Algunas lecciones moralejas y conclusiones de Gazwat Bader (Parte 2)

Algunas lecciones moralejas y conclusiones  de Gazwat Bader (Parte 2)
1406 576

Ser leal a los musulmanes y disociarse de los incrédulos es parte del entendimiento  de la fe:

Al Gazwah (batalla) de Bader dio a las generaciones de la Ummah ejemplos brillantes en cuanto a la lealtad a los musulmanes y la disociación de los incrédulos, poniendo límite a lo que se distinguió entre la verdad y la falsedad. De este modo, fue el criterio de discernimiento moral y material y la separación completa entre Al Kufur (la incredulidad) y el Islam, y en ella estos sentidos se encarnaron, y los Sahabah, que Al-lah se Complazca de ellos, los vivieron en la realidad material y la moral. Asimismo, en ella los valores de Al Yahiliiah fracasaron; así, el hijo afrontó a su padre y el hermano a su hermano:
1-      Abu Hudhaifah ibn ‘Utbah ibn Rabi‘ah, que Al-lah esté complacido con él, estaba en el ejército musulmán; mientras que su padre ‘Utbah, su hermano Al Walid y su tío Shaibah estaban en el ejército de los idólatras, y todos murieron en el primer enfrentamiento.
2-      Abu Baker As-Siddiq, que Al-lah esté complacido con él, estaba en el ejército de los musulmanes, mientras que su hijo, ‘Abdur-Rahman, estaba en el de los idólatras.
3-      Mus‘ab ibn ‘Umair, que Al-lah esté complacido con él, llevaba la bandera de los musulmanes, y su hermano, Abu ‘Aziz ibn ‘Umair, estaba en el ejército de los idólatras. Luego, fue capturado por un hombre de Al Ansar, y Mus‘ab, que Al-lah esté complacido con él, dijo al hombre de Al Ansar: “Asegúralo bien, pues su madre es rica”. Entonces, Abu ‘Aziz dijo: ¡Oh hermano mío! ¿Esto es lo que le aconsejas acerca de mí?”. Mus‘ab dijo: Él es mi hermano, pero tú ya no lo eres. Era la verdad, no sólo eran meras palabras "Es mi hermano, pero tú ya no lo eres" son los valores planteados para que la humanidad se base en ellos. Así, la creencia es el vínculo del parentesco y el lazo social.
4-      El lema de los musulmanes en la Batalla de Bader era "Al-lah Es Uno, Al-lah Es Uno" lo que significa que el combate era por la causa de una creencia que se representa en la adoración al Único Dios. Así, de esta manera no fueron el fanatismo, el tribalismo, los odios, los  rencores ni la venganza los motivos y los estimulantes, sino la creencia en Al-lah Solamente.
Así, las figuras de la fe eran de diferentes aspectos, pero del mismo sentido. La fe tiene un gran Fiqh, un ejemplo de ello es:
Cuando el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, emigró a Medina, emigraron todos los que pudieron de los musulmanes quienes estaban en La Meca; y quienes estaban siendo oprimidos, no pudieron emigrar. El día de Bader, unos de estos últimos estaban en el ejército de los idólatras, como: ‘Abdul-lah ibn Suhail ibn ‘Amr, Al Hariz ibn Zam‘ah ibn Al Aswad, Abu Qais ibn Al Fakih, Abu Qais ibn Al Walid ibn Al Mugirah, ‘Ali ibn Umaiiah ibn Jalaf y Al ‘As ibn Munabbih.
En cuanto a ‘Abdul-lah ibn Suhail ibn ‘Amr, que Al-lah esté complacido con él, él se unió al ejército del Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, disociándose del de los idólatras, presenció la batalla, y fue uno de los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, que lograron este gran honor.
Sin embargo, los otros no lo hicieron, más bien participaron en el ejército de los idólatras, y todos fueron matados bajo la bandera de Al Kufr. Al-lah Ha revelado una aleya acerca de su situación, en la que Dice (lo que se interpreta así en español): {Por cierto que aquellos que mueran dudando de su fe, los Ángeles al tomar sus almas les preguntarán: ¿Por qué dudasteis? Responderán: Nos sentíamos débiles y oprimidos [por los incrédulos]. Les dirán: ¿Acaso la Tierra de Al-lah no era suficientemente vasta como para haber emigrado? A ellos les corresponderá el Infierno como morada. ¡Qué mal fin! } [Corán 4:97]
Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: Un grupo de los musulmanes permaneció en La Meca, ocultando el hecho de ser musulmanes; los asociadores los obligaron a salir con ellos el día de Bader, y algunos de ellos murieron en combate. Los musulmanes dijeron: “Estos eran nuestros compañeros y eran musulmanes, y fueron obligados a salir”. Por lo tanto, la aleya antes mencionada fue revelada. No se excusaron porque les era posible pasarse al ejercito de los musulmanes, pues la distancia entre los dos ejércitos no era grande, y si quisieran aliarse al Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, habrían podido hacerlo, como lo hizo ‘Abdul-lah ibn Suhail, que Al-lah esté complacido con él.
La fe necesita requisitos para reflejar su sinceridad y su firmeza; entre ellos: tener la preponderancia sobre todos los demás valores, si es así, entonces los creyentes serán eficientes en la construcción de la verdad y del bien que Al-lah Ha querido. La fe influye en la conducta, y por consiguiente, se destaca a través del movimiento y el esfuerzo, la palabra y la sonrisa, la forma y la emoción. Por eso, los que estaban en el ejército de los idólatras no fueron perdonados, porque la fe que alegaron que tenían, no cumplió dichos requisitos, de ahí que no diera sus frutos.
Por este profundo entendimiento de Al Fiqh de la fe, los Sahabah honrados, que Al-lah esté complacido con ellos, dieron unos grandes ejemplos en la Batalla de Bader que indicaron la sinceridad de su fe, que fueron prueba de que prefirieron la Complacencia de Al-lah y Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, al amor hacia el padre, el hijo, la familia y el clan. Por eso el musulmán no debe sorprenderse del elogio de Al-lah de estas situaciones sinceras; Al-lah Dice (lo que se interpreta así en español): {No verás a aquellos que creen en Al-lah y el Día del Juicio amar [y aliarse] a quienes combaten a Al-lah y a Su Mensajero, aún cuando éstos sean sus propios padres, hijos, hermanos o parientes. Al-lah Ha grabado la fe en sus corazones, les Ha fortalecido con Su luz y les Ingresará eternamente en jardines por donde corren ríos. Al-lah Se Complace de ellos y ellos de Él. Éstos son los verdaderos creyentes. Y por cierto que quienes creen en Al-lah serán los triunfadores.} [Corán 58:22]

Related Articles