La intención es el fundamento de todo acto

La intención es el fundamento de todo acto
256 83

El Mensajero de Al-lah, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Las obras son según las intenciones y cada persona será recompensada según su intención. Así pues, quien haya emigrado por algún beneficio mundanal o por casarse con una mujer, su emigración será para lo que él quiso”’ (Bujari y Muslim).
Muchos eruditos han iniciado sus obras con este hadiz. El Imam Al Bujari, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, inicia su enciclopedia, Sahih Al Bujari, con este hadiz y explica que cada acción que se realiza sin procurar la complacencia de Al-lah es inválida y no recibirá ninguna recompensa.
Se podría decir que toda la religión gira alrededor de este hadiz. El Imam Ash-Shafi’i, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Este hadiz constituye un tercio de todo el conocimiento”.

Los eruditos islámicos difieren respecto al alcance de las palabras del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él: “Las obras son según las intenciones”. Muchos de los eruditos más recientes opinan que el significado es que la acción se considera válida o buena por la intención que la acompaña. Esto quiere decir que una acción prescrita debe ser acompañada por la intención de complacer a Al-lah. Las acciones habituales y naturales de la vida, como comer, dormir, vestirse, etc. no necesitan una intención.

Algunos dicen que la palabra “obra” aquí es general y abarca todas las acciones sin excepción. Otros lo consideran una opinión mayoritaria de los eruditos de las primeras generaciones. Encontramos este sentido en las palabras de Ibn Yarir At-Tabari, Abu Tálib Al Makki y otros eruditos de las primeras generaciones. El Imam Ahmad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Opino eso por cada acción, los rezos, ayunos, caridades o cualquier buena acción u obra debe ir precedida por la intención de complacer a Al-lah. El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: ‘Las obras son según las intenciones’, y eso se aplica a toda obra”.

Fadl Ibn Ziad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Le pregunté a Abu Abdul-lah (el Imam Ahmad) sobre cómo debe ser la intención en las obras, y él respondió: ‘Debe concentrarse en su interior antes de realizar una buena obra y no hacerla por complacer a la gente (aparentar)’”.

Es posible que las palabras “las obras son según las intenciones” signifiquen que las obras serán clasificadas como buenas, corruptas, aceptables, rechazadas, recompensadas y no recompensadas de acuerdo a la intención. Entonces, esta afirmación nos informa sobre el veredicto islámico al respecto: la validez o invalidez de las acciones depende de la validez o invalidez de la intención.

Las palabras del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, después de esto: “Cada persona será recompensada según su intención”, nos informan que uno solo ganará de su acción en medida de la intención que se tuvo. Así pues, si tuvo una buena intención, recibirá una recompensa; si tuvo una mala intención recibirá un castigo.
Esta segunda afirmación del hadiz no es la mera repetición del significado de la primera, porque la primera afirmación indica que lo correcto o incorrecto de la acción depende de la intención necesaria para que tal acción exista. La segunda afirmación indica que la recompensa de una persona por su acción es resultado de su buena intención, y el castigo de una persona por su acción es por su mala intención.

Definición académica de la palabra “intención” (nía) en el Islam:

1. Distinguir los diferentes rituales de adoración, uno del otro. Como distinguir el rezo del mediodía (Dhuhur) del de la media tarde (Aser), o distinguir el ayuno de Ramadán de otros ayunos, o diferenciar las acciones rituales de las acciones habituales, como diferenciar el baño ritual para purificación del baño natural por higiene.

2. Distinguir para qué o para quién se hace la acción: ¿Es solo por Al-lah? ¿O para otros fuera de Al-lah? ¿O para Al-lah y otros junto con Él?

El significado de la palabra nía (intención) en las palabras del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, y las primeras generaciones de musulmanes era de “deseo/anhelo de hacer algo”. En el Corán, la palabra “deseo/anhelo” se usa frecuentemente para describir una intención, como en el verso: {Entre ustedes hubo quienes anhelaron los bienes materiales de esta vida, pero otros anhelaron la recompensa de la otra vida} [Corán 3:152].

En otra aleya dice: {A quienes prefieran la vida mundanal y sus placeres los recompensaré por sus obras en esta vida} [Corán 11:15]; y también dice: {Reúnete con quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando Su rostro} [Corán 18:28].
A veces la intención se describe con la palabra “anhelar”, como en la aleya: {Sino anhelando el Rostro de su Señor, el Altísimo} [Corán 92:20]; y en la aleya: {Pero no den caridad a menos que sea anhelando el rostro de Dios} [Corán 2:272].

Respecto al segundo significado de intención, hay numerosos ejemplos en la Sunnah o las palabras de los Salaf (primeras generaciones de seguidores del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él). Mencionamos unos cuantos:

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “La gente será congregada según sus intenciones” (Ibn Mayah). También dijo: “La humanidad será resucitada según sus intenciones” (Muslim). Otro hadiz dice: “En verdad que aquellos muertos en el campo de batalla serán resucitados según sus intenciones” (Ibn Abid-Dunia).

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, también dijo: “Al-lah frustrará los planes de aquellos que se preocupan solo por la vida mundana y les pondrá una vida en la pobreza. Nadie obtendrá de este mundo más de lo que se le ha predestinado. Para aquel que anhela la otra vida, Al-lah le favorecerá en sus asuntos, le dará satisfacción y el mundo vendrá a él por sí mismo” (Ibn Mayah).

Zaid Ash-Shami, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Realmente me agrada definir mi intención para todo lo que hago, incluso comer y beber”.

Sufián Az-Zawri, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “No he encontrado algo más difícil de tratar que mi intención, pues cambia constantemente”.

Ibn Al Mubarak, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo: “Una pequeña acción puede hacerse grande por la intención detrás de ella; y una gran acción puede hacerse pequeña por la intención detrás de ella”.

Las tres citas anteriores fueron mencionadas por Ibn Abid-Dunia en su libro La sinceridad y la intención.

El Imam Ahmad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo que la religión se resume en tres hadices:
1. “Las obras son según las intenciones” (Bujari y Muslim).
2. “Quien introduce en la religión algo que no es propio de ella será rechazado” (Muslim).
3. “Lo halal (lícito) es evidente; y lo haram (ilícito) es evidente” (Bujari y Muslim).

El Islam nos enseña a realizar buenas obras, alejarnos de las acciones prohibidas y de los asuntos dudosos. Todo esto se logra cumpliendo con dos fundamentos: las acciones se deben hacer bien, del modo que el Islam las prescribió, y se deben hacer con la intención de complacer a Al-lah.
Fudail Ibn ‘Iad, que Al-lah lo tenga en Su misericordia, dijo sobre la siguiente aleya: {Él es Quien creó la muerte y la vida para probarlos y distinguir quién obra mejor} [Corán 67:2].

¿Qué significa ser sincero y correcto a la vez? Si la acción es sincera e incorrecta no es aceptada. Si es correcta pero no es sincera tampoco es aceptada. Solo se aceptará si es correcta y sincera a la vez. Es sincera si se desea con ella complacer a Al-lah, y es correcta cuando está acorde con las enseñanzas del Islam.

 

Related Articles