Solidaridad en la Comunidad Musulmana - III

Solidaridad en la Comunidad Musulmana - III
9860 4379

 En el Islam, la solidaridad no solamente busca proveer lo mínimo necesario para que la vida de los más necesitados no se vea amenazada o corra algún peligro, sino que además, pretende ofrecer suficiencia e independencia y, sobre todo, cuidar de su dignidad y evitar la pesadumbre que puedan sentir por su necesidad. A esto se refería el segundo Califa bien guiado y el líder de los creyentes, Omar ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él, cuando dijo: “Da limosnas repetidamente y en abundancia, así veas que algunos de ellos, los pobres, tengan cien camellos y más”.
Hadices que mencionan el mérito y la virtud de la solidaridad
Uno de los hadices que llama la atención sobre el mérito que tiene la solidaridad en la comunidad musulmana e ilustra el estatus privilegiado que ocupa en Islam, al señalarse que quien es solidario es parte del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y él es parte de quien cumple con acciones solidarias, es el que fue narrado por Abu Musa Al Ash’ari, que Al-lah esté complacido con él, quien mencionó que el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Cuando la gente de la tribu de Banu Ash’ari se quedaba sin provisiones durante las batallas, o cuando la comida de sus familias en Medina se agotaba, ellos recolectaban toda la comida sobrante en una manta y después la distribuían entre ellos equitativamente, midiéndola con un tazón. Por eso, esta gente es parte de mí y yo soy parte de ellos” [Bujari] Ibn Hayar dijo en su libro, Fath Al Bari’: “Es un honor muy grande, pues esto significa que ellos hacían parte del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam”.
En otro hadiz reportado por ‘Abdul-lah ibn Omar, que Al-lah esté complacido con él, se relató que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “El musulmán es hermano del musulmán, no debe oprimirlo ni traicionarlo. Al que asista a uno de sus hermanos en la fe cuando esté necesitado, Al-lah lo asistirá cuando él esté en necesidad. Al que alivie la aflicción de un musulmán, Al-lah le aliviará por ello de una de las aflicciones del Día de la Resurrección. Y al que oculte las faltas de un musulmán, Al-lah ocultará las suyas el Día de la Resurrección” [Bujari y Muslim]. El Imam An-Nawawi, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, reflexionando sobre este maravilloso relato, dijo: “Con estas palabras el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, ilustra la virtud que tiene el ayudar a un musulmán, de librarlo de sus aflicciones y de cubrir sus faltas [lo que no significa que se nos pide que seamos cómplices de nuestros hermanos en la fe cuando ellos faltan a uno de los mandatos de Al-lah, pues es nuestra obligación brindarles la ayuda necesaria para que no vuelvan a incurrir en ello e impedirles, hasta con la fuerza si es necesario, que comentan nuevamente esos pecados]. El librar a un musulmán de la angustia y la aflicción se logra ofreciéndole dinero, apoyándolo con la autoridad que se tenga y asistiéndolo. Pero también se logra cuando se le da un consejo, se le expone la opinión que se tenga sobre algún asunto y se lo anima e insta a hacer el bien”.
El Profeta de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, quiso decir que toda la sociedad tiene que compartir, apoyarse el uno al otro y prestar particular atención al pobre y al necesitado. Que esta es una acción que debe darse desde cada individuo y que todo aquel que tenga autoridad en la sociedad debe instar, incentivar, promover y apoyar a los individuos para que hagan todas estas obras de bien en pro de sus semejantes menos favorecidos. También, estableció que los individuos, miembros de una colectividad o sociedad, deben aunar fuerzas para proteger los intereses de todas y cada una de las personas que viven en su seno, esto se logra sólo con la solidaridad, y de esta manera se logra rechazar todo mal que perjudique al grupo, y al mismo tiempo se crea una estructura social estable, la cual yace sobre bases sólidas y firmes.
El Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, señaló que la ayuda que se brinda a la gente debe ser constante; y para facilitar las cosas a todo aquel que quiere ayudar pero no puede, enseñó que no todo el apoyo que una persona necesita depende de los bienes materiales, sino que hay otras formas de ayudar a los demás.

Solidaridad en la Comunidad Musulmana - I
Solidaridad en la Comunidad Musulmana - II
Solidaridad en la Comunidad Musulmana - IV 

Related Articles