Descuidar la adoración en la noche y el día – V

Descuidar la adoración en la noche y el día – V
4239 2355

 

Otras causas, siguiendo el órden de las partes anteriores, son:

8. Muchas responsabilidades, cargas y deberes

Tener muchas responsabilidades y deberes lleva a muchos a descuidar sus obligaciones con su Señor, con la excusa de que sus tareas ocupan todo su tiempo y que debe acabar con todo lo que tiene que hacer, para que cuando esté libre pueda cumplir con sus deberes religiosos. Una persona así ignora o se hace el ignorante, de una realidad: a quien cumple con la forma de adoración, obligatoria y voluntaria, con sinceridad y entendiendo que la fuerza y las posibilidades están solo en Manos de Al-lah, Glorificado y Exaltado sea, Él lo bendice en sus tareas y tiempo, haciendo que todas las capacidades de Su siervo estén potenciadas al máximo, lo que le ayuda a que el tiempo le alcance para no descuidar las obligaciones mundanales y las que su Creador le ha impuesto. Dijo Al-lah, Exaltado sea (lo que se interpreta en español): {Y a quienes siguen la guía, Él les incrementará su fe y les facilitará obrar piadosamente} [Corán 47:17]; y (lo que se interpreta en español): {…y sabed que Al-lah siempre le dará una salida a quien Le tema, y le sustentará de donde menos lo espera. Y quien se encomiende a Al-lah, sepa que Él le será suficiente y que Al-lah siempre hace que se ejecuten Sus órdenes. Ciertamente Él ha establecido a cada cosa su justa medida.} [Corán 65:2-3].

9. Aplazar todo para después

La persona que aplaza sus deberes para después se encontrará con que muchos asuntos se le han acumulado, por lo que no podrá cumplir con todos debidamente o a su tiempo, y se vuelven una carga pesadísima sobre sus hombros, y le resultará difícil deshacerse de ella. Esto lo llevará a hacer mal las cosas y/o, en el peor de los casos, dejar de hacerlas. Dijo el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam: “Apresúrense a hacer obras buenas antes de que les pase una de sietes cosas que les puede ocurrir. No ven que la pobreza hace olvidar al hombre ocupándolo en la búsqueda del dinero, la riqueza lo hace soberbio, la enfermedad lo detiene, la vejez lo hace débil, la muerte corta sus obras, el Dayyal (el falso mesías) lo engañará y perderá, y cuando llegue la Hora Final ya no habrán obras que valgan” [Tirmidhi].

Los Salaf (predecesores virtuosos), que Al-lah esté complacido con todos ellos, no hicieron oídos sordos a estas palabras, por lo que aprovechaban cada instante de su vida cumpliendo con todo lo que tenían que hacer y más. Basta con escuchar las palabras de Omar ibn Al Jattab, que Al-lah esté complacido con él: “La fuerza verdadera está en no dejar lo que hay que hacer hoy para mañana”.

Y finalmente, encontramos que el Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, aconsejando a un hombre, dijo: “Aprovecha cinco cosas antes de que te sucedan otras cinco: Tu juventud antes que te llegue la vejez, tu salud antes de que te sobrevenga una enfermedad, tu riqueza antes de que seas pobre, tu tiempo libre antes de que estés muy ocupado, y tu vida antes de que mueras” .

10. Ver a las personas ejemplares descuidar sus acciones

Para terminar con las acusas que llevan a las personas a descuidarse y dejar de hacer obras de bien durante el día y la noche, mencionamos una razón más que puede llevar a la gente a caer en este grabe problema. En ocasiones el ser humano se deja llevar por lo que ve de los demás, en especial cuando se trata de una persona ejemplar. Algunos piensan que aquellos, que son un ejemplo para los demás, están exentos de caer en el descuido de sus acciones e incluso en pecados, lo cual no es verdad.

Este tal vez sea uno de los motivos por los cuales el Islam es tan radical en cuanto a la prohibición de que los pecados se hagan en publico y/o públicos, tal como lo señaló el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, cuando dijo: “Toda la gente de mi nación será perdonada, menos aquellos que hagan públicos sus pecados. Y ciertamente hacer públicos los pecados es cuando alguien peca por la noche sin que nadie lo haya visto, pero por la mañana esta persona cuenta a otro lo que hizo, siendo que Al-lah había ocultado su falta del conocimiento de los demás” .

Por otra parte, tenemos al Profeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, educando a la gente y llamándola a actuar con razonabilidad, no dejándose llevar por lo que hagan o dejen de hacer los demás, dijo: “No sean como las colas que son llevadas por el cuerpo, diciendo: si los demás hacen el bien, pues entonces yo lo haré; y si hacen el mal, yo también lo haré. Más bien hagan el bien si la gente lo hace; pero si hacen el mal, eviten hacerles el mal a ellos” .

__________________________________

Ver más:

Descuidar la adoración en la noche y el día - I
Descuidar la adoración en la noche y el día - II
Descuidar la adoración en la noche y el día - III
Descuidar la adoración en la noche y el día - IV
Descuidar la adoración en la noche y el día - VI
Descuidar la adoración en la noche y el día - VII 

Related Articles