Al Ifk (la calumnia) en contra de ‘A’ishah, la esposa del Profeta Muhammad V

Al Ifk (la calumnia) en contra de ‘A’ishah, la esposa del Profeta Muhammad V
5040 1630

Lecciones que deja esta historia

Las cosas no pasan por azar, especialmente en todo lo que tiene que ver con la vida del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, porque Al-lah, el Altísimo, nos Enseña, por medio de los sucesos acontecidos durante su existencia, lecciones de vida que son necesarias para el entendimiento y la aplicación de la Shari’ah Islámica en la realidad del individuo, la familia, la sociedad y el estado en general. Analicemos las lecciones que Al-lah nos Da en las Aleyas de la Sura An-Nur (la luz) en las que Menciona este suceso:
1.      {Cuando los creyentes y las creyentes oyeron la calumnia deberían haberla considerado como en contra de ellos mismos, y haber dicho: Esto es una mentira evidente.} Ibn Kazir, que Al-lah le Dé su perdón, en su Tafsir (exégesis) menciona que esta Aleya fue revelada debido al dialogo entre Abu Aiub y su esposa, que Al-lah Esté complacido con ellos, en el que Umm Aiub le dice: “¿Has oído lo que la gente anda diciendo de ‘A’Ishah, que Al-lah Esté complacido con ella?”; respondió: “Sí, y eso es mentira. ¿Serías capaz tú, Umm Aiub, de cometer un pecado como ese?”; ella objetó diciéndole: “Juro por Al-lah que jamás lo haría”; Abu Aiub le dijo: “‘A’ishah menos, porque ella es mejor que tú”. Así que, cuando escuchamos injurias y calumnias en contra de una persona justa y piadosa, no debemos apresurarnos a juzgarla olvidándonos de todas su virtudes y aceptando las mentiras que se lancen en contra de ella.
2.      {¿Por qué no presentaron cuatro testigos del hecho? [Sabed que] Para Al-lah, quienes [cuando acusan a alguien] no presentan testigos, son los mentirosos.}Esta es la justicia infinita de Al-lah, si una persona no tiene testigos, en este caso cuatro, por ser una acusación de adulterio, su acusación no será aceptada.
3.      {Propagasteis la calumnia de boca en boca, repitiendo aquello sobre lo cual realmente no teníais conocimiento, y creísteis que lo que hacíais era leve, pero ante Al-lah es gravísimo. Cuando oísteis la acusación tendríais que haber dicho: No debemos hablar de ello… Al-lah os Prohíbe que volváis a cometer semejante falta, si es que sois creyentes.} Está más que clara la enseñanza, no debemos hablar sino en base a la certeza que tengamos de un asunto.
4.      {Y Al-lah os Aclara Sus preceptos, Al-lah es Omnisciente, Sabio.} Esta es la gran diferencia que existe entre el Islam y las demás religiones, las leyes son dadas por Al-lah, no por los hombres. Al-lah es Quien Conoce mejor al ser humano, al fin y al cabo, Él fue Quien lo Creó, por ello Sabe qué es lo que más le conviene y, por lo tanto, Sus leyes son justas y se adaptan a todos los individuos, familias y sociedades.
5.      Cuando Al-lah Prueba al creyente no es Injusto. ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, pasó días difíciles por causa de esta infamia inventada en su contra; sin embargo, nunca desconfió de la justicia de Al-lah ni desesperó lanzando quejas como: “Pero, ¿qué hice yo para merecerme esto?”, “¿por qué a mí?”, y mucho menos le reclamó algo a Al-lah. Simplemente se encomendó a su Señor y esperó con paciencia que su inocencia fuera confirmada. Su fe y confianza en Al-lah fue recompensada, no solo con el hecho de que se aclarara la verdad, sino en la forma misma cómo se hizo: Al-lah con Sus propias palabras Aclara la inocencia y rectitud de ‘A’ishah, ¿quién es más veraz que Al-lah? Después de esta revelación nadie, absolutamente nadie, puede afirmar algo en contra de esta mujer casta y pura, pues hacerlo significaría contradecir el Corán; además, es una horrible acusación al honor del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y su familia.
 

Related Articles