La descripción del Hayy (Peregrinación mayor)

La descripción del Hayy (Peregrinación mayor)
1447 495

 

Antes del mediodía del día del Tarwiah, el octavo día de Dhul Hiyyah, el peregrino que realiza Hayy Tamattu debe adoptar el Ihram desde el lugar donde reside en Meca (y si se encuentra en otra ciudad, desde el Miqat que le corresponde), lavarse, perfumarse, vestir las prendas del Ihram, haciendo lo que hizo al adoptar el Ihram para su ‘Umrah, luego dice: “Labbaika Hayyan. Labbaika Al-lahumma labbaik (Respondo a Tu llamado, ¡oh, Al-lah!, realizando un Hayy)”. Y en cuanto a quienes realizan el Hayy Qiran o Ifrad, deben per­manecer en estado de Ihram sin deshacerse de ello.
Luego, se dirige hacia Mina donde reza el Dhuhur (oración del mediodía), el ‘Aser (oración de la tarde), el Magrib (oración del anochecer), el ‘Isha (oración de la noche) y el Fayer (oración del alba), acortando las oraciones consistentes en cuatro Rak‘at (plural de Rak‘ah) a su tiempo, sin juntarlas siguiendo la Sunnah. También, pasar esa noche en Mina es de la Sunnah y no una obligación.
Cuando amanezca el noveno día del mes, es decir el día de ‘Arafah, el peregrino se dirigirá desde Mina a ‘Arafah. Luego, se detendrá en Namirah hasta el mediodía, si es posible. Y una vez que el sol haya alcanzado su zenit, debe rezar el Dhuhur y el ‘Aser acortándolas a dos Rak‘at cada una, con un solo Adhan, dos Iqamah (la llamada para formar las filas y comenzar la oración) y una unión adelantada entre las dos, como el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, hizo.
Luego, se para en el valle de ‘Arafah hasta la puesta del sol, suplicando, rogando, recordando a Al-lah y recitando el Corán. También, debe procurar aprovechar el tiempo, y suplicar pidiendo lo que quiere de bien de la vida mundanal y la última, levantando sus manos y dirigiendo su rostro hacia la Qiblah; ya que la mejor súplica es aquella que se hace en el día de ‘Arafah, como fue confirmado acerca del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam.  
Cuando se haya puesto el sol, el peregrino se marchará a Muzdalifah, con tranquilidad y decoro, pronunciando la Talbiah a menudo. Ahí, rezará tres Raka‘at para el Magrib y dos para el ‘Isha’, juntando ambos rezos en el horario del ‘Isha’ con un solo Adhan y dos Iqamah. Luego tratará de dormir hasta el Fayer.
Después de rezarel Fayer, se dirige hacia Al Mash‘ar Al Haram si es posible para él, suplicando a Al-lah, Alabado Sea, y diciendo Al-lahu Akbar (Al-lah Es el más Grande) hasta alcanzar el tiempo antes de la salida del sol. No obstante, si le resulta difícil llegar hasta Al Mash‘ar Al Haram, podrá suplicar a Al-lah, el Altísimo, desde donde se encuentre.
Antes de la salida del sol, el peregrino se dirige a Mina recitando la Talbiah. Sin embargo, si es de quienes tienen una excusa válida, como las mujeres y los débiles, se le permite marcharse (de Muzdalifah) en la última parte de la noche, cogiendo siete piedrecitas para lanzarlas a Yamrah Al ‘Aqabah de Muzdalifah o del camino, puede tomarlas de cualquier lugar. Al llegar a Yamrat Al ‘Aqabah Al Kubrah, que es cerca de Meca, debe suspender la Talbiah allí, lanzando las siete piedrecitas continuamente, levantando su mano y diciendo Al-lahu Akbar con cada lanzamiento.
 
Al terminar el lanzamiento de las piedrecitas, sacrifica su animal, y luego se afeita la cabeza o se acorta el pelo, aunque el acto de afeitarse la cabeza es mejor. Mientras que la mujer debe recortarse el pelo sin afeitarse la cabeza, cortando (el largo) de una yema del dedo de cada trenza (o mechón).
 
Una vez completados los ritos mencionados, el peregrino ya ha realizado la primera disolución del Ihram,así que le estará permitido hacer todas las acciones que le estaban vedadas durante el Ihram, ex­cepto el coito.
 
Después de la primera disolución del Ihram, el peregrino se dirige hacia Meca para realizar Tawaf Al Ifadah, que es uno de los pilares del Hayy, sin él este último no se considera realizado, teniendo en cuenta que su Tawaf es igual al mencionado en la modalidad de la ‘Umrah (Peregrinación menor), pero sin Ramal ni Idtiba’; luego reza dos Rak‘at detrás de Maqam Ibrahim (La Estación de Abraham), como se mencionó antes en los ritos de la ‘Umrah.
 
Después de realizar el Tawaf, si el peregrino está realizando Hayy Tamattu’, debe realizar el Sa‘i entre As-Safa y Al Marwah porque su primer Sa‘i fue para su ‘Umrah, mientras que el último es para el Hayy. Sin embargo, quien realiza Hayy Qiran o Ifrad debe realizar un solo Sa‘i, y si ya lo ha realizado después de Tawaf el Qudum, no tiene que hacerlo nuevamente después de Tawaf el Ifada; pero si no lo ha realizado antes, debe realizar el Sa‘i para el Hayy después de Tawaf el Ifadah.
 
Luego de haber realizado el Tawaf y el Sa‘i, ya habrá realizado la segunda disolución de Ihram; así pues, todas las prohibiciones del Ihram se vuelven lícitas para él, incluso las relacio­nes sexuales.
Es mejor hacer los ritos del día del sacrificio según el orden siguiente: lanzar primero las piedritas a Yamrat Al ‘Aqabah, sacrificar su animal si debe hacerlo en su Hayy, afeitarse la cabeza o acortarse el pelo, realizar Tawaf el Ifadah y luego hacer el Sa‘i –si debe realizarlo. Y si cambia el orden de algunos de estos actos, no habrá ningún inconveniente, ya que cuando se preguntó al Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, acerca de cualquier acto adelantado o pospuesto en los ritos del Hayy, dijo:“Hazlo, no hay problema”.
Si el peregrino no puede realizar el Tawaf en el día del ‘Id, le estará permitido posponerlo hasta los días de Tashriq.
Después de su Tawaf alrededor de la Ka‘bah, el peregrino regresa a Mina para pasar la noche allí y lanzar las piedrecitas, quedándose allí las noches 11 y 12 si quiere apresurarse en hacer los ritos, pero si quiere realizarlos todos, pasará la noche del día 13 ahí; y el último acto es mejor ya que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, lo hizo, y también porque así la persona realiza más actos de adoración. Además, pasar la noche en Mina es uno de los deberes del Hayy que no está permitido abandonar, excepto si hay una excusa válida, como el permiso que dio el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, a su tío paterno, Al ‘Abbas, que Al-lah Esté complacido con él, para pasar la noche en Meca a fin de proveer agua a los peregrinos.
El peregrino debe lanzar los guijarros a los tres Yamarat (tres columnas que simbolizan a Satanás, cada una tiene un nombre) en los días de Tashriq; empezando con el Yamrah As-Sugra –el más alejado de La Meca, luego Al Wusta y terminando con Al Kubra, lanzando siete piedrecitas, una tras otra, en cada Yamrah, levantando sus manos y diciendo Al-lahu Akbar al lanzar cada una. Además, es un acto de la Sunnah pararse dirigiendo su rostro hacia la Qiblah, suplicando mucho después de lanzar los guijarros en los dos Yamarat, As-Sugra y Al Wusta, pero no debe pararse después de arrojar Al Kubra.
También, el peregrino debe arrojar los guijarros por sí mismo y no designar a otro para hacerlo, salvo por una excusa válida y justificada por la Shari‘ah, como estar enfermo o ser débil, y por esa razón no poder arrojar las piedrillas, o cuando la mujer esté embarazada. Mientras que los fuertes, sean hombres o mujeres, no deben designar a otros para hacerlo en vez de ellos.
El lanzamiento en los días de Tashriq no se hace sino después de la puesta del sol, porque el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, no lo realizó sino después de ella.
Y si arroja las piedrillas en el día 11 y 12, puede entonces elegir entre quedarse en Mina hasta el día 13 o marcharse de ella, sin incurrir en falta. Pues, Al-lah, Glorificado Sea, Dice (lo que se interpreta en español): {Pero quien lo haga solo dos días no habrá incurrido en falta alguna, como tampoco quien permanezca hasta el tercero, siempre que hayan cumplido con devoción los ritos de Al-lah.} [Corán 2:203]
No obstante, si quiere apresurarse en hacer los ritos, debe marcharse de Mina antes de la puesta del sol del día 12; pero si el sol se ha puesto mientras él todavía está en Mina por su voluntad, deberá pasar aquella noche allí, lanzando las piedrecitas en el día 13 después de la puesta del sol. Sin embargo, si tarda por un motivo fuera de su voluntad, como por ejemplo prepararse para marcharse de Mina y de hecho montó su medio de transporte y se fue pero tardó a causa del congestionamiento o algo similar, entonces no deberá permanecer hasta el día siguiente.
Si el peregrino termina los ritos de los días de Tashriq y quiere marcharse de Meca dirigiéndose a su país, no puede irse sin realizar Tawaf Al Wada‘ al salir de Meca, ya que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Ningún peregrino debe marcharse de Meca sin realizar primero el Tawaf (de la despedida) alrededor de la Ka‘bah”. [Muslim] No obstante, exceptuó a las mujeres que están menstruando o en puerperio, pues ellas no deben realizar dicho Tawaf .
Así, terminan los ritos del Hayy. Pedimos a Al-lah, Enaltecido Sea, que Acepte nuestras obras y nos Ayude. Y las alabanzas son para Al-lah.
 
N.T.:
- Tawaf Al Wada’: Es el Tawaf que se realiza cuando se han culminado los ritos del Hayy y se desea abandonar Meca.
- El Hayy Tamattu’: Es adoptar el Ihram para la ‘Umrah durante los meses del Hayy (que son Shawwal, Dhul Qa’dah y los primeros diez días de Dhul Hiyyah), y después de realizar la ‘Umrah, el peregrino sale del Ihram; luego, entra al Ihram otra vez para el Hayy durante el día de Tarwiah (el octavo día de Dhul Hiyyah), y debe sacrificar un animal.
 
-          El Hayy Qiran: Es adoptar el Ihram para la ‘Umrah y el Hayy al mismo tiempo. El peregrino no sale del Ihram hasta el día del sacrificio, y debe sacrificar un animal.
 
-          El Hayy Ifrad: Es adoptar el Ihram para el Hayy desde el miqat. El peregrino permanece en el Ihram hasta el día del sacrificio, y no debe sacrificar un animal.
 
-          Ihram: Muchos piensan, erróneamente, que el Ihram es la vestimenta propia del peregrino a Meca; pero lo que este término significa en realidad es la intención de entrar en el estado (la consagración del peregrinaje) en que se prohíben temporalmente ciertas prácticas, como cortarse el pelo, afeitarse, cortarse las uñas, perfumarse, tener relaciones maritales, etc.
-          Talbiah: Labbaika Al-lahumma labbaik, labbaika la Sharika lakalabbaik. Inna al hamda wanni`mata laka wal muluk, la sharika lak (Respondo a Tu llamado ¡Oh, Al-lah! Respondo a Tu llamado. Respondo a Tu llamado ¡No Tienes copartícipe alguno! Respondo a Tu llamado. Ciertamente la alabanza, la gracia y la soberanía Te pertenecen. ¡No Tienes copartícipe alguno!).
 
-          Tawaf Al Ifadah: Es el Tawaf que se realiza el tercer día del Hayy (10 de Dhul Hiyyah). Lo mejor es hacerlo tras haber tirado las piedrillas en Yamrah Al Kubra, haberse rapado o cortado el pelo, y haber sacrificado un animal.
 
-          Idtiba’: Consiste en que el peregrino, durante el Tawaf, pone el medio de su Rida’ debajo de su axila derecha, y sus dos extremos encima de su hombro izquierdo, dejando descubierto el derecho.
 
-          Ramal: Caminar rápidamente con pasos cortos.
 

Tawaf Al Qudum: Es el Tawaf que se realiza cuando el peregrino llega a Meca.

Related Articles