Lecciones de la emigración a Abisinia (Parte 3)

Lecciones de la emigración a Abisinia (Parte 3)
1004 512

 

Así, Quraish  fue vencida en este campo político, moral e informativo ante la resistencia exitosa de los musulmanes, sus pasos y sus maneras prudentes.
La actitud de Ya‘far, que Al-lah esté complacido con él, y sus hermanos fue un ejemplo aplicable del Hadiz del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam: "Quien busca la complacencia de Al-lah sin que le importe la ira de la gente, Al-lah le Basta para que no necesite a la gente; y quien busca la complacencia de la gente sin importarle la ira de Al-lah, Al-lah le Hace necesitar a la gente". [At-Tirmidhi: en su Sunan]
Estos Sahabas, que Al-lah esté complacido con ellos, buscaron la complacencia de Al-lah, el Majestuoso y el Todopoderoso, aunque lo aparente en este caso es que eso condujera a provocar la ira de los cristianos quienes tienen el predominio sobre ellos. Pero, el resultado de esto, es que Al-lah les Subyugó al rey de Abisinia hasta que pronunciara las palabras sinceras que corresponden con la llamada del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, esa verdad que contradijo abiertamente su anterior creencia desviada, sobre la cual se estableció su reino, y la posibilidad de que eso llevara a la revolución por parte de los cristianos fanáticos contra él.
Algunos cristianos tenían creencia correcta, pero la ocultaban, porque los que adaptaban la religión desviada fueron los que dominaban la tierra; y el rey de Abisinia era entre los que tenían creencia correcta, pero estaba ocultando su fe para evitar el daño de su pueblo, y para conservarse a sí mismo y a su reino; y cuando fue puesto a prueba, apareció su fe verdadera para satisfacer a su Señor (Al-lah), aliviar su conciencia y auxiliar al partido de Al-lah, a pesar de todas las consecuencias; así, a causa de esta noble y sincera actitud Al-lah lo elevó entre los hombres.
Entre las lecciones de la emigración de Abisinia está que no hay problema en ignorar algunos juicios del Islam para lograr un beneficio mayor para la comunidad. Ibn Taimiah, que Al-lah le dé Su perdón, dijo confirmando que se puede darle excusas a quien ignora: "Cuando se aumentó el número de Raka‘at (Plural de Rak‘ah) de la oración de Adh-Dhuhr (llegó a ser cuatro Rak‘at) y Al Magrib (tres Rak‘at)- cuando el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, emigró a Medina- los musulmanes quienes estaban lejos de él en la Meca y en la tierra de Abisinia se quedaban rezando dos Raka‘at solamente, y el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, no les ordenó repetir la oración". 
Adh-Dhahabi, que Al-lah le dé Su perdón, dijo: "Nadie se considera pecador sino después de tener el conocimiento y después de proporcionársele la evidencia irrefutable; los nobles de los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, al estar en Abisinia, no se enteraron de lo que se prohibió o se impuso sino después de unos meses, y en este caso ellos estaban excusados por la ignorancia, hasta llegarles la noticia".  
Entre las lecciones de la emigración hacia Abisinia, está el hecho de que los tipos de Al Yihad varían según la necesidad; si la emigración a Medina se considera Yihad, y Al-lah Ha distinguido a sus emigrantes y Ha citado sus méritos, así también los emigrantes hacia Abisinia obtuvieron este mérito, aunque llegaron tarde a Medina para encontrar al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, pues  no le alcanzaron sino después de conquistar Jaibar.
Esto porque había una necesidad de que se queden en Abisinia. Y eso es lo que el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, confirmó a la gente de los ‘dos barcos’ que transportaron a los emigrantes. Fue narrado bajo la autoridad de Abu Musa Al Ash‘ari, que Al-lah esté complacido con él, que dijo: Asma’ bint ‘Umais, que Al-lah esté complacido con ella, una de los que vinieron con nosotros de la emigración de Abisinia, entró en la casa de Hafsah, que Al-lah esté complacido con ella, la esposa del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, para visitarla, así ‘Umar, que Al-lah esté complacido con él, entró mientras que Asma’ estaba ahí. Cuando ‘Umar que Al-lah esté complacido con él, encontró a Asma’ dijo: ¿Quién es esta mujer? Dijo Hafsah: es Asma’ bint ‘Umais. Dijo ‘Umar: ¿Es la mujer de Abisinia, del mar? Asma’ dijo: Sí. Le dijo ‘Umar: Emigramos antes de vosotros, y estamos más cercanos al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, que vosotros. Entonces, Asma’, que Al-lah esté complacido con ella, se enfadó y dijo: No, por Al-lah, estuvisteis con el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y él alimentaba a quien tuvo hambre de vosotros y advertía al ignorante; mientras que nosotros estábamos en tierra de extranjeros (con los que no tenemos relación de parentesco) y éramos odiados (es decir, en la religión, pues la gente Abisinia era cristiana) en Abisinia; por la causa de Al-lah y Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Juro por Al-lah, no como ni bebo nada hasta informarle al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, lo que dijiste, pues sufríamos el daño y el temor. Voy a informarle al Mensajero y preguntarle, por Al-lah, pues no digo mentira, ni engaño y tampoco aumento nada. Cuando ella llegó al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, le dijo: ¡Oh, Profeta de Al-lah! ‘Umar dijo tal y tal. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, Dijo: ¿Qué le dijiste? Ella dijo: le dije tal y tal. Dijo: "No están más cercanos a mí que vosotros, él y sus amigos realizaron una sola emigración, mientras vosotros, la gente del barco, realizasteis dos emigraciones". Asma’, que Al-lah esté complacido con ella, agregó: Luego, Abu Musa y la gente del barco vinieron a mí en grupos para preguntarme sobre este Hadiz, y nada en la vida les hará sentir más felices y honrados que lo que dijo el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. [Al Bujari]  
El principio de la conversión de ‘Amr ibn Al‘As al Islam fue en Abisinia, lo que se considera sin duda una de las consecuencias de la emigración a Abisinia, y una prueba sobre las victorias que Al Muhayirun lograron a favor de Ad-Da‘wah a través de su residencia en Abisinia; aunque muchas narraciones citan que el acercamiento de ‘Amr ibn Al ‘As al Islam empezó a manos del Nayashi, y esa es la opinión más conocida. Según Ibn Hayar, que Al-lah le dé Su perdón, y es una cosa maravillosa; pues es un Sahabí que abrazó el Islam a través de un Tabi‘i (An-Nayashi), según  las palabras de Az-Zurqani, y hay narraciones que indican que ‘Amr, que Al-lah esté complacido con él, abrazó el Islam por medio de Ya‘far, que Al-lah esté complacido con él.
El matrimonio del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, con Umm Habibah, que Al-lah esté complacido con ella, está relacionado con la emigración a Abisinia, casarse con una de las mujeres emigrantes firmes tiene un gran significado; pues se pactó el contrato matrimonial en Abisinia, según las afirmaciones de los libros de Sunnah. Fue narrado bajo la autoridad de Umm Habibah, que Al-lah esté complacido con ella, que ella estaba casada con ‘Abdul-lah ibn Yahsh, y él murió en Abisinia, luego, An-Nayashi la casó a ella con el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dando en representación de él cuatro mil como dote, y luego la envió al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, con Shurahbil ibn Hasanah, que Al-lah esté complacido con él. [Abu Dawud: Sahih] [Al Albani: Sahih]
 
Entendimos de este Hadiz importante que al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se preocupaba por conocer el estado de los emigrados y participaba de su sufrimiento, consolando las almas de los pacientes y valorando la firmeza de ellos. En el caso de las mujeres emigrantes, pues el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, estaba preocupado por su situación, no sólo de Umm Habibah, que Al-lah esté complacido con ella, en cuanto a consolarle, pues lo hizo antes con Sawdah, que Al-lah esté complacido con ella, quien   volvió de Abisinia con su esposo, As-Sakran ibn ‘Amr, a la Meca y su esposo murió, y cuando su ‘Iddah se terminó, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, le pidió su la mano. Le dijo: "Como quieras, Mensajero de Al-lah". Él dijo:Ordena a un hombre de tu familia que realice el casamiento. Así pues; ella ordenó a ibn ‘Amr ibn ‘Abd Shams ibn ‘Abd Wud, y él la casó; así, fue la primera esposa del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, con la que se casó después de Jadiyah, que Al-lah esté complacido con ella.
Estos dos sucesos indican generalmente la razón de la poligamia tal como la puso en práctica el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam; e indican especialmente la preocupación por las mujeres quienes luchan por la causa de Al-lah. Además, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, quería, de este matrimonio con Umm Habibah, aliviar generalmente la enemistad de Banu Umaiah contra el Islam, su Profeta y los musulmanes, y especialmente la enemistad de Abu Sufian, el padre de Umm Habibah.
 
Atraer a la gente hacia el Islam es algo claramente establecido en  la Sirah del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, pues a él le importaba mucho guardar buena relación con su pueblo por todos los medios que no contradijeran los valores del Islam.
Algunos investigadores opinan que el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, no quería emigrar a Abisinia por muchas razones; ahora citaremos algunas:
·         Fue comprobado –como mencionaremos después- que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, tuvo una visión de que la tierra donde él debía emigrar tenía palmas y estaba entre dos montañas de piedra volcánica, y él supuso que sería Al Ahasa.
·         La naturaleza geográfica de Abisinia obstaculiza la difusión de Ad-Da‘wah y le impide extender su mensaje por el mundo.
·         La elección de la península árabe y la Meca en particular y luego Medina, para recibir la revelación y para ser el punto del cual extienda la religión, eso no fue por casualidad, sino por muchos méritos de estas regiones.
·         También el ambiente de Abisinia no permitiría a esta religión que se desarrolle al lado del cristianismo, tampoco los romanos, quienes dominaban el mundo cristiano en aquel tiempo, lo permitirían.
 
La emigración hacia Abisinia opacó el prestigio de Quraish entre todos los árabes, evidenciando su actitud contra Ad-Da‘wah y sus hombres; pues el ambiente árabe estaba orgulloso por recibir a los extranjeros y por ser generoso con los vecinos, competiendo los árabes entre sí al hacer esto, y si se contradecía esta actitud se veía sometido a burlas e insultos; así pues; la gente de Abisinia lo hizo antes de Quraish y presentó el apoyo a los que Quraish expulsó y maltrató, ya sean estos honrados, débiles o extranjeros. 

Related Articles