Protegiendo a nuestros niños del abuso sexual

Protegiendo a nuestros niños del abuso sexual
5318 1691

Los musulmanes, ya sea que vivan en países musulmanes o no, necesitan saber cómo proteger a sus hijos del abuso sexual. El abuso sexual (en general) está desenfrenado. Por supuesto, las estadísticas de los países occidentales/europeos están creciendo a un ritmo alarmante. Una de cada tres niñas y uno de cada seis niños será víctima de abuso sexual antes de los 18 años.

La mayoría de las personas piensan que la prevención del abuso sexual significa que se tiene que hablar con los niños acerca del mismo. Pero este no es el caso. La clave está en enseñar al niño a sentirse seguro de que puede confiar en su instinto de lo que constituye un toque cómodo o incómodo. Además, enseñar al niño a ponerse firmes ante los adultos y decir “no” si ellos han pasado los límites del Islam, e instruirlos a hablar con un miembro de la familia de confianza sobre lo que ha pasado para que no internalicen el abuso.
Además, el niño necesita distinguir entre lo que es un secreto apropiado y uno inapropiado. Es esencial, para poder ayudar al niño, que conozca la diferencia entre un secreto bueno y un secreto malo. No hay nada hablado sobre abuso sexual o sobre partes genitales específicas del cuerpo. No importa dónde vivas, tienes que enseñar a tus hijos sobre este tema. Es una responsabilidad que tenemos como padres musulmanes el abordar este tema. Nunca sabemos cuándo puede ocurrir algo así, y simplemente decir “esto no le sucederá a mi hijo”, no es suficiente.
Ya que estamos criando a nuestros hijos en un mundo donde las cosas se están volviendo más y más perversas como se observa en la televisión, el internet, etc., es imperativo que ellos sepan lo que sucede allá afuera. Enterrar nuestras cabezas en la arena como un avestruz no es la respuesta. Nada se va solo con el viento. Necesitamos abordar cada enfermedad social que existe. Además, tenemos la responsabilidad de por lo menos enseñar a nuestros hijos a confiar en su instinto natural y saber que Al-lah les Ha Dado derechos sobre su cuerpo.
Los niños que han sido advertidos sobre el abuso sexual (sin decirlo así) tienen un plan a seguir en caso de que esto ocurra. Esos niños que tienen la información y un plan serán capaces de, con el permiso de Al-lah, evitar este abuso y/o por lo menos hablar de lo que está pasando.
Como padres, tenemos que enseñar a nuestros hijos: cómo utilizar la electricidad, cómo cruzar la calle, etc., no es difícil hacer lo mismo con la prevención del abuso sexual. Por supuesto, una de las razones por las que debemos enseñar a nuestros niños sobre esta área es porque tenemos que contraatacar el tema que les hemos enseñado sobre respetar a los adultos y obedecer sus órdenes. En el Islam, hemos trabajado muy duro sobre este tema, pero los niños necesitan saber que existen tiempos en los que tienen que decir “no”. El Islam ha sentado los lineamientos respecto a nuestra modestia y nuestras partes privadas.
La mayoría de los delincuentes no abusa niños cuando hay gente en los alrededores. Primero (como cualquier otro depredador), ellos acechan a su presa. Intentan establecer un vínculo con ellos, ven si pueden guardar un secreto, si serán cooperadores, etc.
Por lo generar, los niños no necesitan ser instruidos sobre lo que es incómodo, pero después de años en que los padres están forzando a los niños (siendo que ellos no están cómodos) a ser besados, abrazados, agarrados, a que les hagan cosquillas y sean alzados por personas que a ellos no les gustan o que no conocen, comienzan a reprimir ese instinto natural. Lo que les hemos estado enseñando con eso es: “Debes compartir tu cuerpo con todo el mundo porque tienes que respetar a tus mayores; si no lo haces, serás un/a niño/a irrespetuoso/a”. Sé que esto es más fácil de decir que de hacer porque tenemos que enseñar a nuestros hijos el respeto, etc.; pero, al mismo tiempo, no debemos desensibilizar sus derechos dados por Al-lah.
Estoy seguro de que cada uno de nosotros puede repasar su vida y recordar a alguien que nos hizo dar “escalofríos”. No estamos seguros por qué, pero algo dentro de nosotros estaba gritando “vete, algo está mal”. Incluso como adultos podemos dar un simple apretón de manos y querer alejarnos de esa persona. Pero, debido a que se les ha enseñado a los niños que todos los mayores merecen respeto, esto es confuso y causa temor a un niño obediente. Entonces, ¿qué se supone que debe hacer una niña si un tío abusivo comienza a tocarla de forma indebida?
La mayoría de las niñas mostrarán al adulto que se sienten incómodas, y si pone alguna resistencia será amenazada, sobornada, dejándola confusa e insegura de sí misma. Pero, como musulmanes está claro dónde comienzan y dónde terminan nuestras áreas privadas. Ninguna otra religión, en todo el mundo, habla de esto tan claramente. La protección de nuestros hijos viene de las órdenes de Al-lah, y ellos tienen el derecho a ser protegidos y fortalecidos por estos reglamentos.
Nuestro trabajo consiste en validar los sentimientos naturales de nuestros hijos de sentirse incómodos y sus señales de alerta de que algo está mal. Se les debe enseñar que esos sentimientos son reales y que tienen el derecho de hablar cuando los experimenten. Debemos enseñarles cómo comunicar mediante lenguaje corporal y con palabras que tienen el poder en esta situación y pueden actuar asertivamente. Existen tres libros que abordan este tema: 1. Omar habla sobre los secretos; 2. Omar habla sobre: “Este es mi cuerpo” (dirigido con modestia); 3. Omar habla sobre: Las caricias. Estos libros enseñan a los niños que ellos como niños tienen derechos y que ciertas clases de toques son malos, y que tienen el derecho a resistirse. Todos los libros están hechos en un contexto islámico con muchos dibujos para poder llegar a los sentimientos naturales que un niño tiene en esta área. Esta validación es muy importante.

El Profeta Muhammd, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Existen más de 70 ramas del Iman (fe). La más importante es la declaración de que no existe dios excepto Al-lah, y la última de ellas es remover un estorbo del camino. Y la modestia es parte del Iman”. [Muslim]

Related Articles

Artículo más visitado

Mujer & Familia

La vida de casados, entre la extravagancia y la tacañería

A continuación mostraremos algunas frases escuchadas a menudo de un esposo respecto al otro: “Mi esposo es tacaño”; “mi esposo no me compra lo que necesito”; “mi...más