El cambio de Qiblah (Parte 2)

El cambio de Qiblah (Parte 2)
2679 1190

 

 
  • Al-lah, Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español): {Y hacia donde salieses [en tus viajes ¡Oh, Muhammad!] oriéntate hacia la Mezquita Sagrada, pues ciertamente ésta es la Verdad que dimana de tu Señor, y Al-lah no Está desatento de lo que hacéis. Y hacia donde salieses oriéntate hacia la Mezquita Sagrada, y dondequiera que salieseis orientaos hacia ella, para que los hombres no tengan argumento en vuestra contra, excepto los idólatras [de La Meca] que pretenden argumentar [que como ahora os dirigís hacia su Qiblah os inclináis ante sus ídolos]. No les temáis a ellos, y temedme sólo a Mí; y ciertamente Completaré sobre vosotros Mis Gracias para que sigáis la guía. Así como os enviamos un Mensajero de entre vosotros para que os transmitiera Nuestros Preceptos y os purificase y enseñase el Libro y la sabiduría [la Sunnah], y os enseñase lo que ignorabais. Recordadme pues, que Yo os Recordaré, agradecedme [Mis mercedes] y no seáis ingratos.}[Corán 149:152].
 
Es como si Al-lah, el Todopoderoso, Estuviera diciendo a los creyentes: el favor de haceros dirigiros hacia vuestra Qiblah y distinguiros con una personalidad propia es uno de los favores de Al-lah, el Misericordioso, sobre vosotros, y le antecedieron muchos favores de Al-lah, Alabado Sea, sobre vosotros como los favores mencionados en la Palabra de Al-lah, el Misericordioso (que se interpreta así en español):
 
    • {Así como os enviamos un Mensajero de entre vosotros}[Corán 2:151].
La existencia del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, siendo el Imam de los educadores y los divulgadores es una particularidad de esta elevada nación, pues Al-lah, el Majestuoso, la Honró Haciendo del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, el responsable de educarla. Sin duda, el Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es el conocedor de las almas, el médico y la luz de los corazones, pues él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es la luz y la prueba.
  
    • {para que os transmitiera Nuestros preceptos}[Corán 2:151].
El elemento principal de la formación y la educación es la Palabra de Al-lah, Glorificado Sea, es decir, el Noble Corán.
 
    • {y os purificase}[Corán 2:151].
El maestro y educador, es decir, el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, era el responsable del progreso de la educación. Pues el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es quien alcanzó un grado elevado de las virtudes morales y la aplicación práctica de los juicios del Noble Corán hasta que Al-lah, Glorificado Sea, le Caracterizó con esta virtud perfecta que ninguna otra persona tuvo salvo él, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Pues Al-lah, Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español):{Ciertamente eres de una naturaleza y moral grandiosas.}[Corán 64:4].  ‘A’ishah, que Al-lah esté complacido con ella, dijo sobre el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, la mejor cosa que una persona puede decir sobre un profeta. Pues ella, que Al-lah esté complacido con ella, dijo: "Su moral era el Corán". Los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, oían el Noble Corán que se recitaba de la boca del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, y veían el Noble Corán que andaba en la tierra personificado en las nobles virtudes morales del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam.
 
    • {y enseñase el Libro y la sabiduría [la Sunnah ],}[Corán 2:151].
Esta es la tercera misión, es decir, enseñar a los nobles Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, el libro y la sabiduría. Pues, para que el Noble Corán tenga efecto en la Ummah, debe existir el educador divino que purifica las almas y los corazones, y que les enseñe la Shari‘ah de Al-lah a través del Noble Corán y la Sunnah del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, para explicar a los musulmanes sus sentidos ambiguos, aclarar sus aleyas explícitas, detallar sus aleyas generales, preguntar sobre su aplicación y corregir el mal entendimiento si se encuentra.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, enseñaba y educaba a sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, para que enseñasen y educasen a la gente según el método divino. Así los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, aprendieron del Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, los métodos de la enseñanza, la educación, Ad-Da‘wah y el liderazgo de la Ummah a través de lo que oían, veían, sufrían y luchaban. Así el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, pudo preparar a una generación completa para liderar a la humanidad. Más tarde los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, asumieron la responsabilidad de este mensaje haciendo llegar la educación coránica y la enseñanza profética a cada lugar, y llegaron a ser testigos del mismo entre la gente.
 
    • {y os enseñase lo que ignorabais.}[Corán 2:151].
¿Cómo eran antes de la revelación y el Mensaje, y cómo llegaron a ser después? Ellos estaban inmersos en guerras, luchas e ignorancia ciega, pero con el Favor de Al-lah, el Majestuoso, y Su Generosidad ellos llegaron a convertirse en una Ummah grande con un mensaje y una meta en la vida, y que no se interesaba sino por obrar para satisfacer a Al-lah, Glorificado y Alabado Sea. Además de que los musulmanes adoraron a Al-lah, Uno, Le obedecieron a Él y a Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, cambiaron su inclinación al individualismo, el egoísmo y el capricho por la formación colectiva, construyendo la Ummah, el estado y la civilización. Con el Favor de Al-lah, Glorificado Sea, esta Ummah se mereció los dos grades testimonios en el mundo. Pues Al-lah, Ensalzado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español):
  •  {Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad: Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Al-lah. Si la Gente del Libro creyera, sería mejor para ellos; algunos son creyentes pero la mayoría desviados.}[Corán 3:110].
  •  {Hicimos de vosotros una comunidad moderada y justa, a fin de que fuerais testigos ante la humanidad [de la llegada de los Profetas anteriores], y fuera el Mensajero vuestro testigo. No Establecimos Al Qiblah a la cual te orientabas sino para distinguir quien seguía al Mensajero y quien le daba la espalda. Esto fue algo difícil, salvo para aquellos a quienes Al-lah Guió, y Él no Dejará de recompensaros por vuestra fe [las oraciones que realizasteis antes del cambio de Al Qiblah]. Ciertamente Al-lah Es Compasivo y Misericordioso con los hombres.}[Corán 2:143].
  • {Recordadme pues, que Yo os recordaré, agradecedme [Mis mercedes] y no seáis ingratos.}[Corán 2:152].
Estos favores y gracia comprometen a quien recuerda a Al-lah, Enaltecido Sea, por las mañanas y las noches, y Le agradece por ellos, pues Al-lah, el Misericordioso, les Estimula a recordarle. Y con Su Generosidad ellos son mencionados en la Más Elevada Presencia después de que estuvieran perdidos en los desiertos.
 
    • {Recordadme pues, que Yo os recordaré, agradecedme [Mis mercedes] y no seáis ingratos.}[Corán 2:152].
De verdad todos estos favores merecen ser agradecidos.
 
Así las nobles aleyas educaron a los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, mediante los grandes sucesos y formaron la fuerte personalidad islámica que no acepta ninguna religión salvo el Islam y que empezó a profundizar en los detalles de su naturaleza verdadera, y alcanzó la figura completa y final en la que se educaron mediante el Noble Corán y la educación profética. Al-lah, Ensalzado Sea, Dice (lo que se interpreta así en español):{ Y no estarán de ti satisfechos los judíos ni los cristianos mientras no sigas su religión. Di: La guía de Al-lah es la verdadera guía. Ciertamente, si siguieras sus deseos luego de haberte llegado el conocimiento, no tendrías protector ni auxiliador fuera de Al-lah.}[Corán 2:120].
 

 

Related Articles