La relatividad del tiempo en el Corán

La relatividad del tiempo en el Corán
221 0

La conclusión a la que nos conducen los hallazgos de la ciencia moderna es que el tiempo no es un hecho absoluto, como suponen los materialistas, sino una percepción relativa. Lo que es más interesante es que este hecho, que no fue descubierto por la ciencia hasta el siglo XX E.C., fue transmitido a la humanidad hace catorce siglos. Hay varias referencias en el Corán a la relatividad del tiempo.
Es posible ver el hecho científicamente probado de que el tiempo es una percepción psicológica dependiente de eventos, escenarios y condiciones en muchas aleyas del Corán. Por ejemplo, la vida entera de una persona es un tiempo muy corto, como lo informa el Corán. Al-lah dice: {El día que los convoque responderán alabándolo, y les parecerá que no han permanecido [en las tumbas] sino poco tiempo} [Corán 17:52].
Al-lah también dice: {El día que los congregue, les parecerá no haber permanecido más que una hora. Se reconocerán entre ellos} [Corán 10:45].
En algunas aleyas se indica que las personas perciben el tiempo de maneras diferentes, y que a veces la gente puede percibir un período muy corto de tiempo como uno muy largo. La siguiente conversación entre personas, sostenida durante su juicio en el Más Allá, es un buen ejemplo de esto: {Al-lah les preguntará: “¿Cuántos años han permanecido en la Tierra?”. Responderán: “Permanecimos un día o menos aún. Mejor pregúntales a los [ángeles] encargados de llevar la cuenta [pues no estamos seguros]”. Al-lah les dirá: “No permanecieron sino poco tiempo. ¡Si tan solo hubieran sabido!”} [Corán 23:112-114].
En algunas otras aleyas se afirma que el tiempo puede fluir a ritmos diferentes en entornos distintos; dice Al-lah: {Te desafían a que adelantes el castigo, pero sabe que Al-lah no faltará a Su promesa. Un día para tu Señor es como mil años de los que ustedes computan} [Corán 22:47].
Y también dice: {… ascienden hacia Él los ángeles y las almas en un día que durará cincuenta mil años} [Corán 70:4].
Estas aleyas son expresiones manifiestas de la relatividad del tiempo. El hecho de que este resultado, que solo fue entendido recientemente por la ciencia en el siglo XX, le fue comunicado a un hombre hace más de 1.400 años por el Corán, es una indicación de que el Corán es revelación de Al lah, Quien abarca todo el tiempo y el espacio.
La narración en muchas otras aleyas del Corán revela que el tiempo es una percepción. Esto es particularmente evidente en las historias. Por ejemplo, Al-lah mantuvo a los compañeros de la cueva, un grupo de creyentes mencionado en el Corán, en un sueño profundo durante más de tres siglos. Cuando despertaron, pensaron que habían estado en ese estado solo un rato, y no podían imaginar cuánto habían dormido. Al-lah dice: {Entonces hice que durmieran en la caverna por muchos años. Luego hice que despertaran para distinguir cuál de los dos grupos [creyentes e incrédulos] calculaba mejor el tiempo que habían permanecido allí} [Corán 18:11-12].
En una aleya posterior de esta misma sura, dice Al-lah: {Entonces los desperté para que se preguntaran unos a otros. Uno de ellos dijo: “¿Cuánto tiempo piensan que hemos permanecido aquí?”. Respondieron: “Permanecimos un día o parte de un día”. Dijeron: “Nuestro Señor sabe mejor cuánto tiempo hemos permanecido” [Corán 18:19].
La situación relatada en la aleya siguiente también es evidencia de que el tiempo, en realidad, es una percepción psicológica. Al-lah dice: {[No has reparado] en aquel [Uzeir] que pasó por una ciudad en ruinas [Jerusalén], y exclamó: “¿Cómo Al-lah va a darle vida ahora que está en ruinas?”. Y entonces, Al-lah lo hizo morir por cien años y después lo resucitó. Le preguntó [Al-lah]: “¿Cuánto tiempo has permanecido así?”. Respondió: “Un día o menos aún”. Dijo [Al-lah]: “No, has permanecido así cien años, observa tu comida y tu bebida, no se han podrido, pero mira tu asno [del que, por el contrario, solo quedan sus huesos]. Haremos de ti un signo para la gente. Mira los huesos [de tu asno], cómo los reuní y luego los cubrí de carne [resucitándolo]”. Y cuando lo vio con claridad dijo: “Ahora sé que Al-lah es sobre toda cosa Poderoso” [Corán 2:259].
La aleya anterior enfatiza claramente que Al-lah, Quien creó el tiempo, no está atado a él. El ser humano, por otra parte, está limitado por el tiempo ordenado por Al-lah. Como en la aleya, el hombre es incapaz incluso de saber cuánto tiempo permanece dormido. De tal manera que afirmar que el tiempo es absoluto (como hacen los materialistas en su mentalidad distorsionada) resulta muy irracional.

Related Articles