El rezo en congregación

El rezo en congregación
247 122

Virtudes del rezo en congregación
Realizar las oraciones prescritas en grupo es obligatorio para todo varón musulmán que no tenga una excusa para ser eximido de ello. Muchos hadices auténticos remarcan la superioridad y excelencia de rezar en grupo, entre estos hadices tenemos:
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El rezo en grupo es veintisiete veces superior al realizado a solas” (Bujari y Muslim).
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo también: “El rezo de una persona en grupo es veinticinco veces superior (en recompensa) a su rezo en solitario en su casa o su comercio. Esto es porque se hace el wudú y lo perfecciona, luego va a la mezquita con el único propósito de realizar el rezo. A cada paso que da se le eleva un grado y uno de sus pecados es borrado. Mientras reza, siempre que no pierda su wudú, los ángeles se mantienen suplicando en su favor: ‘Al-lah, bendícelo; Al-lah, ten misericordia de él’. Se considera que está rezando incluso mientras espera por el inicio del rezo” (Bujari y Muslim).
Abandonando el rezo en grupo
Para que podamos conocer el estatus del rezo en grupo y su importancia basta ver que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, no eximió casi a nadie de realizarlo. Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, relató que un hombre ciego le dijo al Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Mensajero de Al-lah, no tengo un guía que me conduzca a la mezquita (para asistir al rezo en grupo)”, y le pidió licencia para poder rezar en su casa. El profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se la concedió inicialmente; pero, cuando se disponía a irse, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, lo llamó y le dijo: “¿Puedes oír el llamado al rezo?”, y el ciego dijo: “Sí”. Entonces el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, le dijo: “Entonces responde al llamado (viniendo a la mezquita)” (Muslim).
Más aún, el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, advirtió enfáticamente contra el abandono del rezo en grupo. Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “¡Por aquel en Cuya mano está mi alma! Tuve la intención de ordenar que se junte leña y entonces ordenar que alguien pronuncie el Adhán para el Salat y luego ordenar que alguien dirija el rezo; mientras, yo iría por detrás y quemaría las casas de los hombres que no se presentaron para el Salat” (Bujari y Muslim).
Esto fue bien comprendido por los sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, y sus palabras lo reflejan. Abdul-lah Ibn Mas’ud, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Quien desee encontrarse con su Señor como un musulmán, que siga cumpliendo con estos cinco rezos (en grupo) cada vez que se haga el llamado para hacerlos; pues Al-lah ha elegido para su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, el camino de la guía correcta y estos rezos son parte de esta guía. Si los hacen en sus casas, como lo hacen los que se quedan en sus casas, estarían abandonando una sunnah del su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él; y si abandonan la sunnah de su Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, se desviarán. De cierto les digo que hubo un tiempo en que nadie abandonaba estos rezos (en grupo) excepto los hipócritas de hipocresía bien conocida. Un hombre era traído apoyado en otros dos (por su debilidad o enfermedad) para ser puesto en la fila del rezo (grupal)” (Muslim).
El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, resaltó la importancia de rezar en grupo en toda circunstancia. En un hadiz se relata que dijo: “Cualquier grupo de tres o más que vivan en una aldea o en el desierto que no hagan el Adhán ni el rezo en grupo serán dominados por Satanás. Así es que practiquen el rezo congregacional, pues el lobo se come solo a las ovejas que se alejan del rebaño” (Ahmad, Nasa’i y Abu Dawud. Albani lo clasificó como bueno).

¿A qué se considera congregación?
El número mínimo de personas para hacer el rezo en grupo es dos: el Imam (líder) y otro que rece con él. Mientras más gente se una al grupo mayor será la recompensa del rezo. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El rezo de un hombre con otro vale más que su rezo en solitario; y su rezo con dos hombres vale más que su rezo con uno solo. Mientras más sean, mayor será la recompensa de Al-lah por el rezo” (Ahmad y Abu Dawud).
Es mejor realizar el rezo en la mezquita. Cuanto más lejos sea la mezquita mejor. Al respecto, dijo el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “La gente que gana más recompensa es la que camina más lejos (al rezo)” (Muslim, Ahmad y Abu Dawud).
Quién debe ser el Imam
El rezo grupal debe ser dirigido por un Imam. El Imam debe ser un varón probo y conocedor de la ley islámica. El Imam se para en frente de todos, y los demás orantes se paran en líneas detrás del Imam, todos con el rostro en dirección a la Qiblah (la dirección de la Ka’ba en La Meca). El que merece más ser el Imam es el que mejor memoriza el Corán y lo recita. Si hay varios que tienen el mismo nivel de conocimiento en este asunto, entonces se elige al que además tenga un mejor conocimiento de la Sunnah. Si hay varios que tienen un elevado nivel de conocimiento de la Sunnah, entonces se elige al de mayor edad en el grupo. El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “El más experto en la recitación del Corán debe dirigir a la gente en el rezo. Si hay varios iguales en eso, el que más sabe de la Sunnah entre los igualados; si aún hay varios igualados, se da preferencia al que haya emigrado antes. Si aún hay varios iguales, se da el liderazgo al de más edad del grupo” (Muslim).
Las mujeres pueden asistir al rezo en congregación
Respecto a las mujeres, es mejor y tiene más recompensa para ellas rezar en sus hogares que asistir al rezo en congregación. Sin embargo, pueden asistir al rezo en congregación en las mezquitas si no están en riesgo de tentar o ser tentadas. Para ello deben evitar engalanarse, perfumarse o vestir prendas y ornamentos atractivos. También deben evitar el roce excesivo con los hombres, pues el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “No impidan que las siervas de Al-lah (las mujeres) asistan a las mezquitas de Al-lah. Deben asistir sin perfumarse; si se perfuman, no pueden asistir a los rezos en grupo en la mezquita” (Ahmad y Abu Dawud).
Por otro lado, no es permitido que una mujer dirija a los hombre en el rezo congregacional. Si una mujer dirige en el rezo a un hombre, el rezo de él es inválido y deberá repetirlo. Esta es una opinión consensuada entre los juristas.
 

Related Articles