Formas beneficiosas de reflexionar sobre el Corán

Formas beneficiosas de reflexionar sobre el Corán
2109 599

Dice Al-lah (lo que se interpreta en español): {Éste es el Libro bendito [el Sagrado Corán] que te revelamos [¡Oh, Muhammad!] para que mediten sobre sus preceptos, y recapaciten los dotados de intelecto.} [Corán 38:29]

Reflexionar sobre el Corán es una de las razones detrás de su revelación; este es el camino para comprender sus reglamentos y descubrir sus objetivos y significados. El Corán no será entendido apropiadamente, ni sus objetivos serán alcanzados si no nos detenemos en cada verso y reflexionamos sobre él para descubrir los significados y la sabiduría que contiene.
Todas las alabanzas son para Al-lah, porque aún vemos muchos musulmanes recitando el Corán día y noche, lo cual es bueno; sin embargo, muchos de ellos recitarlo sin la debida meditación o entendimiento. De esta forma la gente se extravía del objetivo principal por el cual fue revelado: aplicar sus reglamentos, adherirse a sus mandatos y abstenerse de sus prohibiciones.
En un intento por aplicar de manera práctica las palabras de Al-lah (que se interpretan en español): {Y exhorta [a los hombres con el Corán] que quienes crean reflexionarán y se beneficiarán.} [Corán 51:55], designamos este artículo a abordar algunos aspectos importantes por medio de los cuales una persona puede reflexionar sobre el Sagrado Corán y así comprenderlo de forma apropiada.
Una de tales formas es tener conocimiento de la lengua árabe y sus métodos de expresión. El Corán fue revelado en árabe, y solo puede ser comprendido de acuerdo a los reglamentos de este idioma, y todos los eruditos otorgan gran importancia a aprender el idioma árabe y animan a sus estudiantes a aprenderlo. Quien no conoce las reglas del idioma puede fácilmente malinterpretar las siguientes palabras de Al-lah (que se interpretan en español): {Y pregunta en la ciudad donde estuvimos y a la caravana con la cual vinimos, pues nosotros decimos la verdad.} [Corán 12:82], y no será capaz de distinguir el énfasis en la adoración exclusiva a Al-lah que encierra la palabra “I-iaka” en el dicho de de Al-lah: {I-iaka na’budu wa i-iaka nasta’in}, que se interpretan en español: {Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda} [Corán 1:5], etc.
Debe señalarse que no se trata de que todo el que recite el Corán debe ser un experto en gramática, sino que todo lo que se necesita es obtener el conocimiento y dominio suficiente del idioma, con el cual se pueda comprender el Libro de Al-lah y reflexionar sobre él.
Una práctica importante que puede ayudar a una persona a reflexionar sobre el Corán, es estudiar la biografía del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam. Debemos saber que él, sallallahu ‘alaihi wa sallam, fue el verdadero intérprete del Corán, y de que todos sus modales se derivaron del Corán. También debemos saber que él, sallallahu ‘alaihi wa sallam, fue prácticamente el Corán caminando sobre la tierra, en el sentido de que aclaró los versos que fueron revelados en términos generales y aquellos que pudieron haber sonado confusos. El saber todo esto hace que el musulmán se dé cuenta de que, para poder ser capaz de reflexionar de forma apropiada sobre el Corán, debe remitirse a la biografía del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y a la Sunnah auténtica.
Al conocer el contexto histórico en el cual versos específicos del Corán fueron revelados, se incrementa la comprensión del lector, debido a que muchos versos fueron revelados refiriéndose a un incidente determinado.
Si no se conoce la razón para su revelación y lo que vino a indicar, uno podría leer un verso pero no comprender en realidad lo que pretende enseñar. Por ejemplo, las siguientes palabras de Al-lah que dicen (lo que se interpreta en español): {No os desaniméis ni os entristezcáis, porque si sois creyentes seréis vosotros quienes triunfen. Si sufrís una herida, sabed que ellos también han sufrido una herida semejante.} [Corán 3:139-140] Estas palabras estaban dirigidas a los Compañeros, que Al-lah Esté complacido con todos ellos, durante la batalla de Uhud, en la cual sufrieron pérdidas de vidas luchando contra los enemigos incrédulos. Ellos se unieron para luchar con más ahínco por el recordatorio de Al-lah de que anteriormente ellos habían causado un daño similar sobre esos enemigos durante la anterior batalla de Bader.
Otro factor útil a la hora de reflexionar y comprender el Libro de Al-lah, es referirse a los libros confiables de interpretación del Corán, y leer lo que los eruditos del Islam han dicho. Dichos libros contienen muchas de las interpretaciones de los Salaf, ya sean declaraciones de los compañeros, que Al-lah Esté complacido con todos ellos, o de aquellos que después de ellos, que Al-lah Tenga misericordia de ellos. Algunos de estos libros de Tafsir (interpretación) son: el de At-Tabari, el de Al Qurtubi, el de Ibn Kazir, y otros, que Al-lah Tenga misericordia de ellos. Leer estas fuentes ayuna a la persona que lee el Corán a reflexionar sobre los versos y comprenderlos mejor.
Recitar el Corán activamente, mientras se piensa en lo que se está leyendo es algo muy recalcado en el Corán, y esto ayuda a reflexionar. Dice Al-laj (lo que se interpreta en español): {Diles [¡Oh, Muhammad!]: Ciertamente os exhorto a que hagáis una cosa [para que se evidencie la Verdad]: Poneos ante Al-lah de dos en dos, o solos, y reflexionad…} [Corán 34: 46] Esto ayuda al lector a comprender mejor el Corán.
Otra regla importante sobre reflexionar en el Corán, es aplicarlo a la realidad. En resumen, esto significa que el Corán no fue revelado solo para un cierto periodo o un lugar en específico, sino que es aplicable a todos los tiempos y lugares. Podemos comprender mejor el Corán y sentirlo vivo cuando lo aplicamos a la realidad y a los asuntos de la nación islámica. Por ejemplo, cada era tiene sus propios incrédulos e hipócritas, y cada era tiene sus propios “faraones” y opresores.
Un grave error en este sentido es aplicar los versos a aquellos a quienes no están dirigidos, como aplicar los versos sobre los hipócritas a los creyentes, o los versos sobre la gente piadosa a los incrédulos, ya que esto lleva a un claro y serio desvío.
Para concluir, nos gustaría recordar al lector la siguiente narración profética transmitida por Abu Huraira, que Al-lah Esté complacido con él, quien dijo que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “La tranquilidad descenderá sobre todo grupo de personas que se reúnan en una de las Casas de Al-lah para recitar y estudiar el Corán, la misericordia los envolverá, los ángeles los rodearán y Al-lah los Mencionará a aquellos (los ángeles) que están próximos a Él”. [Muslim] Observa cómo la narración conecta la recitación y el estudio, y hace de esto una precondición para las cuatro magníficas virtudes que deben ser alcanzadas.
Quizás la razón para la actual situación de los musulmanes es que leemos el Libro de Al-lah pero no reflexionamos sobre él, y por tanto nuestra aplicación coincide con nuestro grado de reflexión, lo cual nos lleva a la situación en que estamos.
 
 

Related Articles

Artículo más visitado

El Corán y Ramadán

Cómo mejorar tu relación con el Corán

Se recomienda a todo creyente, hombre y mujer, recitar el Libro de Al-lah, el Sagrado Corán, a menudo, con la meditación y comprensión debidas. Esto se puede hacer usando una copia...más