La verdadera historia de las Cruzadas (parte 8 de 9)

La verdadera historia de las Cruzadas (parte 8 de 9)
  • Fecha de publicación:10/06/2012
  • Sección:Eventos
  • Valorar:
7825 2089

La Inquisición Española:

Thomas, otra vez más, busca ocultar lo que es más claro que la luz del sol, que el primer y principal objetivo de la inquisición española fueron los judíos y los musulmanes. Musulmanes y judíos fueron forzados y coaccionados a convertirse al cristianismo. Este hecho no es una sorpresa, ya que históricamente se sabe que el cristianismo ganó la mayoría de sus seguidores a través de conversiones forzadas (tenemos un ejemplo cercano de esto en el caso de las indias, las Américas, donde los aborígenes fueron obligados a dejar su religión, aceptar la autoridad de la iglesia y convertirse al cristianismo).

La Enciclopedia Compton dice:

“Fue un tribunal eclesiástico establecido en 1478 por los reyes católicos Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, con el objetivo de examinar a los judíos convertidos y después a los musulmanes convertidos, para torturar y castigar a aquellos que no eran sinceros en su conversión. La inquisición española fue mucho más dura que la inquisición medieval, que había nacido antes en el resto de Europa, y la pena de muerte era más usada, en especial se llevaba a cabo durante los Autos de fe (éstos fueron una manifestación pública de la Inquisición. Se realizaban en espacios amplios y se llamaba al público. Generalmente se hacían durante los días festivos, allí se lanzaban a los herejes a las hogueras, se los torturaba o mataba de miles de maneras). Eran juzgados por casos de bigamia, seducción, usura, y otros crímenes, y era activo en España y sus colonias. El número de sus víctimas varía mucho, se registra que llegaron a ser entre cuatro mil y treinta mil” .

La Enciclopedia Británica, indica:

“Los procedimientos secretos de la Inquisición, su afán de aceptar denuncias, el uso de tortura, la ausencia de un abogado para el acusado, la falta de todo derecho de confrontar testigos hostiles, y la práctica de confiscación de propiedades de aquellos que eran condenados y repartiéndolas entre la Inquisición, el Estado y sus acusadores, todo esto inspiró un terror muy grande en la gente, como estaba supuesto en realidad de hacer, pues así lo habían planeado los inquisidores” .

Al caer el último reino islámico en España, los musulmanes se rindieron porque los oficiales cristianos habían hecho un tratado con ellos, pacto mejor conocido como el “tratado de 1492”. En ese tratado los oficiales cristianos prometieron tolerancia religiosa a los musulmanes y judíos. Era un intento de ganar tolerancia religiosa para todos los musulmanes y judíos que todavía quedaban en España. Como los musulmanes ya no eran los soberanos de Andalucía, ellos esperaban por lo menos que pudieran permitir adorar a su Dios, el Único Dios, en la manera presentada por el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam. Sin embargo, en 1499, Francisco Jiménez Cisneros, más conocido como el Cardenal Cisneros y tercer inquisidor de Castilla, inició una campaña para coaccionar a los musulmanes de España del Sur para convertirlos al cristianismo. P. de Gayangos escribe:
“Como resultado de sus esfuerzos, fue reportado que el 8 de diciembre de 1499 casi tres mil moros fueron bautizados por él y que una mezquita principal en Granada fue convertida en una iglesia. ‘Los conversos’ fueron animados a entregarle todos sus libros islámicos, varios miles de los cuales fueron destruidos por Cisneros en una hoguera pública. Unos cuantos libros de medicina fueron guardados aparte para la Universidad de Alcalá” .

Los musulmanes que rechazaron adoptar la fe cristiana y se reusaron a las peticiones de la inquisición, fueron arrastrados por las calles del barrio musulmán. Posteriormente, los musulmanes iniciaron disturbios protestando por que el tratado no estaba siendo honorado.
 

_________________

1- Compton's Concise Encyclopedia, Inquisition
2- Encyclopedia Britannica
 

Related Articles