La misión de la Mezquita (Parte 2)

La misión de la Mezquita (Parte 2)
  • Fecha de publicación:15/05/2011
  • Sección:Da‘wah
  • Valorar:
5074 2026

2. Hacer pequeñas prédicas y reflexiones:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Debido a la falta de conciencia por parte de muchos de los que frecuentan las mezquitas, en ocasiones se hace necesario recordar el comportamiento que se debe tener dentro de ellas, el Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, enseñó que no se deben utilizar estos sitios para hacer negocios y que no se debe alzar la voz, todo con el fin de no molestar a quienes están rezando, estudiando, leyendo el Corán o recordando a Al-lah por medio de súplicas e invocaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el tiempo del Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, la mezquita era el lugar principal donde se reunían las donaciones de los musulmanes para sus hermanos menos favorecidos. Allí se llevaban los botines de guerra y se repartían entre todos. Cualquiera de los Sahabah, que Al-lah Esté complacido con todos ellos, que quería dar algún bien en caridad, lo llevaba a la mezquita para donarlo y que fuera entregado a las personas más necesitadas. El Mensajero de Al-lah, sallallah 'alaihi wa sallam, en persona había designado un lugar especial en su mezquita para que allí estuvieran todos los que no tenían ni vivienda ni alimento, se sabe que los Sahabah, por lo menos unos 70 de ellos, siempre llevaban alimentos para estas personas. Incluso se mencionan los nombres de algunos de los Salaf (predecesores piadosos) a los que nunca se les vio entrar en la mezquita sin que en sus manos hubiese algo que llevaran para darlo en caridad para los pobres.

 

 

 

 

 

 

Existen varios textos que animan a todo mundo a construir mezquitas, uno de los más famosos es el relato en el que Uzman ibn ‘Affan, que Al-lah Esté complacido con él, mencionó que el Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, dijo: “Quien construye una mezquita con sinceridad y solo para Al-lah, Él le Construirá una casa en el Paraíso”. [Abud Dawud e Ibn Mayah] En nuestros días, la necesidad de construir mezquitas ha aumentado, (pues, con el favor de Al-lah, el número de musulmanes en todo el mundo ha crecido increíblemente; además, la cantidad de gente que quiere conocer el Islam es muy grande); pero hay que tener presente ciertas condiciones, como la intención que se menciona en el hadiz, la sencillez y la versatilidad de la misma. En muchas partes del mundo los encargados de la construcción de proyectos como estos se preocupan más por la apariencia que por cualquier otra cosa, gastan y gastan dinero en la decoración exageradamente, por lo que se incurre en el mal uso de los fondos de los musulmanes, lo que es un asunto prohibido.

 

 

 

No está demás hacer edificios bellos que causen un impacto positivo en la gente y en el desarrollo urbanístico de las ciudades y pueblos donde se construyen, obviamente sin exagerar, pero sobre todo se debe tener en cuenta la funcionalidad de sus instalaciones. Además de la sala principal para la oración, se deben construir salones de clases, biblioteca y sala de conferencias y reuniones, todo en base a proyectos y proyecciones a corto y largo plazo. (Dentro del plan para la construcción de una mezquita se debe incluir también un proyecto se autosostenibilidad que le permita cubrir sus gastos como la luz, el agua y los programas que vaya a realizar.)

7. Construcción de mezquitas:

Este tipo de actividad hace que la mezquita se convierta en un medio que fortalece la economía de la Ummah (Nación Islámica), pues desde ella se promueve la lucha contra la pobreza y la miseria. Para que se logre alcanzar este noble objetivo es necesario seguir el método y el orden que para ello estableció nuestro Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, el cual siguieron sus Sahabah y sus sucesores.

6. Recolección de fondos de caridad para distribuir entre los pobres:

Una vez se haya logrado sanar el comportamiento y conducta de la gente que asiste a la mezquita, librándolos de caer en los errores e innovaciones como las que mencionamos, se les debe enseñar, insistir y animar a que cumplan con la Sunnah (enseñanzas) establecidas por el Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam. Tanto lo uno como lo otro debe hacerse con sabiduría, calma, metodología y mucha paciencia.

Observamos con frecuencia que mientras los orantes cumplen con sus oraciones, algunos musulmanes pasan frente a ellos o entre las filas formadas para hacer sus oraciones, ocasionándoles molestias e impidiéndoles que se concentren como deben. Pareciera que no les importara incomodar a los demás y que ignoran, o simplemente les da igual, la grave falta que es hacer esto. Peor que este pecado son todas las innovaciones que se han venido incluyendo en las actividades de la mezquita, como por ejemplo la celebración del nacimiento del Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, la de la noche del día 15 del mes de Sha’ban (el mes que precede al de Ramadán), o las oraciones que se realizan en grupo fuera de las obligatorias o establecidas por la Shari’ah.

5. Enseñar el comportamiento adecuado en la mezquita:

Cuando el encargado de hacer divulgación o enseñar a la gente los asuntos relacionados con la creencia y la práctica de la religión ve algo que contradice los principios islámicos, sea grande o pequeña la falta, debe hacer lo que esté dentro de sus posibilidades por corregirla. (Para que esta persona pueda mejorar la condición de las personas a las que se dirige, debe aconsejarlas y no regañarlas, en especial en la época en la que nos encontramos, pues lastimosamente, la mayoría de los asistentes a la mezquita no conocen bien su propia religión, y no quieren reconocerla, así que su ignorancia les ha generado una especie de animadversión por todo aquel que quiere corregirlos, por lo que el consejo es la mejor forma de enmendar los errores que se ven.)

4. Aconsejar y no regañar:

Para que esta actividad tenga éxito, hay que escoger el tiempo y el tema adecuado con mucha precisión teniendo en cuenta el público al que va dirigida, para que no sea una experiencia aburrida y aleje a la gente de la mezquita; además, se deben tener bien claros los objetivos que se quieren alcanzar. El Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, estableció pautas exactas que aseguran el éxito de esta activida; ‘Abdullah ibn Mas’ud, que Al-lah Esté complacido con él, dijo: “El Mensajero de Al-lah, sallallah 'alaihi wa sallam, no hacía predicas todos los días, porque siempre evitaba cansarnos o dificultarnos las cosas”. [Bujari] Pese que el Profeta Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam, que era la persona más sabia y dulce al hablar, y sus Sahabah nunca se cansaban con él o se aburrían, él quiso sentar un precedente para que todo aquel que tiene la responsabilidad de dirigirse a la gente siga su ejemplo. ‘Abdul-lah ibn Mas’ud, que Al-lah Esté complacido con él, se dirigía a los musulmanes haciendo reflexiones y mencionándoles algunas enseñanzas todos los días jueves, siguiendo lo establecido por su maestro y mentor, Muhammad, sallallah 'alaihi wa sallam. Así que se debe medir la necesidad que tenga la gente de estas enseñanzas y la condición de la misma, para establecer un programa organizado que beneficie a todo mundo.

Related Articles

Artículo más visitado

Da‘wah

Fraternización en la comunidad islámica…Importancia y estatus - II

Uno de los ejemplos más grandes de amor hacia los hermanos en la fe y de altruismo, es lo que fue narrado por Anas ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, quien dijo: “Abdur-Rahman...más