arguyendo (falsamente) que él era superior ya que había sido creado de fuego, mientras que Adam fue creado de barro. Satanás juró por Al-lah desviar y descarriar a tantas personas como puedira, pero él también sabía que entre los siervos de Al-lah habría quienes lo tomarían como enemigo. Él se prometió a sí mismo usar todos los medios y utilizar todos sus soldados para desviar a tanta gente como pudiera y hacer que desobedecieran a Al-lah con sus palabras, acciones, riquezas (ganándolas y gastándolas) y la crianza de sus hijos. Algunos eruditos dicen que hacer que una persona se olvide de pronunciar la Tasmiah (mencionar el nombre de Al-lah) al comer, beber o tener relaciones sexuales con la esposa o el esposo, está incluido en esto, y que Satanás tiene una parte de cualquiera de estas acciones sobre la que no se haya mencionado el nombre de Al-lah”.
 
Saburah Ibn Abu Fakih, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “Escuché al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, diciendo: “Satanás se sentó (esperando) por el hijo de Adam en todos sus caminos. Él se sentó por él en el camino del Islam y dijo: ‘¿Cómo puedes volverte musulmán y abandonar la religión de tus ancestros?’ Pero el hijo de Adam lo desobedeció y se volvió musulmán. Se sentó por él en el camino de la emigración y dijo: ‘¿Cómo puedes emigrar y abandonar tu tierra y tu cielo? Un inmigrante es solo un caballo atado a una cuerda (es decir, de habilidad limitada y bajo el dominio de otros porque es un extranjero)’. Pero el hijo de Adam lo desobedeció y emigró. Se sentó por él en el camino del Yihad y dijo: ‘¿Cómo puedes pelear en el Yihad y ser asesinado cuando tu esposa se volverá a casar y tu riqueza será dividida?’ Pero el hijo de Adam lo desobedeció y peleó en el Yihad. Es una obligación para Al-lah admitir en el Paraíso a quien haga esto. Es una obligación para Al-lah admitir en el Paraíso a quien sea asesinado mientras está en el Yihad; es una obligación para Al-lah admitir en el Paraíso a quien se ahoga; es una obligación para Al-lah admitir en el Paraíso a aquel cuyo caballo lo patea causándole la muerte”. [An-Nasa’i]
 
La enemisad de Satanás hacia el hijo de Adam comienza desde que éste nace, cuando Satanás lo pellizca en su costado, que es la razón por la que todos los bebés lloran al nacer. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Satanás pincha a todos los hijos de Adam con su dedo, excepto a ‘Isa (Jesús) el hijo de Mariam (María)”. [Bujari] Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, también reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “El llanto del bebe cuando sale es a causa de que Satanás lo pincha”. [Muslim]
 
De hecho, la enemistad de Satanás comienza incluso antes de eso: comienza cuando él se esfuerza por tener una parte en la relación sexual que resulta en la concepción del niño, y esta esnemistad continúa a lo largo de su vida. Satanás trata de tener una partes de todo lo que el hombre tiene, incluyendo su comida y su bebida; trata de entrar en su casa con él y se va con él cuando sale; cuando el hombre duerme, Satanás duerme en la parte superior interna de su nariz; y cuando él reza, Satanás le susurra para distraer su mente y hacerlo olvidar cuántas Rak’ah ha rezado.
 
Al-lah no Ha permitido que Satanás nos ataque y tenga una parte de todo lo que acemos sin Proveernos primero los medios para protegernos contra él. Al-lah Ha decretado para nosotros actos de adoración y súplicas específicas con las cuales podemos protegernos de él. Al Hasan, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Al mencionar a Al-lah, el hombre puede derrotar a Satanás tan fácilmente como Satanás puede derrotar a los incautos”.
 
No podemos protegernos de Satanás sino por medio de la continua mención de Al-lah.
 
Ibn ‘Abbas, que Al-lah Esté complacido con él, dijo: “Satanás se sienta sobre el corazón del hijo de Adam: cuando está desprevenido Satanás susurra, pero tan pronto como el hijo de Adam mencioan a Al-lah, él se retira”.
 
La recitación del Aiatul Kursi (el verso del Trono) antes de ir a la cama es una de las mejores formas de protegerse de Satanás y sus susurros. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, me puso a cargo de guardar Al Fiter (alimentos para la caridad) de Ramadán. Entonces, alguien vino y tomó algo de los alimentos, así que lo agarré y le dije: ‘¡Juro por Al-lah que te llevaré ante el Mensajero de Al-alh!’ Él dijo: ‘Soy un hombre necesitado con una familia grande y por eso tengo una necesidad apremiante’. Entonces lo liberé. Cuando vi al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, a la mañana siguiente, él preguntó: ‘Oh, Abu Hurairah, ¿qué hizo tu prisionero anoche?’ Respondí: ‘¡Oh, Mensajero de Al-lah! Él se dijo que tenía una necesidad apremiante y una familia grande. Sentí lástima de él y por eso lo liberé’. Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Él te mintió y regresará’. Yo estaba seguro, por las palabras del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, que él regresaría, así que esperé por él. (Ciertamente) él apareció nuevamente y comenzó a tomar los alimentos. Lo capturé y le dijo: “Te llevaré ante el Mensajero de Al-lah’. Él dijo: ‘¡Suéltame! Soy un hombre necesitado y tengo que suplir las necesidades de una familia grande. No regresaré’. Así que sentí compasión de él y lo liberé. Al amanecer fui donde el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, quien me preguntó: ‘Oh, Abu Hurairah, ¿qué hizo tu prisionero anoche?’ Respondí: ‘¡Oh, Mensajero de Al-lah! Él se quejó de tener una necesidad apremiante y el peso de una familia grande. Sentí compasión de él y por eso lo liberé’. Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Él te mintió y regresará’. (El hombre) regresó nuevamente a robar los alimentos. Lo capturé y dije: ‘Debo llevarte ante el Mensajero de Al-lah, y esta es la última de las tres veces. Me prometiste que no regresarías pero lo hiciste’. Él dijo: ‘¡Suéltame! Te enseñaré unas palabras con las cuales Al-lah te beneficiará’. Le pregunté: ‘¿Y cuáles son esas palabras?’ Él respondió: ‘Cuando vayas a la cama recita Aiatul Kursi porque (si lo haces) habrá un guardián asignado para ti de Al-lah, y Satanás no podrá acercarse a ti hasta la mañana’. Así que lo liberé. A la mañana siguiente, el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, me preguntó: ‘¿Qué hizo tu prisionero anoche?’ Respondí: ‘Prometió enseñarme unas palabras que aseguró que me beneficiarían ante Al-lah. Por eso lo liberé’. El mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, preguntó: ‘¿Y cuáles son esas palabras que él te enseñó?’ Respondí: ‘Él me dijo: Cuando vayas a la cama recita el verso del trono, desde el principio hasta el final (que se interpreta en español): {¡Al-lah! No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado excepto Él, Viviente, se basta a Sí mismo y se ocupa de toda la creación. No Le toma somnolencia ni sueño. Suyo es cuanto hay en los cielos y la Tierra. ¿Quién podrá interceder ante Él sino con Su anuencia? Conoce el pasado y el futuro; y nadie abarca de Su conocimiento salvo lo que Él quiere. Su Trono se extiende en los cielos y en la Tierra, y la custodia de ambos no Le agobia. Y Él es Sublime, Grandioso.} [Corán 2:255] Él agregó: ‘Si recitas esto habrá un guardián designado para ti de Al-lah, quien te protegerá durante la noche y Satanás no podrá acercarse hasta la mañana’. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Ciertamente él te dijo la verdad, a pesar de que es un mentiroso. ¡Oh, Abu Hurairah! ¿Sabes con quién has estado hablando las últimas tres noches?’ Respondí: ‘No’. Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Él era Satanás’”.
 
Otra forma de protegernos de Satanás es recitando los últimos dos versos del capítulo de Al Baqarah. Abu Mas’ud Al Badri, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “Escuché al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, diciendo: ‘Quien recita los dos versos finales del capítulo Al Baqarah por la noche, ellos serán suficiente para él’”. [Bujari y Muslim] Esto significa que estos versos serán suficientes para suplir las oraciones voluntarias nocturnas, para protegerlo de la maldad de Satanás y de todo mal. El Imam Ash-Shawkani y otros, que Al-lah les Dé Su perdón, dijeron: “No hay problema si uno pretende (cuando recita estos dos versos, conseguir) todos estos temas, colectivamente”.
 
Recitar el capítulo entero de Al Baqarah es otra forma de protegerse de Satanás. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “Escuché al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, diciendo: ‘No conviertan sus casas en cementerios. Satanás huye de la casa en la que el Capítulo Al Baqarah es recitado’”. [Muslim]
 
Existen también ciertas súplicas y menciones con las cuales uno se protege de Satanás. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “Escuché al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, diciendo: ‘Quien pronuncia cien veces al día estas palabras: La ilaha ila Al-lahu, wahdahu la sharika lahu, lahul-mulku wa lahul-hamdu, wa Huwa `ala kul-li shai’in Qadir (Nada ni nadie tiene el derecho de ser adorado excepto Al-lah. Él es Único y no tiene socios con Él; Suya es la soberanía y Suyas son las alabanzas, y Él es Omnipotente)’, tendrá una recompensa equivalente a emancipar diez esclavos, cien buenas acciones serán anotadas es su registro, cien pecados serán borrados de sus registros, y estará protegido de demonio ese día hasta la noche; y nadie lo superará en hacer más buenas acciones excepto alguien que haya recitado estas palabras más veces que él. Y aquel que pronuncie: Subhana Al-lahi wa bihamdihi (Al-lah está libre de imperfecciones y Suyas son las alabanzas) cien veces al día, sus pecados serán borrados, incluso si se asemejan en cantidad a al espuma del océano’”. [Bujari y Muslim] Su palabras: “…nadie lo superará en hacer más buenas acciones excepto alguien que haya recitado estas palabras más veces que él…”, son una evidencia de que mientras más uno recite estas palabras y menciones de Al-lah, obtendrá más recompensa. El Imam An-Nawawi, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Según la narración, parece que uno puede decir (esas palabras) todas de una sola vez o decir las cien a lo largo del día, pero es mejor decirlas todas de una sola vez por la mañana, para así recibir la protección contra Satanás desde la primera parte del día”.
 
Si una persona entra en su casa sin mencionar a Al-lah, Satanás entrará con él; del mismo modo, si come o bebe sin mencionar el nombre de Al-lah, Satanás lo hará con él. Yabir, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Si una persona menciona el nombre de Al-lah al entrar a su casa o comer, Satanás dice, dirigiéndose a sus seguidores: ‘No encontrarán donde pasar la noche y nada para cenar’. Pero si entra sin mencionar el nombre de Al-lah, Satanás dice (a sus seguirdores): ‘Han encontrado (un lugar) donde pasar la noche’; y si no menciona el nombre de Al-lah al tiempo de comer, Satanás dice: ‘Han encontrado (un lugar) donde pasar la noche y (han encontrado) comida’”. [Muslim]
 
Mencionar a Al-lah al dejar nuestra casa la proteje de Satanás durante nuestra ausencia. Anas, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Quien diga (al dejar su casa): ‘Bismil-lah, tawakkaltu `alal-lah, wa la hawla wa la quwwata il-la bil-lah (en el nombre de Al-lah, pongo mi confianza en Al-lah, no hay ninguna alteración de las condiciones sino por el poder de Al-lah)’, se le dirá: ‘Estás guiado, defendido y protegido’, el demonio se alejará de él”.[Abu Dawud, At-Tirmidhi y An-Nasa’i]
 
Para engendrar descendientes protegidos contra Satanás, se debe mencionar a Al-lah antes de tener relaciones sexuales con la esposa. Ibn ‘Abbas, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Si alguien pretende tener (relaciones sexuales) con su esposa, debe decir: ‘Bismillaah, Allahumma yanibnash-Shaitana, wa yannibish-Shaitana ma razaqtana (En el nombre de Al-lah. OH, Al-lah, mantennos alejados de Satanás y mantén a Satanás alejado de lo que has otorogado sobre nosotros)’; y su Al-lah Ha decretado un hijo para ellos, Satanás nunca lo dañará”.[Bujari y Muslim] El Imam Ibn Hayar, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Existen muchas interpretaciones para el ‘daño’ que es mencionado al final de la narración a y lo que se refiere; la opinión predomimante es que Satanás no dañará ni a su padre, porque estará protegido, ni a su maddre porque Satanás no podrá tener parte en la relación sexual ni disfrutará de la esposa”.
 
Liberarnos al despertar de las ataduras de Satanás: Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, reportó que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Cuando uno de ustedes duerme, Satanás amarra tres nudos atrás de su cuello. Él recita este encantamiento en cada nudo: ‘Tienes una larga noche, así que duerme’. Si uno despierta y menciona a Al-lah, un nudo es desatado. Si la persona hace el Wudu’, el (segundo) nudo es desatado, y si reza (todos) los nudos son desatados y comenzará su mañana con un estado de ánimo renovado y feliz; de otro modo, despertará de mal ánimo y con pereza”. [Bujari y Muslim]
 
Satanás orina en el oído de quien duerme durante el tiempo de la oración del Fayer y reza después del amanecer. ‘Abdullah Ibn Mas’ud, que Al-lah Esté complacido con él, dijo: “Se hizo mención delante del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, de un hombre que dormía a lo largo de la noche hasta la mañana. El Mensjaero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, recalcó: “Ese es un hombre en cuyos oídos Satanás ha orinado”. [Bujari y Muslim] Existen dos posibles significados, pero la opinión predominante es que él no rezaba el Fayer.
 
Satanás se esfuerza por corromper nuestra creencia, y la única forma de protegernos de esto es refugiándonos en Al-lah. Se narró bajo la autoridad de Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, observó: “Satanás viene ante cada uno de ustedes y pregunta: ‘¿Quién creó esto y eso?’ Hasta que pregunta: ‘¿Quién creó a tu Señor?’ Cuando él preunta esto, uno debe buscar refugio en Al-lah y alejarse (de esa clase de pensamientos ociosos)”. [Bujari y Muslim] El Imam Ibn Hayar, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Se debe evitar pensar en esto, y se debe ser conciente que Satanás se está esforzando en arruinar la fe y la mente; por tanto se debe hacer todos los esfuerzos para repeler estos susurros”.
 
El siervo tiene la obligación de proteger a sus hijos de Satanás; por tanto debe evitar que ellos salgan afuera a la hora del ocaso, ya que esta es el tiempo en el que los demonios deambulan y se esparcen. De igual forma, se le ordena mencionar el nombre de Al-lah sobre sus pertenencias para resguardarlas de Satanás. Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “No dejen que sus hijos salgan fuera desde el ocaso hasta que se pone oscuro, porque los demonios son enviados desde el tiempo en que el sol se oculta hasta que cae la oscuridad. Cubran las vasijas (de la cocina: ollas, cacerolas, etc.), amarren las bocas de los sacos de agua, aseguren las puertas y apaguen las lámparas, porque Satanás no puede desatar los sacos de agua, ni abrir las puertas, ni destapar las vasijas. Si se puede cubrir las ollas, incluso poniendo un pedazo de madera sobre ellas, y luego pronunciar el nombre de Al-lah sobre eso, entonces háganlo. A veces un ratón puede causar que los habitantes de una casa ardan”. [Muslim]
 
Mencionar a Al-lah es la cura para la aflicción causada por Satanás debido a los malos sueños. Abu Qatadah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Una buena visión (sueño) es de Al-lah y un mal sueño es de Satanás. Quien ve en un sueño algo que no le agrade debe soplar tres veces sobre su izquierda y debe buscar refugio en Al-lah de la maldad de Satanás (diciendo A’udhu bil-lahi mina Shaitanir-rayim (me refugio en Al-lah de Satanás el desterrado)’. Entonces éste no lo dañará”. [Bujari y Muslim]
 
Satanás está presente en todos los asuntos del hombre. Yabir, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Satanás está allí para todo lo que hagas; él incluso aparece en nuestra cena. Cuando uno de ustedes deja caer un pedazo (de comida), él lo recogerá, quiten cualquier suciedad del pedazo y luego cómanlo. No debe dejarlo para Satanás, ni debe (luego de comerlo) secar sus manos con una toalla hasta que no haya lamido sus dedos, porque no sabe en qué parte de la comida está la bendición”. [Muslim]
 
Sahl Ibn Abu Hamzah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Cuando uno de ustedes reza debe tener (en frente) una Sutrah (un objeto que es del tamaño de una mano o más alto) para que Satanás no pase por su área de oración mientras está rezando (y así no le susurre durante su oración)”. [Abu Dawud]
 
Abu Hurairah, que Al-lah Esté complacido con él, narró que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Cuando se hace el Adhan para la oración, el demonio escapa hechando ruidosos gases para no escuchar el llamado. Cuando el Adhan se termina, él regresa. Cuando se anuncia el Iqamah, el vuelve la espalda, y cuando se termina, él regresa otra vez a distraer la atención de la persona y hacerla recordar cosas que no tenía en su mente antes de la oración; él le dije: ‘¿Recuerdas esto y esto?’; y así hace que se olvide de cuántas Rak’as ha realizado”.[Bujari y Muslim]
 
Qais Ibn Abu Garazah, que Al-lah Esté complacido con él, narró: “El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, vino a nosotros cuando estábamos trabajando como intermediarios (comisionistas); él nos llamó por un nombre superior a ese, diciendo: “¡Oh, hombres de negocios! El comercio incluye mentir, hablar mal, jurar falsamente y otros males. Es atendido por Satanás, así que rectifíquenlo dando en caridad”. [Bujari y Muslim]
 

Debemos buscar refugio en Al-lah cuando nos enojamos, ya que esto es de Satanás. Sulaimán Ibn Surd, que Al-lah Esté complacido con él, reportó: “Estaba sentado con el mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, cuando dos hombres empezaron a disputar y maldecirse uno al otro, la cara de uno de ellos se volvió roja y las venas de su cuellos se hincharon (de furia). El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: ‘Conozco una frase, que si él la fuera a pronunciar, haría que su furia se desvaneciera; esa (frase) es: A’udhu bil-lahi mina Shaitanir-rayim (me refugio en Al-lah de Satanás el maldecido)’. Entonces ellos (los compañeros) le dijeron al hombre: ‘El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, te está diciendo que pronuncies: Busco refugio en Al-lah de Satanás el maldecido. El hombre replicó: ‘¿Ustedes piensan que soy un demente?’ (él dijo esto porque pensaba que solamente los dementes necesitan hacer esto)”. [Bujari y Muslim]

Related Articles