Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Purificación del alma

El soborno lleva a la corrupción y a la destrucción

El soborno lleva a la corrupción y a la destrucción
12585 1092

Si el soborno se esparce en una sociedad, esta, indudablemente, se corromperá y se condenará a la destrucción. El hombre asumió la confianza que fue ofrecida a los cielos y a la tierra y que estos se negaron a asumir. Por lo tanto, es obligatorio para el hombre proteger esta confianza de la forma más prefecta para ganar la complacencia de Al-lah, el Todopoderoso, y reformar la sociedad. Sin embargo, si se pierde esa confianza, resulta en la corrupción de la sociedad y se volverá desordenada y desunida. Para preservar esta confianza, Al-lah, el Todopoderoso, Prohíbe a Sus siervos hacer cualquier cosa que pueda llevarla a su perdición o degradación. Por lo tanto, Al-lah, el Todopoderoso, Ha prohibido el soborno, que es el pago de dinero para conseguir algo ilegal, ya sea dando el soborno a alguien o eximiéndolo de algo que es obligatorio. Al-lah, el Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta en español):

·         {No devoréis vuestros bienes injustamente unos a otros ni sobornéis con ellos a los jueces para devorar ilegalmente la hacienda ajena a sabiendas.} [Corán 2:188]
·         {…comen vorazmente de lo ilícito…} [Corán 5:42]
 
Aquí, no hay duda de que el soborno es ilícito, como Ibn Mas’ud, que Al-lah Esté Complacido con él, dijo en su comentario sobre el verso antes mencionado.
 
El soborno es un pecado mayor
 
Algunos eruditos consideran al soborno como un pecado mayor, especialmente si es pagado para afectar el juicio de una persona en una posición de confianza. Esto es apoyado por un hadiz que relató Abdullah Ibn ‘Amer, que Al-lah Esté Complacido con él, quien dijo: “El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, maldijo al que da el soborno y a la persona sobornada”. [At-Tirmidhi] Este hadiz indica que el soborno es un pecado mayor porque es conocido que solo los pecados graves merecen ser maldecidos.
 
Aspectos del soborno
 
En la actualidad, el soborno prevalece en muchos sectores de numerosas sociedades, hasta el punto de que casi no existe área alguna de la vida que esté libre del soborno, especialmente en los países del tercer mundo. Existe tal soborno en un juicio en el que el juez se pone de lado de quien no lo merece o niega sus derechos a alguien, le da preferencia a quien no lo merece y viceversa, o es parcial en su juicio hacia un pariente o una persona de estatus elevado debido a que recibe un soborno ilegal. También, existe soborno al implementar un juicio. Hay soborno al designar gente para un cargo cuando alguien paga a quien tiene la autoridad de designar para que le dé el puesto a él, mientras que hay otros que merecen más ese trabajo. Dejando a un lado el hecho de que esto es ilegal, esto también es traicionar la confianza, porque la mejor y más eficiente persona debe ser designada para el trabajo. Dice Al-lah, el Todopoderoso (lo que se interpreta en español): {… pues qué mejor que contratar a un hombre fuerte y honesto.} [Corán 28:26] También, existe soborno en el campo de la educación, construcción y muchos otros campos, que son muy numerosos como para mencionarlos aquí.
 
Efectos y perjuicios del soborno
El soborno es un crimen que tiene efectos graves y serias consecuencias para el individuo y para la sociedad. Resumiremos algunas de ellas a continuación:
 
1.      Confiar una misión a quienes no están calificados para hacerla: cuando uno paga un soborno para conseguir un trabajo para el cual no está calificado, el resultado será que se cometerán errores en el trabajo, lo cual causará una disminución en la producción y una pérdida de recursos.
2.      Destrucción de los principios y valores morales: el esparcimiento del soborno en una sociedad significa la destrucción de los valores morales de los miembros de esa sociedad, la pérdida de la confianza entre ellos y la expansión de valores negativos, como la negligencia, la indiferencia, la pérdida del sentido de lealtad y pertenencia, y la aparición de la frustración.
3.      Desperdicia la propiedad y pone en peligro las almas: imaginemos que el soborno prevalece en una sociedad hasta que alcanza el sector de la salud y la producción de medicina, ¿cuál sería la condición de la salud de las personas cuando usen medicina en mal estado que fue autorizada mediante el soborno? Imagina que caminas por un puente que tiene graves defectos y pone en peligro la vida y las pertenencias de las personas, y que el constructor que hizo el puente obtuvo permiso para realizar esta construcción mediante el soborno. ¿Cuántas víctimas y pérdidas financieras habría a causa de la caída de este puente? Debemos hacer una analogía de este caso en todos los campos. Por lo tanto, el soborno lleva al desperdicio del dinero y pone en peligro las almas.
 
La diferencia entre el soborno y los regalos
 
No cabe duda de que existe un parecido entre un soborno y un regalo; pero la diferencia más importante entre ambos está en la intención y el motivo detrás de cada uno, porque quien da un regalo busca ganar el amor de otros y su acercamiento y mostrar bondad hacia ellos.
 
¿Es un regalo presentado a un gobernante considerado como soborno?
 
Muchos eruditos son de la opinión de que la aceptación de regalos por parte de un gobernante es un tipo de soborno. En un hadiz bajo la autoridad de Abu Humaid As-Sa‘idi, que Al-lah Esté Complacido con él, dijo:
 
El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, empleó a un hombre de la tribu de Al Azd, llamado Ibn Al-Lutbiah, para ser el recolector del Zakat. Cuando regresó, dijo (al Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam): “Esto es para ti, y esto me ha sido dado como un regalo”. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, entonces subió al púlpito y alabó a Al-lah, el Todopoderoso, y Lo exaltó. Luego dijo: “Contraté a un hombre para hacer un trabajo, y el viene y dice: ‘Esto es para ti y esto me fue dado como un regalo’. ¿Por qué no permanecía en la casa de su padre o la casa de su madre para ver si le llegaban regalos o no? Por Al-lah, si alguno de ustedes toma algo ilegalmente vendrá con ello en el Día de la Resurrección, cargándolo (en su espalda). No reconoceré a ninguno de ustedes con un camello que gruña o una vaca que muja o una oveja que bale”. Luego, levantó sus manos hasta que pudimos ver la blancura de sus axilas. Entonces, dijo dos veces: “¡Oh Al-lah! ¿He transmitido (Tus mandatos)?” [Bujari y Muslim]
 
An-Nawawi, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Este hadiz aclara que los regalos recibidos por los gobernantes son ilegales y que es un acto ilegal porque quebranta la confianza. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, aclaró en el mismo hadiz por qué quienes están en una posición de confianza no tienen permitido aceptar regalos, a diferencia de quienes no están en la misma posición, ya que en su caso un regalo es recomendado. Todo lo que el gobernante reciba bajo el nombre de regalos debe ser regresado a quien se lo dio. Si eso no es posible, debe ser pagado al Tesoro del Estado”.
 
Ibn Battal, que Al-lah le Dé Su perdón, dijo: “Los regalos de los gobernantes deben ser puestos en el Tesoro del Estado. El gobernante no puede poseerlos a menos que el Imam se lo pida”.
 
¿Cuál es el reglamento para quien es obligado a pagar un soborno?
 
¿Qué se debe hacer si se establece que los regalos que se presentan a los funcionarios son un tipo de soborno, pero la sociedad entera es controlada por el soborno y el régimen gobernante es tan corrupto que no se puede ejercer los derechos sin pagar un soborno?
 
Los eruditos opinaron que solamente en este caso la persona sobornada es quien carga con la culpa, mientras que la persona que da el soborno está libre de la responsabilidad. Esto es así si la persona lo hace para tener su derecho o para protegerse de algún daño que lo pueda afectar, a su religión o a su propiedad.
 

Entonces, si los eruditos ofrecen una Fatwa (reglamento) sobre la permisibilidad de pagar un soborno en caso de obligación, y la persona que paga el soborno no será culpabilizada, ¿esto no indica que un soborno es como el robo? Sin embargo, esto es peor porque arruina la consciencia de quienes están en una posición de autoridad y los lleva perjudicar a otros a causa del soborno. En este punto, el régimen se volverá corrupto y será como un juguete en las manos de criminales y gente injusta, quienes siguen sus pasiones y tienen el dinero con el que pueden pagar a quienes poseen autoridad y posiciones públicas.

Related Articles