El uso del internet para difundir el Islam (Parte III)

El uso del internet para difundir el Islam (Parte III)
  • Fecha de publicación:01/08/2010
  • Sección:Da‘wah
  • Valorar:
1880 834

Es triste ver que cuando un investigador observa alguna de las bibliotecas internacionales disponibles en internet para encontrar información y referencias respecto a cualquier tipo de datos que necesite, encuentra lo que está buscando por medio de índices ordenados de manera muy precisa; sin embargo, nosotros, como musulmanes, no tenemos una simple biblioteca sobre el Islam en internet que pueda servir como una enciclopedia para que los investigadores encuentren cualquier dato que necesiten sobre el Islam, lo guarden el su computador personal y lo impriman. ¿Acaso no somos quienes tenemos un sistema superior de vida? ¿Acaso no somos nosotros a quienes se refiere Al-lah cuando Dice (lo que se interpreta en español) {...porque si sois creyentes seréis vosotros quienes triunfen.} [Corán 3:139]? Si somos quienes estamos en la verdad y nuestra religión es superior, entonces debemos establecer de manera realista esta superioridad. Si no somos capaces de vencer a los infieles por medio de las armas, entonces lo menos que podemos hacer es conquistarlos difundiendo esta religión a través del internet.
 
Cando echamos un vistazo a algunas de las estaciones de radio internacionales, encontramos a algunas que difunden el cristianismo día y noche y falsas declaraciones como que Al-lah es uno de tres (el concepto de la trinidad) y que Al-lah es Jesús el hijo de María, o que él es el hijo de Al-lah. Ellos utilizan recursos titánicos para transmitir esa información engañosa al mundo. Por otro lado, nosotros, los musulmanes, no hacemos ningún esfuerzo para propagar nuestra fe, ni siquiera entre la gente que está a nuestro alrededor, como los chóferes, las empleadas domésticas, etc. De hecho, este es un gran error sobre el que Al-lah nos Pedirá cuentas.
 
Debemos hacer todos los esfuerzos posibles y utilizar todos los medios a nuestro alcance para enseñar nuestra religión y difundirla, porque Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad…}[Corán 3:110]
¿Por qué somos nosotros la mejor nación? Al-lah nos Da otro verso en el mismo capítulo, donde Dice (lo que se interpreta en español): {Que haya entre vosotros quienes convoquen al bien…}[Corán 3:104]
¿Estamos invitando a la gente al bien? ¿Dónde están nuestros buscadores del conocimiento? ¿Qué pasó con el deber de transmitir el mensaje de Al-lah? ¿Qué pasó con el deber de transmitirlo en nombre del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam? Cualquiera puede transmitir lo que conoce sobre el Islam; no estamos sugiriendo que la gente sin conocimiento debe cargar con la responsabilidad de difundir el Islam, pero la persona puede conocer algo y transmitirlo a otros. ¿Qué esfuerzos estamos realizando para transmitir el Islam?
 
Los incrédulos están trabajando día y noche, al igual que los innovadores que esparcen su ideología de que Al-lah es la suma total de todo en el universo –y por lo tanto, incluso los cerdos contienen a Al-lah–; Alabado y Glorificado sea Al-lah, Él Está por encima de lo que ellos sostienen. Estas sectas tienen muchos sitios en internet traducidos a varios idiomas. Algunos de sus sitios contienen una clara incredulidad. Por otro lado, los musulmanes, que somos los seguidores del monoteísmo, hemos quedado rezagados en este sentido. Existen sitios web para todas las diferentes sectas desviadas, como la de los Isma’ilis, Qadianis (quienes sostienen que Ghulam Ahmad Mirza Qadian fue un profeta después de Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam), Baha’is y los adoradores de Satanás. Cuando uno busca la palabra “Islam” con los principales motores de búsqueda en internet, uno de los primeros sitios que salen en la lista es el de La Nación del Islam, de Louis Farrakhan, el grupo que ha destruido la imagen del Islam. Además, aparecerán en la lista sitios web que invitan a cometer pecados graves, como el suicidio.
 
Debemos presentar el Islam puro a la humanidad –el Islam que está basado en el Corán y la Sunnah, con el entendimiento de nuestros virtuosos Salaf, que Al-lah Esté complacido con todos ellos. Debemos presentarlo en lugar de los racionalistas equivocados que dicen ser intelectuales y tergiversan los textos del Corán y la Sunnah para así satisfacer sus deseos y complacer a los incrédulos, algunos incluso rechazan los textos de la Sunnah. Existen otros entre ellos que sostienen que los judíos y los cristianos son nuestros hermanos, y que está permitido intercambiar regalos con ellos durante sus celebraciones religiosas. Emiten extrañas Fatwas para así complacer a los incrédulos; hacen declaraciones bajo presión, tales como que está permitido para las mujeres hacerse cargo de los ministerios y el poder judicial, rechazando de ese modo las palabras del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, en el libro del Imam Al Bujari, que Al-lah lo Perdone, donde dice: “Nunca tendrá éxito un grupo de personas si dejan a una mujer a cargo de sus asuntos”. Esta gente esparce su basura y sus leyes islámicas que difunden el desvío por medio de sitios web, así como lo hacen en algunos de los canales satelitales de televisión.
 
Desvío tras desvío, ¿dónde está el Yihad por medio de la lengua? Debemos difundir la verdadera creencia y fe, debemos difundir el entendimiento puro del Islam de acuerdo a como fue comprendido por nuestro virtuosos Salaf, que Al-lah Esté complacido con todos ellos, debemos difundir el verdadero Islam en lugar de lo que están haciendo estas personas desviadas que esparcen su falsedad en nombre del Islam, y que cobran millones por sus sitios web a fin de que ellos mismos puedan publicar y transmitir su basura.

Existen diferentes tipos de Yihad que los musulmanes pueden realizar. Establecer sitios web para difundir el Islam y llamar a los incrédulos hacia el Islam, que les den la oportunidad de hacer preguntas y obtener respuestas, es una obligación que debemos cumplir. También, es una obligación llamar a los musulmanes hacia el Islam cuando se desvían al vivir en países no musulmanes, dejándose absorber por las sociedades occidentales y convirtiéndose así en musulmanes solo de nombre, junto con sus hijos. Esta gente necesita ayuda e instrucción, y la experiencia ha demostrado que el método de difundir el Islam por medio del internet da muy buenos resultados.

Related Articles