Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Derechos de la mujer

La educación de la mujer en el Islam (Parte 1)

La educación de la mujer en el Islam (Parte 1)
3498 713

Algunas personas prejuiciadas e ignorantes proclaman que el Islam no alienta a las mujeres a que se eduquen y que prefiere que estas permanezcan ignorantes o lo más cercano que se pueda a la ignorancia. Este es un argumento tendencioso e infundado en contra del Islam. De hecho, no existe ninguna otra religión o doctrina en el mundo que aliente al hombre a buscar el conocimiento tanto como el Islam. El Islam exhorta al ser humano, hombres y mujeres, a que adquiera conocimientos en todos los campos de la vida, así como a que investigue y descubra hechos.

El Islam define el conocimiento como la manera correcta de conocer a Al-lah Todopoderoso, creer en Él, y someternos a Su Shari’ah. ¿Acaso no son los primeros versos revelados al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, una declaración rotunda de ello? Los primeros versos revelados al Profeta, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, son aquellos en los que Al-lah Todopoderoso Se Dirigió a Su Mensajero Diciéndole (lo que se interpreta en español): {¡Lee! [¡Oh, Muhammad!] En el nombre de tu Señor, Quien Creó todas las cosas. Creó al hombre de un cigoto. ¡Lee! Que tu Señor Es el más Generoso. Enseñó [la escritura] con el cálamo. Y le Enseñó al hombre lo que no sabía.} [Corán 96:1-5]
Esta es la orden de recitar en el nombre del Creador, Quien Creó tanto al hombre como a la mujer de una sustancia pegajosa. Esto se refiere al hecho de que la creación de Al-lah Todopoderoso es el campo en el que los humanos deben buscar el conocimiento, y que esto los guiará al camino de Al-lah Todopoderoso.  Investigar lo creado por Al-lah Todopoderoso es la mejor manera y la más cercana para quienes buscan el conocimiento y la verdad, independientemente del lugar en donde se encuentren y del ramo científico al que se dediquen.
La revelación dio comienzo con la orden de leer porque leer es el medio más importante para consolidar el conocimiento y darle continuidad. Leer viene después de escribir, es por eso que Al-lah Todopoderoso Agració a Sus siervos con ese favor, pues Enseñó al hombre a escribir con el cálamo, el cual es la herramienta más grandiosa para la escritura. Esto significa que Al-lah Todopoderoso Enseñó a todos los humanos, tanto hombres como mujeres.
Este llamado con el que Al-lah Todopoderoso Invita a los humanos a buscar el conocimiento y fundar las ciencias -desde el inicio del Islam- es la evidencia más grande de la igualdad plena del hombre y la mujer en términos de su llamado a la ciencia, el conocimiento, la reflexión sobre la creación de Al-lah Todopoderoso y el uso de dos herramientas del conocimiento que se relacionan: la lectura y la escritura.
El conocimiento es el camino para conocer a Al-lah Todopoderoso, para tener fe en Él, y para llegar a conocer los juicios sobre las obligaciones religiosas tanto del hombre como de la mujer. Es obligación para todo musulmán y musulmana aprender todo lo que lo(a) guíe a conocer las enseñanzas y reglas de la religión a las cuales hay que apegarse, ya que todos los hombres y mujeres deberán rendir cuentas por sus actos  de manera individual ante Al-lah Todopoderoso.
Los seres humanos, tanto hombres como mujeres, son sometidos a prueba en esta vida. Todos somos responsables completamente de nuestras acciones siempre y cuando seamos competentes, es decir, siempre y cuando poseamos cordura, voluntad y habilidad.
Dado que los humanos son responsables de sus acciones, están obligados a adquirir todo lo que les permita distinguir entre la verdad y la falsedad, el bien y el mal, el beneficio y el daño, y que les ayude a conocer los límites de su responsabilidad ante Al-lah Todopoderoso.
El Islam es muy afecto a enseñar a la mujer todo aquello que hace de ella un elemento de bondad y de reforma dentro de una sociedad islámica segura y feliz que se encamina hacia la perfección y avanza hacia el poder y la gloria.
Para lograr esto, el Islam invita a que las mujeres asistan a asambleas islámicas, tanto grandes como pequeñas. El Islam alienta a las mujeres a que oren en grupo, a que asistan a la oración en congregación y la Jutbah (sermón) del Yumu’ah (viernes), y a que acudan a la oración y la Jutbah de ‘Id aun si tienen una razón válida para no rezar. El Islam también les ordena a las mujeres que lleven a cabo tanto la Peregrinación Mayor como la Menor, y las exhorta a acudir a clases de religión. Además, Al-lah Todopoderoso Se Dirige siempre tanto a hombres como a mujeres (a excepción de unos pocos casos), lo cual demuestra Sus ganas de educarlas, cultivarlas, enseñarles lo concerniente a la religión y permitirles tomar parte en las cuestiones concernientes a todos los musulmanes.
Una mirada a la realidad nos basta para ver la importancia de que la mujer sea recta, sapiente y de buenos modales, tanto como por el bien de su familia como por el bienestar de la sociedad en su conjunto. El grado de rectitud o corrupción de la mujer dentro de su familia determina el grado de rectitud o corrupción inculcado a sus hijos.
Además de esto, la mujer tiene gran influencia en el hombre, sea este su esposo, su padre o su hermano. La rectitud  de la mujer es más importante para la familia que la rectitud del hombre, ya que la mujer juega un papel primordial en guiar o corromper la formación de los modales, principios y hábitos de los niños; este papel es mucho más importante que el del hombre por muchas razones:
1.      Al-lah Todopoderoso le Ha Concedido a la mujer un sentimentalismo fluido, una disposición indulgente y la habilidad de envolverse y formar parte en la vida de los niños de acuerdo a la mentalidad y naturaleza de estos últimos. Esto le permite ganar el amor y la confianza de los pequeños, quienes imitan su comportamiento y todo aquello que ella dice o hace.
2.      La mujer acompaña a los hijos la mayor parte del tiempo cuando estos están creciendo. Durante esta etapa, los niños poseen una naturaleza pura y son como esponjas que se adaptan a las tradiciones y costumbres.

Related Articles