Nuestra mezquita hoy

5772 2567

Evalúa tu rol en la mezquita

 
¿Qué relación tienes con tu mezquita local? O, la pregunta más práctica es, ¿qué rol juegas en tu mezquita? Este rol define en gran medida tu relación con Al-lah. Si viviendo no muy lejos de la mezquita no tienes el hábito de ir a rezar a la mezquita y rezas en tu casa sin una excusa válida, prácticamente has abandonado la casa de Al-lah y te has privado de Sus bendiciones.
 
¿Qué piensas que significa no visitar la casa de Al-lah como un invitado, cuando Él te llama cinco veces al día? ¿Qué sentirías si llamaras a tu amigo una y otra vez y él no responde a tus llamados? ¿Seguirías sintiendo que es tu amigo? Probablemente no. Entonces, ¿cómo podemos ignorar los llamados de Al-lah y esperar que Él sea nuestro amigo? ¿Arrogancia, negligencia o ignorancia? ¿Alguna de estas es una buena excusa? Dice el Corán (lo que se interpreta en español): {¡Oh, pueblo nuestro! Si obedecéis al Mensajero de Al-lah y creéis en él, vuestro Señor os Perdonará las faltas y os Salvará de un castigo doloroso.} [Corán 46:31]
 
La mezquita es también el lugar para reuniones, comités, discusiones sobre educación y prédica, asuntos políticos y sociales de los musulmanes, servicios sociales para musulmanes y no musulmanes, y una multitud de otras actividades son posibles allí. Esto ha sido hecho a lo largo de la historia en la mezquita, desde los primeros días del Islam, y este rol debe ser revivido ahora.
 
Sin embargo, debemos ser cuidadosos con los modales al estar en la musalah (el salón para la oración) y evitar hablar sobre asuntos mundanales, especialmente cuando alguien está realizando allí el Salat.
 
12 formas de ser activo en tu mezquita local
 
Existen innumerables formas de estar más y más involucrado en tu mezquita. Una mezquita activa, donde los creyentes timoratos rezan, enseñan y aprenden en el mejor lugar para estar.
 
1.     Sé un visitante: Primero que todo, visita la mezquita para el Salat regularmente, por lo menos una o dos veces al día. Si bien todas las oraciones son más virtuosas en la mezquita que en la casa, la oración del Fayer y del Isha’ son particularmente importantes de acuerdo con la Sunnah. La experiencia también demuestra que la mayoría de las personas están libres de otros compromisos en esos horarios, y por eso la oración del Isha’ especialmente es la más larga. Si no estás regularmente en tu mezquita, puede ser aconsejable comenzar con asistir diariamente a la oración del Isha’, luego añadir el Fayer, y luego el Salat más conveniente, y así sucesivamente.
 
2.     Sé un minarete: Un encantador y beneficioso rol que puedes jugar en tu mezquita es el de ser un minarete: un minarete de luz, de sonrisas, de amabilidad, de cordialidad y preocupación por otros visitantes. Este es el papel más importante, y sin embargo el más sencillo, que uno pueda desempeñar. Haz de tu mezquita un lugar amado para el resto de tus hermanos musulmanes con los que allí te reúnes. Créeme, a veces la gente se sentirá animada a ir a la mezquita si saben que allí hay esos minaretes que alegran su día y llevan felicidad y amistad a sus vidas.
 
 
3.     Sé un estudiante: El siguiente rol después de convertirte en un visitante regular es ser un estudiante. En la mezquita puede haber personas con más conocimiento que tú en una o más áreas del conocimiento islámico. Si tienes suerte, habrá uno o más círculos de estudio. Si no, comienza uno tú. Y no te avergüences de ser alumno de quienquiera que sepa algo valioso.
 
4.     Sé un profesor: Ser un profesor es un rol aún más beneficioso, porque así tú das y recibes de otras personas. Por supuesto, este requiere que domines lo suficiente el tema o área sobre la que enseñes o hables.
 
5.     Sé un seguidor: La oración congregacional es el mejor ejercicio espiritual y mental para enseñarnos cómo seguir con disciplina. Incluso si el Imam comete un error, hay reglamentos para corregirlo. Del mismo modo, cuando se trata de organizar todas las otras instituciones educativas, sociales e incluso políticas en la mezquita, únete a las que consideres más adecuadas para ti, y sé un buen pensador positivo y constructivo seguidor del liderazgo.
 
6.     Sé un líder: Cuando aprendes a escuchar y a ser un buen seguidor, también puedes aprender a cómo ser un buen líder. Todos los comités de la mezquita, grupos de prédica y demás iniciativas para nuevos proyectos, necesitan de buenos líderes. Si estás completamente seguro de que puedes hacer un buen trabajo como líder, no prives a tu comunidad de tus habilidades. Pero sé extremadamente cuidadoso con el egoísmo, el engreimiento y la arrogancia. El liderazgo no es tarea de todos, y no se trata solo de ser alguien piadoso. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le aconsejó a Abu Darr, un compañero muy virtuoso, no aceptar jamás una posición de liderazgo.
 
7.     Sé un hermano: Cuando se reza en congregación, la gente que está rezando contigo son tus hermanos. Tú estás con ellos en compañía de Al-lah. Ellos suplican a Al-lah por las mismas cosas que tú. De hecho, conjuntamente dicen “Amén” luego de terminar Al Fatihah. Si Al-lah Acepta a uno de ellos, todas las personas que rezan con él son bendecidas y perdonadas. Un sabio solía decir que la oración en comunidad era apreciada por él debido esta simple razón. Por lo tanto, rezar en compañía de los virtuosos es una inmensa bendición. ¿Acaso no amarás a aquellos hermanos cuya oración coincide con la tuya y cuya aceptación de Al-lah puede ser tu aceptación?
 
8.     Sé un auxiliador: La mezquita es el mejor lugar para recordar y practicar las enseñanzas del Corán. {…Ayudaos unos a otros a obrar el bien y apartarse del mal, y no cooperéis en el pecado y la trasgresión…} [Corán 5:2] ¿Dónde más encontrarías tantos actos de virtud y piedad?
 
9.     Haz limpieza: Limpiar la mezquita es un gran honor ante los Ojos de Al-lah. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, insistió en rezar en la tumba de un Compañero que solía limpiar la mezquita cuando supo que éste murió.
 
10.                        Sé un donador: Donar regularmente a tu mezquita, incluso si es poco e incluso si donas en muchas otras causas. Esto incrementa tu amor por Al-lah y por la casa de Al-lah, y disminuye el amor por este mundo. Difícilmente hay alguna otra causa en la que verás los resultados de tu donación más inmediatamente que en tu mezquita.
 
11.                        Escucha: Viernes tras viernes escuchamos las Jutbas (sermones), y sin embargo esto parece no afectar nuestras vidas. Esto es porque escuchar y aprender lecciones es una habilidad que debe ser aprendida y ganada, al igual –si es que no más– que hablar y hacer disertaciones. Escuchar correctamente los sermones y discursos requiere de humildad, atención, preocupación, respeto y la actitud correcta. A veces, una persona que no sabe escuchar no obtendrá ningún beneficio de un gran disertante; y a veces, una persona que sí sabe escuchar puede beneficiarse mucho de un disertante no muy hábil. El ser un buen disertante beneficia a otros, mientras que saber escuchar te beneficia a ti.
 
12.                        Sé un disertante: Finalmente, pero no menos importante, si sientes que has aprendido lo suficiente para compartirlo con otros y tienes buenas habilidades de oratoria, no te prives de beneficiar a otros con tus habilidades. Tu mezquita siempre necesita personas hábiles y seguras para hablar en público. Si bien el sermón de los viernes requiere de más entrenamiento y conocimiento, comenzar con discursos introductorios sobre el Islam para los no musulmanes, y hablar en los círculos de estudio pueden ser buenas formas para empezar.

Related Articles