¿Cómo relacionarnos con nuestros familiares que no son musulmanes? (Parte II)

¿Cómo relacionarnos con nuestros familiares que no son musulmanes? (Parte II)
  • Fecha de publicación:27/09/2009
  • Sección:Varios
  • Valorar:
1883 661

Sugerencias generales

  1. Edúquelos sobre las creencias del Islam
Uno de nuestros objetivos principales cuando visitamos a nuestros familiares debe ser enseñarles sobre el Islam.
He oído a muchas mujeres decir que esta es una de las cosas más difíciles de hacer y que preferirían hacer la divulgación islámica (Ad-Da’wah) con gente ajena. Esto debe ser porque si un extraño no acepta lo que decimos, pues nosotros simplemente seguimos nuestro camino; pero, cuando los miembros de nuestra familia rechazan Ad-Da’wah o evitan entrar en debates, pues pueden poner en peligro nuestra relación con ellos.
Sin importar las dificultades que encontramos, Ad-Da’wah a nuestros familiares debe ser nuestra prioridad. Por amor a ellos debemos tener voluntad de compartir el regalo especial que Al-lah nos Dio e intentar que se salven del fuego infernal.
Es importante que esto se realice con sumo cuidado, gradualmente y con el entendimiento de las cualidades únicas, creencias y circunstancias de cada individuo.
Esto puede requerir un alto grado de paciencia y persistencia, pero no debemos rendirnos ni perder las esperanzas respecto a la misericordia de Al-lah y Su guía. Está claro, además, que si nuestros esfuerzos son exitosos se solucionarían muchos problemas.
  1. Edúquelos sobre algunas prácticas y requerimientos islámicos específicos
Para que los miembros de la familia entiendan los cambios que una musulmana ha hecho en su vida deben ser instruidos sobre las prácticas, requerimientos y prohibiciones específicas del Islam.
Esto debe siempre ir apoyado por la lógica racional que acompaña a cada acción, de manera que se pueda alcanzar un entendimiento completo y real.
Si sus familiares entienden la lógica de la religión será más fácil que acepten e incluso respeten estos aspectos prácticos del Islam. Esto implica, obviamente, que la musulmana debe ser ella misma también educada; pero este debe ser sólo un motivo más de los varios que hay para ganar más conocimiento. También, es útil familiarizarse con las religiones de los miembros de la familia, de manera que se puedan compartir bases comunes. Por ejemplo, se pueden generar debates muy estimulantes sobre el hecho de que hay referencias relacionadas con el requerimiento del uso del Hiyab, del ayuno o de las prohibiciones contra el consumo del cerdo, del alcohol o la usura en los textos y enseñanzas de los judíos y los cristianos. Esto también puede generar cuestionamientos como el por qué hay tantas similitudes entre estas tres religiones. La única respuesta puede ser que hay un solo Dios y que Él Ha mandado estos mensajes desde la creación de la humanidad.
 
  1. Considere poner condiciones a las visitas, tales como el lugar y la frecuencia de las mismas
Habrá, obviamente, ocasiones en las que sea necesario poner límites durante las visitas de familia. Por ejemplo, no sería apropiado sentarse en áreas donde el alcohol o el cerdo sean servidos o haya programas inapropiados exhibiéndose en la televisión. Uno puede discretamente moverse a otra habitación si se puede.
En las familias donde hay dificultades y sus miembros se niegan a ser respetuosos con nuestra religión es esencial limitar las visitas y condicionar los lugares donde se realicen. Se puede, por ejemplo, poner la regla de que las reuniones familiares se den en su casa y que ciertas bebidas estén prohibidas. Esta es, obviamente, la mejor manera de controlar lo que ocurre en estas reuniones y también puede ser una forma efectiva de presentar a sus familiares la “vida del musulmán”.
Es siempre importante recordar que los lazos de parentesco son importantes, pero no al extremo que nos lleven a desobedecer a Al-lah. Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Si vuestros padres se esfuerzan por hacer que Me asociéis copartícipes no les obedezcáis, pues es sabido que carecen de fundamento válido, pero tratadles con respeto.} [Corán 31:15]
Use métodos creativos para entretener a sus familiares. La creatividad es inagotable y puede ser especialmente efectiva en situaciones difíciles. Se puede estimular discusiones sobre el Islam compartiendo un libro interesante y atractivo o destacando una noticia reciente del periódico o viendo algún video que presente el Islam o cubra un tema específico.
Un musulmán creativo puede entretener a sus familiares con una conversación interesante o actividades útiles y entretenimientos tales como deportes, juegos de mesa, juegos en computadora, etc. Esto les dará a los demás una alternativa ante las cosas prohibidas y hará que la experiencia sea más divertida para todos. Aliviará la preocupación que se suscita, en especial cuando hay niños presentes. Para Sarah, en el primer escenario, todo lo que necesita son las sugerencias 1 y 2. Ella tiene un camino relativamente fácil por delante, con muchas oportunidades de educar a su familia sobre el Islam. De hecho, estas sugerencias son útiles para cualquier familia, sin importar sus circunstancias específicas.
En el segundo caso, el de Somaia, ella tendrá más dificultades y tal vez necesite incorporar la tercera sugerencia a su plan para tratar con sus familiares. Hay un beneficio potencial en su caso, y el entretenimiento será muy útil para disminuir las posibilidades de que sus familiares se dediquen a actividades ilícitas durante las reuniones. También, necesitará ser creativa para estimular discusiones sobre su fe y tal vez deberá determinar cuáles son los intereses y temas preferidos de cada persona.
En el tercer caso, Zahra tiene un camino lleno de desafíos por delante y ella puede inicialmente considerar limitar las visitas familiares, por lo menos a corto plazo. Debe seguir implementando las sugerencias 1, 2 y 3 y puede encontrar muy útil compartir sus experiencias conflictivas con otras mujeres musulmanas quienes le podrán dar ayuda y consejos.
Lo más importante que debemos recordar es que Al-lah Ve todos nuestros esfuerzos y que estos no son sino pruebas para que se vea quiénes de nosotros son más piadosos.
Al-lah Dice (lo que se interpreta en español): {Seréis probados a través de vuestros bienes y vuestras propias vidas. Y oiréis muchas blasfemias de aquellos que han recibido el Libro antes que vosotros [judíos y cristianos] y de los idólatras; pero tened paciencia, temed a Al-lah y sabed que esto requiere de entereza.} [Corán 3:186]

Pidamos a Al-lah que nos Dé éxito en esta vida y en la otra.

Related Articles

Artículo más visitado

Varios

Viviendo con nuestros parientes (Parte 2)

Privacidad Surgirán problemas de privacidad. Entre nosotros hay hermanas cuyas suegras, en su curiosidad excesiva, han revisado todos sus artículos personales, incluyendo sus artículos...más