Conclusiones sobre la construcción de las mezquitas (Parte 1)

Conclusiones sobre la construcción de las mezquitas (Parte 1)
2263 943

 

1-      La mezquita es uno de los pilares más importantes respecto a la construcción de la sociedad, siendo uno de los fundamentos importantes de la sociedad islámica, ya que ésta adquiere los atributos de la firmeza y la certeza adhiriéndose al sistema islámico, su creencia y sus modales. Y esto surge del espíritu de la mezquita. Al-lah, el Misericordioso, Dice (lo que se interpreta así en español):
 
  • {No ores [¡Oh, Muhammad!] en ella nunca, y sabe que una mezquita erigida con piedad desde el primer día [la mezquita de Quba’] es más digna de que ores en ella, pues allí hay hombres que desean purificarse, y Al-lah Ama a quienes se purifican.}
  • {Al-lah Permitió que fuesen erigidas y honradas las mezquitas para que se invoque Su nombre, y en ellas Le glorifiquen por la mañana y por la tarde, 37. Hombres a los que ni los negocios ni las ventas les distraen del recuerdo de Allah, la práctica de la oración prescrita y el pago del Zakat , pues temen el día en que los corazones y las miradas se estremezcan [el Día del Juicio]. 38. A éstos Al-lah les Multiplicará la recompensa por el bien que hicieron. Y [sabed que] Al-lah Agracia sin medida a quien Quiere.} [Corán 24:36-38].
2- La mezquita es un signo de la universalidad del Islam:
La mezquita fue establecida para que los creyentes recen allí, mencionen a Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, le santifiquen, alaben y agradezcan por Sus Bendiciones hacia ellos. Entra a ella cada musulmán y allí establece su oración y adoración. Nadie le hace daño allí.
 
3-También fue establecida para que sea el punto de encuentro del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, con sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, que se dirigían a él deseando la guía, la fe y la creencia en su Mensaje.
 
4- Fue establecida para que sea la universidad para el mundo, donde las ciencias naturales y reveladas que el Sagrado Corán exige a los musulmanes desarrollar y aprender sean enseñadas. Para que sea una escuela donde los creyentes estudiasen sus ideas y experiencias intelectuales. Es una institución a la que los estudiantes se dirigían de todas partes, para que aprendiesen la religión y volvieran a sus pueblos como amonestadores y advertidores, llamando hacia el camino de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, guiando a la gente, una generación tras otra.
 
5- Fue establecida para que el extranjero encontrase un refugio allí, para que el viandante encontrase una estancia sin recibir maltrato de nadie y pueda recibir la guía según sus posibilidades. En la mezquita cualquier musulmán tenía acceso a las ciencias, la sabiduría y la guía. ¿Cuántos líderes se graduaron de la mezquita y sus hazañas trascendieron más allá de sus claustros? ¿Cuántos sabios aprendieron las ciencias en ella, y luego salieron enseñando a la gente interesada en saber? ¿Cuántos Du‘ah (pl. de Da‘iah) hacia el camino de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, aprendieron en sus patios las lecciones de Ad-Da‘wah hacia el camino de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea? Así que era un ejemplo de Ad-Da‘wah, para los divulgadores y un arrayán (arbusto de dulce olor) cuya fragancia atrajo a los corazones que recibieron la guía de ella.
 
¿Cuántos ignorantes entraron en la mezquita y encontraron al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, rodeado por un grupo de sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, en silencio total, se sentaron a escuchar con ellos y resultó que la bendición de sus mentes estaba escondida tras la ignorancia. Luego comenzaron a entender, a guiarse por medio de la luz y volvieron a su pueblo como líderes llamándoles hacia el camino de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, educándoles por medio de la ciencia y los modales que aprendieron.
 
6 - Fue establecida para que fuera un cuartel para reunir a los guerreros si se les exige cumplir la llamada de Al Yihad, un lugar desde donde se lanzan los estandartes de Al Yihad y Ad-Da‘wah hacia el camino de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea. Estas banderas ondeaban por encima de las cabezas de los líderes que partían hacia los campos de batalla. Allí los soldados de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, permanecían esperando, la victoria o el martirio.
 
7- Fue establecida para que la sociedad islámica encontrase un lugar allí, para que fuera un hospital para curar a los heridos de las tropas de Al Yihad, para que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, pudiera visitarles, ver sus condiciones y tratarles sin causarles dificultades, y para halagarles y para valorar su mérito.
 
8- También fue establecida para que fuera un centro de información desde el cual se mandan mensajes e información, y en el cual se reciben las noticias de temas de interés público, ya sea en el tiempo de paz o de guerra. Así pues, se reciben los mensajes de las buenas nuevas con la victoria y los mensajes de socorro. Además, se da el consuelo por los mártires que hicieron Al Yihad en las guerras, para que la gente les tenga como ejemplo, y para que los demás compitieran entre sí para imitarles.
 
9- Fue establecida para que fuera un punto de vigilancia a favor de la sociedad islámica, a través del cual se saben y se vigilan los movimientos sospechosos del enemigo, especialmente, los enemigos que viven en el Estado de los musulmanes, mezclados con ellos: como era el caso, en Medina, de los judíos, hipócritas e idólatras, los cuales practican el politeísmo y no lo abandonan, para que advierta a la sociedad islámica de su astucia y complots, para que les proteja de su traición y engaño.
 
La mezquita profética fue establecida en su comienzo por el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Era lo primero que hizo a su llegada a Medina, para que fuera un ejemplo en su sentido más directo, y para lograr los objetivos más importantes y generales con los mínimos gastos y dificultades en un sentido más profundo.
 
3-Educar mediante el ejemplo práctico:
 
Algunas de las situaciones reales que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, compartía con sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, incluyeron el proceso de la construcción de la mezquita. Él llevaba la piedra y los ladrillos sobre su espalda y hombros; excavaba la tierra con sus manos como cualquiera de entre ellos. Así que era el ejemplo del gobernante justo, el cual no diferencia entre el líder y el seguidor o el caudillo y el súbdito, o entre el rico y el pobre, o entre el señor y el esclavo, todos frente a Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, eran iguales, no había ninguna diferencia entre un musulmán y otro sino por At-Taqwa. ¡Eso es el Islam! Justicia e igualdad en todo.
 
El mérito es para quien trabajaba en grupo por el beneficio público, pues mediante ese mérito se obtiene la recompensa de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, era como el resto de los musulmanes, ya que no buscaba sino la recompensa de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea. El hecho de que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hubiese participado en el proceso de la construcción le puso al mismo nivel de los obreros que participaron en ello.
 
No lo hizo solamente por la inauguración o por el primer golpe con el azadón, sino que participó en el proceso completo de la construcción. Los musulmanes se sorprendieron del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, cuando la tierra le ensució, así que se adelantó Asiad Ibn Hudair, que Al-lah esté complacido con él, para que cargase sobre sus hombros en vez del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Así pues le dijo: ¡Mensajero de Al-lah! Dámelos. Entonces el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, respondió: "ve y carga otros, pues no estas en mayor necesidad de la Misericordia de Al-lah que yo". Los musulmanes escucharon lo que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo a su Compañero, y por lo tanto se animaron más sus esfuerzos en el trabajo.
 
Es una escena única y sin réplica hoy en día. Si hay caudillos y gobernantes que se atrevan a compartir a veces en el trabajo, sería para que las pantallas de los canales estén dispuestas a transmitir sus obras, y para que todo el mundo se entere mediante el periódico y los medios de comunicación de sus supuestas virtudes y de su modestia. Pero el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, rechazaba dar las piedras a otro de los musulmanes y le clarificó que él necesitaba más la complacencia de Al-lah, Glorificado y Enaltecido Sea, y tenía más interés en Su recompensa.
 
Los nobles Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, participaron activamente en esta construcción. Esta educación práctica no se completa mediante la amonestación, ni mediante las palabras elocuentes, sino mediante el trabajo continuado y el ejemplo del elegido del Señor del Universo.
 
No se podía lograr esta educación en el ambiente de la Meca, donde existían las persecuciones, sino que se logró en esta sociedad nueva y en este Estado que estaba construyéndose.

Related Articles