Etiquetas en el trabajo (Parte 2)

Etiquetas en el trabajo (Parte 2)
5135 1607

 • La intención
Los musulmanes deben trabajar con la intención de satisfacer las necesidades físicas del cuerpo a través de medios legítimos, y abstenerse de aquellos medios que son ilegales y prohibidos por Al-lah, Glorificado sea. Uno debe aumentar su fuerza para los actos de culto de manera que los realice lo mejor que pueda, pero también debe esforzarse por actuar de forma correcta en todas las demás facetas de su vida.
• No posponer las tareas
Los musulmanes deben cumplir sus obligaciones a tiempo y sin demora, como dice el sabio refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Cuando una persona hace las cosas a último momento, hay muchas probabilidades de que las haga mal debido a la prisa que lo agobia. Por eso el musulmán debe ser precavido y responsable con sus deberes, para que pueda realizarlos siempre de la mejor forma.
• Comenzar temprano
El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Oh, Al-lah, bendice a mi Ummah en lo que busca temprano” . [At-Tirmidhi, Ibn Mayah y Ahmad] De esta manera se tendrá mas tiempo para cumplir con las tareas, sin prisas un presiones.
• Seriedad al trabajar
Los musulmanes deben ir al trabajo con seriedad y entusiasmo, evitando ser lentos o perezosos, pues cada persona cosecha lo que siembra. Una persona que no toma su trabajo en serio no será capaz de cumplir a cabalidad con el mismo, ya que se comportará de manera irresponsable debido a la poca importancia que le confiere a dicho trabajo.
• Perfeccionar el trabajo
Los musulmanes deben perfeccionar su trabajo tanto como puedan. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Al-lah ama a quien realiza su trabajo perfectamente” . [Al-Baihaqi] El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “En verdad, Al-lah ha prescrito Al Ihsan (es decir, realizar una acción de la forma perfecta) hacia todo. Por lo tanto, si matas (a alguien por la razón correcta), hazlo de la mejor manera. Cuando sacrifiques a un animal, haz el sacrificio de la mejor manera. Que uno de ustedes afile el cuchillo y lo haga fácil para el animal (a fin de reducirle el dolor)” . [Muslim]
• La modestia
La arrogancia es despreciada en todos los asuntos, ya que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos advirtió contra ella diciendo: “Aquel que tiene un átomo de peso de arrogancia en su corazón, no entrará al Paraíso” . [Abu Dawud, At-Tirmidhi y Ahmad] Así, un gerente debe ser modesto cuando trata con sus subordinados, y ellos deben colaborar con sus gerentes según el modelo ideal que tenemos en el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam. Él solía cooperar en todos los trabajos a los que sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, se dedicaban, y también ayudaba a su familia con gran humildad. Su condición de Profeta y Mensajero de Al-lah nunca hizo que se sintiera superior los demás y siempre trato a quienes lo rodeaban, amigos o enemigos, hombres y mujeres, mayores y menores, de la mejor forma.
• No permitir que el estar ocupado con el trabajo mundanal interfiera con la adoración y la obediencia
La preocupación por el trabajo no debe causar que la persona descuide sus deberes para con Al-lah, Glorificado sea. Uno debe trabajar para ganarse el sustento propio y de su familia y estar seguro de que lo que Al-lah, el Todopoderoso, ha decretado tendrá lugar. Al-lah, el Altísimo, dice (lo que se interpreta en español): {Transitad, pues, por sus caminos y comed de Su sustento, y sabed que compareceréis ante Él.} [Corán 67:15]
• Trabajar con la intención de ganarse el sustento y evitar la mendicidad se considera un acto de adoración en sí mismo
El Islam alienta al ser humano a esforzarse por conseguir su sustento, ya que esto le otorga un sentido de dignidad e independencia. Por eso el trabajo para ganarse la vida honradamente y para satisfacer las necesidades propias y de la familia es considerado un acto de adoración. Sin embargo, esto no debería mantenernos tan ocupados que lleguemos a descuidar la obediencia a Al-lah, el Todopoderoso, y los actos de culto que Él nos ha ordenado realizar.
• Evitar los trabajos prohibidos
Uno debe elegir cualquier trabajo que no esté en contradicción con los principios de la Shari’ah (ley islámica). Por ejemplo, es inadmisible que uno venda bebidas alcohólicas.
• La confiabilidad
Un musulmán debe ser confiable en su trabajo y no debe engañar, traicionar ni aceptar sobornos a cambio de su trabajo. También debe guardar los secretos que pertenecen a su trabajo y realizar sus tareas de la mejor manera posible. Por otra parte, el empleador debe darles a sus empleados sus derechos, pagarles un salario apropiado sin explotarlos. No debe exigirles tareas que estén más allá de sus capacidades, y debe proporcionarles los beneficios sociales y de salud que se requiera.

 

Related Articles