El Islam y el alcoholismo (parte 2)

El Islam y el alcoholismo (parte 2)
1473 656

El sistema digestivo
Los efectos del alcohol no se limitan al sistema nervioso. El alcohol también destruye todas las partes, conductos y órganos del sistema digestivo.
1. La lengua del alcohólico: La lengua de un alcohólico está cubierta con una capa de suciedad, donde los microbios crecen y se multiplican, esta se infecta y a veces se vuelve roja. Algunos alcohólicos tienen manchas blancas en sus lenguas, y esas manchas pueden ser cáncer en desarrollo.
2. La boca del alcohólico: Su boca puede desarrollar algunas infecciones, las cuales son muy dolorosas. Más aún, algunos microbios pueden adherirse a la garganta y causar severas infecciones, lo cual hace extremadamente dificultoso tragar y respirar.
3. El estómago del alcohólico: La endoscopía estomacal muestra que la cantidad más pequeña de alcohol causa inflamación en la membrana interna del estómago. Algunas personas creen que un poco de alcohol no hace daño; pero, definitivamente, esto no es verdad. Más aún, como sabemos, todos los alcohólicos comienzan con pequeñas cantidades, luego se encuentran a sí mismos sumidos en casos crónicos de alcoholismo.
Una persona que bebe ocasionalmente, puede convertirse en un alcohólico bajo la presión de cualquier shock psicológico, problema emocional o crisis social. Esto nos muestra la Sabiduría de Al-lah: en el Islam, todas las bebidas alcohólicas están prohibidas, sin importar lo pequeña que sea la cantidad.
El alcohol, si es bebido repetidamente, causa inflamaciones estomacales y la muerte de las células del estómago. Como resultado, los ácidos del estómago disminuyen provocando una mala digestión. Además, muchos microbios pasan sin ser destruidos por el ácido, el cual es destruido por el alcohol. La disminución de los ácidos estomacales provoca la disminución de la vitamina B 12 y causa anemia severa. Esta inflamación crónica del estómago es acompañada con palidez, pulso acelerado e insuficiencia cardíaca. Pero aún, esta inflamación estomacal puede convertirse en cáncer estomacal.
4. La cabeza del alcohólico: Un alcohólico usualmente tiene dolores de cabeza, así que toma grandes cantidades de aspirina y sus derivados. Además, el alcohólico usualmente fuma, y esto lo empuja a un círculo vicioso de ansiedad emocional. Así, la aspirina junto con el cigarrillo, la ansiedad y la toxicidad propia del alcohol, le causan una úlcera estomacal.
5. El hígado del alcohólico: Una persona que bebe alcohol durante diez años, tiene muchas probabilidades de sufrir problemas en su hígado. En el hígado, el alcohol golpea el núcleo de las células. Cuando el núcleo de las células del hígado muere, las células mueren y dejan de multiplicarse. Además, el hígado deja de oxidar las grasas, las cuales, por lo tanto, se acumulan alrededor del hígado. Este conjunto de desórdenes finalmente llevarán al completo deterioro del hígado.
A causa del alcohol, el hígado no puede transformar los carbohidratos, proteínas y grasas, y no puede eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo, especialmente el amoníaco. Esto causará el incremento de la proporción de venenos en la sangre. Estos venenos afectan la actividad del cerebro y trastornan las emociones, la conducta y las habilidades mentales del bebedor. Una persona alcohólica pronto empezará a sufrir dificultades para escribir bien a causa de temblores en las manos, su respiración se volverá dificultosa, sufrirá inflamaciones del vientre y su temperatura se elevará.
El alcohol y el daño cerebral
El alcohol golpea el cerebro sin misericordia. En primer lugar, tiene un efecto destructivo directo sobre la apariencia del cerebro. En segundo lugar, el cerebro es dañado por la disminución de la sangre que llega hasta él a causa del endurecimiento de los vasos sanguíneos y la insuficiencia cardíaca. En tercer lugar, el cerebro sufre la anemia que acompaña al alcoholismo. Si el cerebro es dañado, todos los problemas empiezan a empeorar. Así, las bebidas alcohólicas afectan y dañan todos los sistemas del cuerpo.
Si un conductor está ebrio, no podrá controlar su velocidad o reaccionar en casos de emergencia. Cuando un hombre está ebrio, no puede observar, juzgar o reaccionar bien. Una persona ebria pierde mucho de sus capacidades mentales y físicas, sin importar cuán pequeña sea la cantidad de licor bebida.
Una persona que ha bebido alcohol, pierde algo de sus habilidades y sentidos: no puede ver, degustar u oler como lo hace una persona normal. Su capacidad de comprensión y su balance muscular también descienden. Las investigaciones han demostrado que el 50% de los casos de muerte en algunos países, son causados directa o indirectamente por las bebidas alcohólicas.
El alcohol lleva a más alcohol:
El alcohol lleva a más alcohol, y puede fácilmente empujar al bebedor a la catástrofe del alcoholismo, el cual es un golpe fatal para la mente y el cuerpo.
¿Qué clase de vida llevaría una persona si sufre de infecciones, inflamaciones, úlceras y cáncer en todas partes de su cuerpo? ¿Qué clase de vida lleva una persona cuando pierde la memoria, el apetito, las habilidades mentales y sufre alucinaciones?
Por todas estas razones, los científicos y los gobernantes ahora hacen sus mejores esfuerzos para resolver el problema de la embriaguez y las bebidas alcohólicas.
El Islam no esperó a que se hicieran investigaciones científicas para probar los efectos destructivos del alcohol en la mente y el cuerpo del ser humano. Una vez que usted cree en Al-lah, y acepta someterse a Sus órdenes, todos sus problemas estarán resueltos.
En el Islam, el principio es simple, claro y lógico: la prevención es mejor que la cura. Sencillamente, en el Islam, el alcohol no está permitido y los problemas no tienen chance de ocurrir.
El Islam nos guía al camino correcto. Al-lah nos ha dado una mente con la cual debemos escoger y asumir nuestra responsabilidad. Gracias a Al-lah, Quien no Ha guiado por el sendero recto.

____________________________

El Islam y el alcoholismo (parte 1)

Related Articles