Eligiendo una pareja (Parte 2)

Eligiendo una pareja (Parte 2)
5278 1052

Habla con su familia y amigos 

Aprende acerca de tu posible esposo hablado con su familia y amigos. Al hacer esto irás comprendiendo su carácter. Habla con personas que lo conozcan fuera de su familia. Pregunta sobre sus modales y cómo trata a la gente. Investiga sobre su temperamento en varias circunstancias. ¿En qué clase de actividades se involucra dentro de la comunidad? ¿Cuáles son sus planes a corto y largo plazo? Descubre su nivel de tolerancia y adaptación con personas diferentes a él. ¿Cómo se relaciona con sus padres y miembros del sexo opuesto? Si ya tiene hijos, ¿cómo se relaciona con ellos? Investiga su carácter y personalidad hablando con gente que lo conoce.
 
Un hombre de buen carácter es altamente apreciado en el Islam. El Imam Tirmidhi narró el siguiente hadiz: “Si alguien cuyo carácter y religión te complacen viene a ti (con una propuesta de matrimonio), debes casar con él (a tus mujeres solteras). Si no lo haces, habrá tribulaciones en la tierra y una gran corrupción”. También debes conocer sobre sus padres. Determina su nivel de semejanza ti, lo creas o no, este es un factor muy importante. Descubre cuáles serán sus obligaciones con sus padres unas vez que estén casados.
Escucha atentamente lo que tiene que decir
Descubre por qué está interesado en casarse contigo. Determina si realmente está interesado en ti o si sus intenciones son superficiales. Por ejemplo, ¿él quiere casarse porque todos sus amigos se están casando? Determina si es sincero y realmente quiere casarse porque está enamorado.
 
Haz preguntas personales
 
A medida que las conversaciones continúan, realiza preguntas personales. Pregúntale cuáles son sus puntos de vista sobre los bienes materiales, el estilo de vida y el dinero. Investiga sobre asuntos legales pasados. ¿Alguna vez ha tenido problemas con la ley? ¿Es propenso a ciertas enfermedades? Además, en esta época, tu posible esposo debe estar dispuesto a realizarse un examen de SIDA antes del matrimonio. Si ha estado casado antes, pregúntale cómo maneja los conflictos y desacuerdos. Debes estar segura de que el no te está conociendo lo suficiente como para comenzar a decirte lo que cree que quieres escuchar. Pregúntale sobre su carrera y sus planes futuros sobre el tema. Hazle preguntas que revelen sus valores y perspectivas sobre la vida y temas generales. ¿Qué piensa sobre los derechos de las mujeres? ¿Qué tan importante es para él la salud y la alimentación? ¿Cuál es su opinión sobre la poligamia? Hazle preguntas por medio de las cuales puedas vislumbrar el posible éxito o fracaso del matrimonio. Mientras más cosas preguntes, mejor.
 
Obsérvalo
 
Asiste a actividades sociales o de la comunidad a las que también él asista y obsérvalo para ver cómo interactúa con las personas en diferentes situaciones.
 
Reflexiona sobre el futuro
¿Tiene este hombre defectos y debilidades que pueden ser toleradas por toda una vida? ¿Es digno de ser apreciado por la causa de Al-lah, incluso si no cumple las expectativas? ¿Sería un buen padre? ¿Existen cosas por las que él considera que se debe abandonar a una esposa? Considera seriamente el número de veces que ha estado casado, si lo estuvo antes.
Conoce tus necesidades
 
Piensa si él o no la persona que puede satisfacer tus necesidades. No racionalices y aceptes las características que sabes que no te convienen porque crees que tú lo puedes cambiar más adelante. Pregúntate a ti misma: ¿Es responsable y sabe cómo priorizar? ¿Me respeta por quien soy o parece que me quiere cambiar? ¿Quiere que yo crezca mental y espiritualmente en el camino del Islam?
 
Sé paciente
 
El matrimonio es un asunto serio. No te apresures a entrar en él. Actuar con prisa por lo general conduce al desastre. Se necesita tiempo para poder conocer a la persona. Al-lah Enseña que los pacientes entrarán al Paraíso. Dice el Corán (lo que se interpreta en español): {Son pacientes, sinceros, piadosos, caritativos y piden perdón por las noches hasta llegar el alba.} [Corán 3:17]
Piensa por ti misma
Trata de no asumir que la forma en que se viste o habla son indicaciones de su personalidad o de cómo te tratará. Que alguien luzca “piadoso” no siempre significa que sea piadoso. Un hombre que cita al Corán en toda conversación que tiene contigo no necesariamente es piadoso. Trata de interceptar cualquier rasgo que sea artificial.
 
Sigue a tu corazón
 
Presta atención a las señales y la guía de Al-lah para ayudarte en el camino. Tu corazón tiene el potencial para guiarte en muchos casos cuando tu mente puede fallar. A veces usamos nuestra mente para racionalizar las cosas que tal vez no queramos ver o reconocer.
 
Mi experiencia personal en elegir un esposo fue única porque fui extremadamente especial. Fui más exigente que mi Wali (tutor). Cuando hacía el Salah (las cinco oraciones diarias), le pedía a Al-lah que me Diera un esposo que cumpliera con mis 44 expectativas. Consideraba la lista como una receta para un matrimonio saludable. A pesar de que yo pensaba que mi lista estaba algo exagerada, él estuvo de acuerdo con las 44 condiciones. Hemos estado casados por 3 años y contando. De hecho, nos hemos casados tres veces: la primera, islámicamente; la segunda por lo civil; y la tercera con la familia y amigos presenten en la walimah (banquete de bodas). ¡Al Hamdu lil-lah! No existe ninguna garantía de que un matrimonio será exitoso. Por supuesto, hay cosas que pueden ayudar a reducir los problemas; pero realmente creo que es cierto lo que una amiga dijo en una vez: “Un matrimonio es como una batalla diaria, todos los días los esposos deben luchar por él”. Pienso que esta es una de las principales razones por las que el matrimonio es una parte interesante de la vida, y es por eso que se vuelve tan querido y valorado para nosotros cuando tenemos éxito en mantenerlo con vida.
 

Related Articles

Artículo más visitado

Vida matrimonial

Las occidentales y el matrimonio

Soy psiquiatra y mi trabajo me permite ver la otra cara de la sociedad y mezclarme con diferentes tipos de gente, tanto mujeres como hombres. La naturaleza de quienes trabajan en ramos como el mío...más