Eligiendo una pareja (Parte 1)

Eligiendo una pareja (Parte 1)
7710 1052

En cierta ocasión, una conversación con una amiga estuvo dominada por su emoción y continuas expresiones de que quería casarse. Me comentó que tenía a un hermano en mente que ha había cautivado con su carisma, inteligencia y apariencia atractiva. Ella me dijo que él también estaba interesado en ella. Habló de muchas cosas sobre él, pero nada de lo que ella conocía era realmente significativo. Para ayudarla a reflexionar sobre su búsqueda de matrimonio, le recordé sobre la importancia de practicar la paciencia cuando se va a elegir una pareja. Sin embargo, precipitadamente, se condujo, en un torbellino emocional llena de entusiasmo y hormonas alteradas, directo al matrimonio.

No tuvieron mucha suerte. En un plazo de 8 meses el matrimonio se terminó. Incompatibilidades en su práctica del Islam, sus culturas y sus metas en la vida fueron los factores claves en el desmoronamiento de su matrimonio.
¿Cuál era su explicación para fracaso de su matrimonio? Ella decía que el hermano no estaba preparado para el matrimonio. También pensaba que no habría podido saber que él no estaba preparado aún si no hubiera habido prisa. En eso ella y yo no estábamos de acuerdo.
La elección de una pareja es la decisión más importante que tenemos que hacer, después de realizar la Shahada (el testimonio de fe). Dice el Corán (lo que se interpreta en español): {Desposad a aquellos hombres o mujeres que no tengan cónyuge, y a vuestros esclavos y esclavas piadosos. [No temáis] Si son pobres, pues Al-lah les Sustentará con Su gracia, y Él es Vasto, Omnisciente.} [Corán 24:32] Al-lah Hace un énfasis especial sobre la importancia del matrimonio y su rol en nuestras vidas. El matrimonio es la mitad de nuestra religión. El Corán sostiene (lo que se interpreta en español): {Y entre Sus signos está Haberos Creado esposas de entre vosotros para que encontréis en ellas sosiego, y Puso entre vosotros amor y misericordia. Por cierto que en esto hay signos para quienes reflexionan.} [Corán 30:21]
Debido a que el matrimonio en el Islam es tan significativo, es importante dedicar tiempo de calidad y reflexionar al buscar a la persona con quien pasarás el resto de tu vida. Muy a menudo, las parejas comprometidas dedican más tiempo a planear la ceremonia de bodas que a la planeación premarital. Más bien, debería gastarse más tiempo en tratar de conocer al tu potencial pareja. Este artículo brindará los lineamientos básicos que las mujeres deben seguir cuando están buscando un esposo.
Desarrolla una base
En primer lugar, las mujeres deben comenzar su preparación para el matrimonio con educación, oración, Dhiker (recuerdo de Al-lah), la designación de un Wali (guardián o tutor) si es necesario, y estudio de las prácticas religiosas. La educación es fundamental para aprender sobre la importancia de la oración y otras prácticas islámicas. Por ejemplo, las mujeres en el Islam deben comprender que el matrimonio en el Islam comienza en la Dunia (la vida terrenal) y continúa en la otra vida. Por lo tanto, no solamente estamos eligiendo una pareja para esta vida, sino también para la próxima, in sha Allah. Factores artificiales, como el estatus social y la belleza, deben tener menos importancia comparados con la piedad. Dice el Corán (lo que se interpreta en español): {Y a quienes siguen la guía, Él les Incrementará su fe y les Facilitará obrar piadosamente.} [Corán 47:17] La piedad fortalece el carácter y nos acerca a Al-lah.
 
Es natural que las mujeres quieran seguridad y que los hombres deseen una mujer hermosa. A pesar del énfasis social en estos y otros ideales, los musulmanes deben abstenerse de poner mucho esfuerzo y concentrarse en ideales mundanales. En otras palabras, buscar sinceridad en la práctica del Islam en una potencial pareja es más importante que otros factores como la riqueza, la belleza o el estatus.
 
Buscar la guía de Al-lah
Las mujeres siempre deben buscar la pedir de Al-lah cuando están buscando un esposo. Por tanto, siempre que experimente duda o preocupación por algo debe hacer la oración del Istijarah (una oración para pedir guía). Esta oración puede ser realizada en cualquier momento.
 
Practicar modales adecuados
 
El cortejo en el Islam tiene parámetros. Ya que estás conociendo a tu posible pareja, es mejor hacerlo dentro de los lineamientos permisibles. Generalmente hablando, un hombre y una mujer no deben estar juntos si no están casados. Dice un hadiz: “Cuando un hombre y una mujer están solos, Satanás es el tercero”. [Muslim] Un hombre no puede estar a solas con una mujer, siempre debe haber un Mahram presente. Además, si una mujer que no está casada encuentra a un hombre en el cual está interesad, no debe mirarlo ni acercarse a él directamente. Dice el Corán (lo que se interpreta en español): {Diles a los creyentes [Oh, Muhammad] que recaten sus miradas y se abstengan de cometer obscenidades [fornicación y adulterio], pues esto es más puro para ellos. Ciertamente Al-lah Está bien Informado de lo que hacen.} [Corán 24:30] Todo contacto entre la mujer y su posible esposo debe estar supervisado por el Wali de la mujer. Un Wali es un guardián legal que es un amigo o tutor que se supone debe velar por los intereses de la mujer.
 
Cuando hablan con sus posibles esposos, las mujeres deben hablar de forma sencilla, evitando el coqueteo y conversaciones con contenido sexual. Más bien, la conversación debe permaneces casual e incluir tópicos relevantes relacionados con el matrimonio. Descubrir intereses comunes, comprender la situación financiera, compartir técnicas que paternidad y las relaciones con los parientes políticos son ejemplos de temas permitidos para una conversación. Cuando se hace evidente que el potencial esposo no es compatible, las conversaciones deben terminar.
Considerar la compatibilidad religiosa
Es importante descubrir si eres compatible religiosamente hablando con respecto a las prácticas diarias. No podemos asumir siempre que el ser musulmán es garantía de que serán compatibles. Pregúntate a ti misma: ¿Su práctica del Islam parece libre o restringida? ¿Cómo se siente acerca de tu forma de vestir? ¿Preferirías que usara zoubs (ropa tradicional)? ¿Cómo evalúa la piedad? ¿Cómo gasta su tiempo en Ramadán? ¿Cuáles son sus puntos de vista acerca de las prácticas culturales del Islam alrededor del mundo? ¿Practica la oración (cinco veces al día) con puntualidad?
Discutir expectativas
En etapas más avanzadas de tu exploración, habla sobre las expectativas personales que tiene cada uno. Pregúntale sobre su opinión sobre el control de natalidad. Discute una línea de tiempo en la cual te gustaría tener hijos. Una vez que haya hijos, ¿prefieres quedarte en casa o salir a trabajar? ¿Qué piensas sobre la educación de los niños en casa? ¿Cómo se siente sobre ayudar con las tareas domésticas? Discute sobre cómo estará organizada su nueva vida juntos.

Related Articles

Artículo más visitado

Vida matrimonial

Las occidentales y el matrimonio

Soy psiquiatra y mi trabajo me permite ver la otra cara de la sociedad y mezclarme con diferentes tipos de gente, tanto mujeres como hombres. La naturaleza de quienes trabajan en ramos como el mío...más