Dar regalos en el Islam

Dar regalos en el Islam
11979 2088

Dar regalos es una de las buenas costumbres que mantiene y fortalece las relaciones entre la persona que da y la que recibe. Este es uno de los actos que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos recomendó hacer. Al Bujari, que Al-lah lo Perdone, narró que ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, dijo: “El Mensajero de Al-lah solía aceptar regalos y recompensaba a la gente por darlos”. La frase “recompensaba a la gente por darlos”, significa que daba a quien regalaba (algún tiempo después) algo de, por lo menos, igual valor.

Este hadiz indica que aceptar regalos y luego darle a la persona algo de igual valor (o más) es hacer como hacía el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam.
El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, disfrutaba devolver los favores, ya que dijo en una narración auténtica: “A quien les haga un favor, respóndale de manera similar; y si no pueden encontrar los medios para hacer eso, entonces manténganse rezando por esa persona hasta que consideren que le han respondido de manera similar”. [Abu Dawud]
“A quien les haga un favor” significa quien te trata con bondad en palabras o acciones o regalándote algo.
“Respóndanle de manera similar” significa tratar a esa persona con bondad, así como ella te trató con bondad.
“Si no pueden encontrar los medios para hacerlo” significa si no tienes el dinero.
“Hasta que consideren que le han respondido de manera similar” significa suplicar repetidamente por esa persona, hasta sentir que se la ha recompensado como se merece.
Una de las súplicas que uno puede decir es “Yazaka Al-lahu Jairan” (que Al-lah te Recompense con el bien). At-Tirmidhi, que Al-lah lo Perdone, narró que Usama ibn Zaid, que Al-lah Esté complacido con él, dijo: “El Mensajeo de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: ‘Quien recibe un favor (de alguien) y dice Yazaka Al-lahu Jairan ha hecho todo lo posible por agradecerle’”. [At-Tirmidhi]
“Ha hecho todo lo posible por agradecerle” significa que ha hecho lo posible para expresar su gratitud, porque ha reconocido su negligencia y que no es capaz de recompensar y agradecer lo suficiente a esa persona; por lo tanto, refiere el asunto a Al-lah, para recompensarla de la mejor manera. Se dice que: “Si no eres capaz de responderle de manera similar, entonces habla mucho agradeciendo y suplicando por esa persona”. [Tuhfat Al-Ahwazi]
Se hizo una pregunta similar al Comité Permanente (una autoridad suprema judicial islámica en Arabia Saudita), y respondió como sigue:
“No hay nada de malo con aceptar esto (una cantidad de dinero como regalo), sin que tú (el receptor) lo desees, y puedes responder de la misma manera si eres capaz de hacerlo, con un regalo apropiado, o puedes suplicar por él, porque el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: ‘A quien les haga un favor, respóndale de manera similar; y si no pueden encontrar los medios para hacer eso, entonces manténganse rezando por esa persona hasta que consideren que le han respondido de manera similar’. [Fatawa Al-Laynah Ad-Da’imah]
Diferencia entre una caridad y un regalo
La caridad es dar a los pobres y necesitados para satisfacer sus necesidades, y se hace con la intención de buscar la complacencia de Al-lah. Su intención no está limitada a una persona específica, sino que es dada a cualquier pobre o necesitado.
Por otro lado, un regalo no se da necesariamente a una persona pobre, sino que puede ser dado a alguien rico o a alguien pobre; la intención es demostrar amistad y honrar al receptor.
Ambos –la caridad y los regalos– son buenas obras por las cuales la persona será recompensada (y complacen a su Señor); pero, ¿cuál es mejor?
Ibn Taimiah, que Al-lah lo Perdone, sostuvo que la Sadaqah (caridad) es la que es dada por la causa de Al-lah como un acto de adoración, sin la intención de darla a una persona específica y sin buscar nada a cambio, sino que es dada por causas benéficas, como a ayudar a los necesitados. Un regalo es dado con la intención de honrar a una persona específica, ya sea porque el receptor es un amigo a quien amas o porque quieres algo a cambio.
El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, solía aceptar regalos y recompensaba a la gente por ellos, de manera que nadie pudiera reclamarle algún favor; pero no aceptaba las “sobras” que la gente daba para purificarse de sus pecados, él no aceptaba caridad por esta y otras razones.
Una vez comprendido esto, la caridad es mejor; pero existe un sentido en el que un regalo es mejor que la caridad, como haber dado un regalo al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, durante su vida por amor a él. También, los regalos que una persona da a su familiar para así mantener los lazos de parentesco o a un hermano en el Islam pueden ser mejores que la caridad.
Basados en esto, regalar a uno de tus familiares puede ser mejor que dar en caridad, porque es más adecuado mantener los lazos de parentesco. Lo mismo se puede aplicar si das un regalo a un amigo, porque eso fortalecerá los lazos de amor entre ustedes. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Intercambien regalos, ya que eso hará que el amor entre ustedes se incremente”. [Bujari]
Lo que este hadiz significa es que dar regalos puede generar el amor e incrementarlo.

Para resumir, dar regalos vs. dar caridad depende de la situación; pero, en principio, gastar en caridad tiene preferencia.

Related Articles