Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Salud y bienestar

La fiebre, una bendición disfrazada

La fiebre, una bendición disfrazada
3029 614

 

La fiebre limpia los pecados y libera el cuerpo de sustancias tóxicas y gérmenes, es una bendición disfrazada.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Cuando un creyente se enferma o tiene fiebre, es como cuando el metal es puesto sobre el fuego, lo malo se va y permanece lo bueno”. [Al Baihaqi] Él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, también describió la intensidad de la fiebre diciendo: “La fiebre es carbón del Infierno, libérense de ella usando agua fría”. [Ibn Mayah] El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, prohibió maldecir la fiebre. Dijo: “No maldigan una fiebre porque ella elimina los pecados como el fuego elimina la suciedad del hierro”. [Ibn Mayah] Una infección viral o bacteriana usualmente eleva la temperatura de una persona, los antibióticos son inútiles para una infección viral, como la gripe o el resfrío común, aunque el paciente pudiera sudar y tener fiebre muy alta.
 
Entonces, ¿cuál es la cura?
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, nos dijo que redujéramos la fiebre con agua. Lo mismo se continúa aplicando hoy en día. Poner paños fríos sobre la frente del paciente se sigue usando en muchos hospitales y por los muchos doctores, a pesar que son abundantes los medicamentos para reducir la fiebre, como la aspirina, el paracetamol (o acetaminofén, que es el ingrediente activo en el tilenol) y otros.
 
El uso del agua para reducir la fiebre no se limita al uso de paños fríos, sino que también ayuda el beber muchos líquidos. Esto también se entiende de las palabras de la narración profética: “Refrésquela con agua”. Agua es tanto lo que el paciente bebe, como lo que se le da por vía intravenosa o lo que se le coloca en su rostro o sobre su cuerpo para reducir la fiebre.
 
Hemos visto muchos pacientes en quienes los medicamentos para reducir la fiebre (antipiréticos) no fueron efectivos, mientras que el agua fría tuvo un efecto inmediato. Es por eso que los pediatras aconsejan a los padres quitarles la ropa a sus niños y darles a beber muchos líquidos cuando tienen fiebre. También se puede dar un antipirético como el paracetamol. La aspirina ha estado prohibida para niños menores de 12 años.
 
¿Qué es la fiebre?
 
La fiebre se produce cuando la temperatura del cuerpo se eleva por encima de lo normal (37o C). Existe un área en el cerebro (que reposa sobre la glándula pituitaria en la parte frontal de la cabeza) que es un regulador de la temperatura.
 
Cuando un germen entra en el cuerpo, comienza a segregar toxinas. Las toxinas afectan el regulador de temperatura causando que esta se eleve. Las sustancias que causan esta elevación de la temperatura se llaman pirógenas. Los pirógenos son causados no solo por los gérmenes, sino también por los tejidos arruinados en el cuerpo luego de haber sido afectados por los gérmenes.
 
Cuando la temperatura se eleva en el regulador de temperatura, el resto del cuerpo acceder e incrementa su temperatura en respuesta. Pronto el cuerpo entero tiene fiebre y la temperatura del paciente se eleva. Esto explica las palabras del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, cuando describió a los creyentes, respecto a su bondad y afecciones, como el cuerpo. Si una parte de él sufre de un germen o un virus, como la inflamación en las vías respiratorias, en las vías urinarias, etc., todo el cuerpo sufre de fiebre e intranquilidad.
 
Sí, el cuerpo entero sufre, el cuerpo entero tiene una elevación en su temperatura y no solo en la parte afectada. Cuando la inflamación empeora, los gérmenes aumentan y consecuentemente arruinan los tejidos. Los gérmenes y los pirógenos encontrarán el sistema de defensa del cuerpo listo para atacar y comer los subproductos de los gérmenes y liberar al cuerpo de ellos. Mientas hace esto, lanza a los fluidos corporales una sustancia llamada pirógenos leucocitos o endógenos. Así que la fiebre permanece mientras que el cuerpo se está limpiando de los subproductos.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo cuando un hombre maldijo la fiebre: “No la maldigas porque ella elimina los pecados como el fuego elimina la suciedad del hierro”.
 
Ella es una limpieza de los pecados –una limpieza de las sustancias muertas, como los tejidos muertos y los subproductos de los gérmenes– como  el fuego limpia la suciedad del hierro.
 
El famoso libro sobre fisiología de Guyton (edición de 1992) sostuvo que una cantidad igual a 1 sobre 10 billonésimas de un gramo de endógenos, es suficiente para que se produzca la fiebre.
 
Una cantidad tan pequeña de una sustancia secretada en el cuerpo debido a un germen muy pequeño o a un virus, es suficiente para pasar a una persona de estar saludable a estar enferma, con fiebre y en cama.
 
El Imam Ibn Al Qaiem, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Recuerdo una vez, cuando tenía fiebre, un poeta maldijo la fiebre diciendo:
‘La purificadora del pecado ha visitado y se ha ido
 
Cuán malvada es ésta cuando visita y cuando se va.
 
Ella preguntó mientras se preparaba para irse: ¿Qué quieres?
 
Yo le respondí: Que nunca regreses’.
 
Le dije que el había maldecido lo que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, prohibió maldecir. Si él hubiese dicho:
 
‘La limpiadora de los pecados ha visitado.
 
Saludos para ella mientras visita y mientras se marcha.
 
Ella preguntó mientras se preparaba para irse: ¿Qué quieres?
 
Le respondí: Que no te vayas’.
 
Esto habría sido mejor para él y aún así se habría marchado”.
 
Recientes estudios científicos han demostrado que estos leucocitos pirógenos causan fiebre produciendo una sustancia llamada prostaglandina en las glándulas locales en el área del hipotálamo. Cuando el crecimiento de esta clase de prostaglandina es inhibido por el uso de medicamentos, la fiebre se reduce. Esto explica cómo la aspirina reduce la fiebre: inhibe el crecimiento de la prostaglandina y evita su producción.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Para cada enfermedad existe una cura. Si la cura alcanza a la enfermedad, esta es curada por la voluntad de Al-lah”. [Muslim]
 
Esto explica el conocido fenómeno de que la aspirina no reduce la temperatura de una persona normal que no tiene fiebre, debido a que no tiene esos endógenos en su cuerpo para trabajar sobre el hipotálamo.
 
¿Por qué ocurre el enfriamiento?
 
El nivel de temperatura en el regulador de temperatura aumenta repentinamente de su nivel normal a un nivel elevado, debido al daño en los tejidos, debido a la liberación de sustancias generadoras de temperatura o debido a la deshidratación. Cuando esto ocurre, la temperatura del cuerpo se eleva dentro de unas pocas horas para alcanzar la nueva temperatura.
 
Durante este periodo, el paciente tiembla y siente frío, a pesar de que la temperatura del cuerpo esté elevada, porque los vasos sanguíneos en la piel se contraen. El enfriamiento permanece hasta que la temperatura del cuerpo alcanza el nuevo nivel establecido por el regulador de temperatura.
 
Cuando la temperatura del cuerpo alcanza ese nivel, el enfriamiento se detiene y la persona no siente ni frío ni calor. Mientras la infección y la razón de la elevación de la temperatura continúen, la temperatura corporal permanece en este nuevo nivel hasta que Al-lah le permita recuperarse.

 

Related Articles

Artículo más visitado

Salud y bienestar

Consejos respecto al cuerpo (y el espíritu) después de la maternidad

Muy pocos discutirán las bendiciones de la maternidad. Quienes son lo suficientemente afortunados para pasar algo de tiempo en el hogar con sus hijos antes de regresar al trabajo, te dirán...más