Un día en la vida de una musulmana (Parte 1)

Un día en la vida de una musulmana (Parte 1)
12462 1293

Las actividades normales y cotidianas se convierten en actos de adoración si se hacen con el fin de complacer a Al-lah. Y las mejores acciones son aquellas que son regulares y constantes. ‘Ai’shah, que Al-lah Esté complacido con ella, narró que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Las obras más amadas para Al-lah son aquellas que se hacen con regularidad, aun si son pequeñas.”[Al Bujari, Muslim] Esto quiere decir que no es necesario que hagamos algo espectacular para que Al-lah nos Recompense, sino lo que hay que hacer es establecer una rutina que incorpore no solamente rezar, sino también leer El Corán, hacer súplicas, recordar a Al-lah, y otras buenas acciones. Esto incrementará la serenidad, la paciencia y el entusiasmo del creyente.

Temprano por la mañana
Este es el primero de una serie de artículos que tienen como fin ilustrar el aspecto espiritual de la vida cotidiana de la musulmana casada:
Despierte por la noche para realizar Tahayyud. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “La mejor oración después de la oración obligatoria es el Tahayyud (oración nocturna).”[Ahmad, Muslim] Lo mejor es realizar dicha oración en el último tercio de la noche, ya que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo:“Al llegar el último tercio de la noche, nuestro Señor, lleno Sea de gloria, Desciende al primer cielo (nuestro universo) y Pregunta: ‘¿Quién Me está suplicando? Pues Escucharé su súplica. ¿Quién Me está pidiendo algo? Pues se lo Concederé. ¿Quién Me está pidiendo perdón? Pues lo Perdonaré.’”[Al Bujari, Muslim] Y es todavía mejor si marido y mujer realizan el Tahayyud juntos, ya que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo:“Cuando el hombre despierta a su mujer en la noche para rezar juntos dos Raka’at, sus nombres son escritos entre los de los hombres y mujeres que recuerdan a Al-lah.”[Abu Dawud] Después de esta oración, uno puede volver a la cama hasta que sea la hora de Al Fayer (oración del alba).
Al despertar en la mañana diga esta súplica: “Al hamdu lil-lahi al-ladhi ahyana ba’dama amatana wa ilaihin-nushur” (Alabado Sea Al-lah, Quien me Ha Devuelto la vida tras haberme dado la muerte, y a Él es el retorno.) [Al Bujari] Uno debe saludar también a los otros miembros del hogar que estén despiertos. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo (dirigiéndose a Anas, que Al-lah Esté complacido con él):“Oh hijo mío, cuando entres a donde se encuentra tu familia salúdalos. Esto es una bendición para ti y para los miembros de tu hogar.”[At-Tirmidhi]
Al vestirse, diga lo siguiente: “Al hamdu lil-lahi al-ladhi kasani hadha ath-thauba wa razaqanihi min gairi haulin min-ni wa la quwaa.”(Alabado Sea Al-lah, Quien me Ha Vestido con esto y me lo Ha Dado sin que yo posea fuerza ni poder para ello.) [Abu Dawud]
Realice la ablución menor o la mayor (excepto las mujeres que tienen la regla o que han dado a luz recientemente).
Súplica para entrar al baño: “Bismil-lahi. Al-lahum-ma in-ni a’udhu bika min al jubthi wal jaba’ith.” (En el nombre de Al-lah. Oh Al-lah, me refugio en Ti del mal y las maldades.) [Abu Dawud]
Asegúrese de usar la mano izquierda para limpiarse luego de haber hecho las necesidades fisiológicas: ‘Ai’shah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, usaba la mano derecha para hacer la ablución y para comer, mientras que la izquierda la usaba para ir al baño y cosas semejantes.[Abu Dawud]
Diga “bismil-lah” (en el nombre de Al-lah) y haga la ablución. Se aconseja usar Miswak (cepillo a base de varitas del arbusto conocido como Arak – arbusto de sal, árbol de (la) mostaza o árbol del arac-) o cepillarse los dientes, si bien no es algo obligatorio durante la ablución. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Si no hubiera pensado que es difícil para mis seguidores, les habría ordenado que se lavasen los dientes con Miswak antes de cada oración.” [Al Bujari, Muslim]
Súplica al terminar la ablución: “Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah wahdahu, la sharika lahu wa ash-hadu an-na Muhammadan ‘abduhu wa rasuluhu. Al-lahum-ma, iy’alni min at-tawwabina way’alni min al mutatahhirin” (Testifico que nada ni nadie merece adoración sino Al-lah, Único, sin ningún copartícipe; y testifico que Muhammad es Su siervo y Mensajero. Oh Al-lah, Hazme ser de los que se arrepienten y se purifican continuamente.) [At-Tirmidhi]
Súplica al salir del baño:“Gufranak” (Te pido perdón.) [Abu Dawud]
Ejecución de la oración de Al Fayer: Consiste de dos Raka’at de Sunna y de dos Raka’at obligatorias (excepto si se está menstruando o se ha dado a luz recientemente). Es importante recordar que la oración se debe llevar a cabo en cuanto sea la hora. ‘Abdul-lah, que Al-lah Esté complacido con él, dijo haberle preguntado al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, cuál es la obra más amada de Al-lah, Ensalzado Sea, y él, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le respondió: “La oración realizada a tiempo.”[Al Bujari] Si la mujer está ocupada con otra tarea, debe interrumpirla y realizar su oración. La mujer debe tratar de alcanzar una sumisión sincera al rezar, ya que esto será lo primero por lo que tendrá que rendir cuentas el Día del Juicio. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “Cuando realicéis vuestra oración, hacedlo como si fuese la última; no digáis palabras que tengáis que justificar el Ultimo Día; y no depositéis vuestra esperanza en lo que está en manos del hombre.” [Ahmad]
Una pregunta frecuente es si las mujeres necesitan realizar el Athan y el Iqamah (llamados a la oración) cuando van a dirigir la oración o si van a rezar solas. Esto no es necesario, si bien pueden hacerlo si así lo desean. En cuanto a la forma de realizar la oración, la oración de la mujer no difiere de la del hombre.
Lea el Corán. Las primeras horas de la mañana son a menudo una buena hora para leer el Corán, especialmente si los niños aun están durmiendo y la casa está en silencio. Esto nos permite concentrarnos por completo y obtener mayor beneficio. El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo: “La recitación del Corán al amanecer siempre tiene testigos: es atestiguada por los ángeles nocturnos y los diurnos.”[At-Tirmidhi] Si el cónyuge se encuentra disponible, este sería el momento ideal para fortalecer el matrimonio leyendo juntos el Corán y agradeciendo a Al-lah por Sus bendiciones. La cuestión de que las mujeres toquen el Corán cuando tienen su periodo es discutida a menudo. La mayoría de los sabios opinan que la mujer no debe tocar el Corán en esos días. A pesar de esto, puede recitar de memoria o escuchar cintas si teme que pueda olvidar el Corán. Esto debería ser un incentivo para memorizar partes grandes del Corán, lo cual podemos hacer durante las primeras horas de la mañana.
Trabaje en algún proyecto que sea de beneficio para la comunidad musulmana. Antes de que los hijos despierten y después de leer el Corán, es buena hora para dedicar nuestra energía a algún proyecto de interés en el que participemos. Esto podría incluir actividades tales como adquirir más conocimientos islámicos a través de la lectura o de oír cintas, escribir artículos, prepararse para grupos de discusión, desarrollar algún programa (como círculos de discusión infantiles,  programas de asesoramiento islámico, etc.), mantenerse en contacto con otras hermanas a través de correo electrónico, proyectos de servicio social, etc. Hay muchas oportunidades para que las hermanas se beneficien a sí mismas (al obtener la recompensa de Al-lah) y a la comunidad.
Media mañana y antes del mediodía
Prepare un desayuno saludable para su familia. Es importante recordar que el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, solía ingerir alimentos muy saludables, tales como dátiles, pepinos, pan, carne y leche. Mucha de la comida chatarra que tenemos hoy en día obviamente no existía aun durante los tiempos del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam. Es mejor evitar alimentos procesados y usar artículos naturales. Al-lah Sabe qué es lo mejor para Su creación y nos Provee de todo lo que necesitamos. Debemos satisfacer las necesidades físicas de nuestros hijos de la mejor manera. La higiene es otro elemento importante de la fe islámica y se debe observar en todas las cuestiones, especialmente en la preparación de alimentos y a la hora de comer.
Súplica antes de comer: “Oh Al-lah. Bendice lo que nos Has Obsequiado y Sálvanos del tormento del Infierno. En el nombre de Al-lah.”El Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, le dijo a un niño que asistió a una comida con él: “Menciona el nombre de Al-lah; come con la mano derecha y come de lo que tengas más cercano a ti.”[Al Bujari] Durante la comida, dedique algo de tiempo a conversar, ya que esto fue recomendado por el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam.
Súplica al terminar de comer. “Al hamdu lil-lahil-ladhi at’amana was-saqana wa ya’alna min al muslimin.” (Alabado Sea Al-lah, Quien nos Dio de comer y beber y nos hizo musulmanes.) [Abu Dawud, At-Tirmidhi] Es importante recordar que no debemos comer demasiado, puesto que esto es malo para la salud tanto por razones físicas como espirituales. El Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, dijo:“El hijo de Adán no llena un recipiente más desagradable ante Al-lah que su propio estómago. Unos cuantos bocados deberían ser suficientes para que conserve su energía. Si ha de llenarlo, entonces debe hacerlo de manera ligera: un tercio con comida, otro con bebida, y el ultimo debe permanecer vacío para que pueda respirar fácilmente.” [At-Tirmidhi] Comer en exceso puede provocar pereza y letargo, haciendo que los actos de adoración parezcan pesados e invitándonos a posponerlos o no llevarlos a cabo.
Pase tiempo de calidad con sus hijos. Los niños más grandes deben ir a la escuela, mientras que los más pequeños necesitan la atención de la madre. Educar a los hijos es la tarea más importante y honorable de la mujer. Es esencial hacer espacio en nuestro día lleno de actividades para pasar tiempo de calidad con los hijos . Esto debe tener prioridad sobre los quehaceres domésticos y otras actividades, si bien no debe interferir con los actos obligatorios de adoración. El tiempo de calidad puede incluir actividades tales como leer libros relativos al Islam, enseñar  la lengua árabe, leer juntos el Corán, jugar, ir al parque, y muchas más. Se debe enfatizar el desarrollo espiritual, intelectual, emocional y físico del niño.
Llevar a cabo dichas actividades en la mañana hará que los niños se sientan contentos jugando solos más tarde, dejando a la madre tiempo libre para otras actividades.

Ejecute la oración de Ad-Duha (oración de media mañana). Abu Huraira, que Al-lah Esté complacido con él, narró: “Mi amigo (el Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam) me aconsejó observar tres cosas y no abandonarlas hasta la muerte: ayunar tres días al mes, rezar dos Raka’at de Ad-Duha, y rezar la oración de Al Witer antes de irme a dormir.” [Al Bujari, Muslim] Esta es una de las Sunnas del Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, que ha sido olvidada y que debe ser recuperada. Debemos rezar dos o más Raka’at en algún momento entre la salida del sol y antes del mediodía. La hora preferida es cuando hace mucho calor, lo cual ocurre normalmente justo antes del mediodía. La madre tiene una oportunidad maravillosa de revivir esta Sunna inculcándosela a sus hijos desde temprana edad. ¡Qué tenga una mañana llena de paz y bendiciones!

Related Articles