Lecciones de la emigración a Abisinia (Parte 1)

Lecciones de la emigración a Abisinia (Parte 1)
1051 503

 

Lecciones, moralejas y beneficios:
 
La firmeza de los creyentes en su creencia, después de sufrir distintos tipos de tortura y persecución por parte de los malos y los desviados, se considera una evidencia de la veracidad de su fe, su dedicación a sus creencias y la elevación de sus almas y sus espíritus; pues ven que lo que disfrutan de conciencia tranquila, seguridad del alma y de la mente y su esperanza de que Al-lah, Glorificado Sea, Esté complacido con ellos es mucho mayor que lo que sus cuerpos sufren de tortura, privación y opresión; porque a los creyentes y los divulgadores sinceros siempre los dominan sus espíritus y no sus cuerpos; por eso, se apresuran para responder a las peticiones de sus espíritus, sin tomar en consideración lo que requieren sus cuerpos de descanso, satisfacción y gozo; así, los llamados a la Guía logran la victoria y las naciones se liberan de la oscuridad y la ignorancia.
Es digno de mencionar, en cuanto a esta gran Hiyrah (la emigración del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam), la compasión y la misericordia del Noble Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hacia sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, y su afán por buscar lo que les dé seguridad y tranquilidad. Por eso, les propuso que fueran al rey justo, bajo cuyo reino no se oprimía a nadie; y la realidad era como lo que el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo. Así los musulmanes que emigraron a Abisinia, tuvieron seguridad respecto a su religión y disfrutaron de la mejor residencia. El Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es quien los dirigió hacia Abisinia, y es quien eligió el lugar seguro para su comunidad y su Da‘wah, para protegerla de ser aniquilada, y eso, se considera parte de la educación profética a los líderes de los musulmanes en todas las eras. Estos deben planificar con prudencia y perspicacia a largo plazo para que se proteja Ad-Da‘wah y los divulgadores, buscando tierra segura para que funcione como capital sustitutiva de Ad-Da‘wah, y centro de su divulgación en el caso de que el centro principal se exponga a un peligro o sufra un ataque. Y es que los divulgadores son la riqueza verdadera, y todos los esfuerzos se deben realizar para protegerlos y defenderlos, sin ninguna negligencia en cuanto a su vida y su seguridad.
La emigración hacia Abisinia tuvo muchos objetivos; por eso, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, eligió tipos específicos de personas para alcanzarlos. Entre los mismos estaba el explicar la cuestión del Islam y la naturaleza de la oposición de Quraish, convencer a la opinión pública de la justicia de la posición islámica. Por consiguiente; los nobles de entre los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, fueron quienes emigraron al principio; luego, los demás les siguieron, y Ya‘far, que Al-lah esté complacido con él, se encargó de cumplir con esa responsabilidad.
La presencia de Ya‘far, que Al-lah esté complacido con él, el primo paterno del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, ‘Uzman, su yerno y Ruqaiah su hija, que Al-lah esté complacido con todos ellos, encabezando el grupo de los Muhayirun, indica profundamente que los más cercanos al líder, de su familia y sus parientes, deben adelantarse para llevar la responsabilidad de los peligros. El actuar de manera contraria protegiendo a los cercanos y exigiendo a los demás que se arriesguen, contradice claramente la forma de actuar del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam.
Está permitido salir dejando la patria- aunque la patria sea la Meca con su gran mérito- si la salida es para conservar la religión, aunque el otro país no sea islámico; pues la gente de Abisinia era cristiana, tal y como menciona el Hadiz de Umm Salamah, que Al-lah esté complacido con ella, ya mencionado. Ellos reciben el nombre de Al Muhayirun; quienes realizaron Al Hiyrah dos veces (una a Abisinia y otra a Medina); quienes se enorgullecían por ser los primeros que aceptaron el Islam. Al-lah, Dice (lo que se interpreta así en español):{Al-lah Se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], con aquellos que les socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras]}[Corán 9:100]
Fue mencionado en los Tafsires que son los que asistieron al Pacto de Ar-Ridwan. Mira cómo Al-lah, los Ha Elogiado por esta emigración, aunque salieron de la Meca dirigiéndose a uno de los países de Al Kufr (la incredulidad) para proteger su religión, esperando que pudieran adorar a Al-lah y recordarlo a Él, estando seguros y tranquilos. Ciertamente este juicio se considera un juicio permanente mientras lo reprobable se encuentra a menudo y domina un país, y mientras el creyente sufre el daño a causa de adherirse a la verdad, y permanece válido ese juicio mientras se ve lo falso oprimiendo a la verdad, esperando que en cualquier otro país se deje que el hombre pueda tener libertad al practicar su religión y adorar a su Señor; pues en tal caso, el creyente debe salir, y este tipo de emigración no se termina hasta el Día del la Levantamiento. Al-lah Dice (lo que se interpreta así en español): {A Al-lah pertenece tanto el oriente como el occidente, y dondequiera que dirijáis vuestros rostros, allí está el de Al-lah [Quien os Observa]. Al-lah Es Vasto, Omnisciente}[Corán 2:115]
Está permitido que los musulmanes estén bajo la protección de los no musulmanes, si hay necesidad; sea el protector de la gente del Libro, como An-Nayashi, pues era cristiano en aquel tiempo y luego, abrazó el Islam; o asociador, como los protectores quienes protegían a los musulmanes que volvieron de Abisinia; como Abu Talib, el tío paterno del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y Al Mut‘im ibn ‘Adi, que el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, entró en la Meca bajo su protección cuando volvió de At-Ta’if.
Pero, hay condiciones axiomáticas que exigen que esta protección no conduzca a hacer daño a Ad-Da‘wah islámica, ni cambie nada de los juicios de la religión, ni se calle ante el acto de cometer las prohibiciones. Así pues; si conduce a esto, entonces no está permitido que el musulmán se quede bajo esta protección; la prueba sobre esto es el acto del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, cuando Abu Talib le pidió que se conservara a sí mismo y no cargase con lo que no puede soportar; y que no maldijera a los ídolos de los idolatras; entonces, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se preparó a sí mismo para dejar la protección de su tío paterno, rechazando callarse y omitir lo que debía declarar y aclarar.
 
La elección del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, a Abisinia como un lugar para emigrar, indica un punto estratégico muy importante, es que el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, tenia información sobre los países y los reinos que estaban alrededor de él, pues sabía cuál era un buen país y cuál no, quién era justo y quién no; algo que lo ayudó a elegir una residencia segura para sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos. El líder de Ad-Da‘wah debe ser así, debe saber todo lo que ocurre alrededor de él en cuanto a los estados de las naciones y los gobiernos.
La conciencia sobre la seguridad exhibida por los primeros musulmanes durante la primera emigración a Abisinia, claramente ejemplificada en la manera que abandonaron la Meca a ocultas y en secreto para que los Quraish no se frustraran sus planes. También, fue realizado por un número pequeño de musulmanes, ya que no fueron más de dieciséis personas, cantidad que no atrajo la atención. Viajaron solos o en pares ya que esto es lo más conveniente asegurando la diligencia en la marcha y una mayor maniobrabilidad en caso de ser atacados por sus perseguidores. Entendemos también que estos emigrantes no hicieron públicas sus intenciones ni preparativos, ya que cuando Quraish se enteró de ellos ya fue muy tarde.
Quraish no se quedó satisfecho con la salida de los musulmanes a Abisinia, y sintió que eso amenazaría sus intereses en el futuro; pues, quizá la comunidad musulmana aumente ahí, y llegue a ser una fuerza peligrosa. Por eso, los asociadores se esforzaron, utilizando los medios disponibles para devolver a los emigrantes; y Quraish empezó a perseguir a los musulmanes para privarlos de esta nueva residencia planificando prudente e inteligentemente, ya que se preparó en la Meca, los regalos se dieron a An-Nayashi y sus patriarcas, se organizó la manera de exponer la situación, el tipo de las palabras que acompañaron los regalos, las cualidades de los embajadores; pues ‘Amr ibn Al ‘As era amigo de An-Nayashi y su sutileza era bien conocida. ¡Cómo necesitamos no subestimar la capacidad de nuestros enemigos, no descuidar sus maquinaciones y reconocerlos como el peligro que representan!
 El plan de Quraish fue realizado perfecta y completamente, pero, fracasó; porque la personalidad de An-Nayashi, que protegía a los musulmanes que emigraron a Abisinia, rechazó entregarles a los musulmanes antes de oír qué tenían que decir en su defensa.

Related Articles