Cuando ocurre el divorcio (Parte 1)

 Cuando ocurre el divorcio  (Parte 1)
5622 1114

 

Al-lah nos Ha Bendecido con la oportunidad de casarnos y crecer juntos en amor para toda la vida. Cuando vivimos de acuerdo a la guía que Al-lah y Su Mensajero, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos han dado, tenemos todas las herramientas necesarias para superar cualquier problema. La bondad, la misericordia, el sacrificio, la paciencia, la tolerancia y el perdón son características muy importantes en el Islam. A continuación, discutiremos brevemente los asuntos del Fiqh relacionados con el divorcio.
La perspectiva islámica
No existirá un tiempo en que la gente no se divorcie, ya que aunque los compañeros del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, fueron la mejor generación sobre la tierra, aun entre ellos ocurría el divorcio. Como resultado de eso, tenemos una guía para los casos cuando los esfuerzos de reconciliación fracasas, la cual nos ayuda a comprender el procedimiento apropiado del divorcio y los modales después del mismo. ¿Qué es lo mejor y más beneficioso que se debe hacer para lidiar con tales situaciones? Al-lah, Alabado sea, Ha Provisto los reglamentos del divorcio con detalle, Describiendo el ‘Iddah (periodo de espera) del divorcio y otros temas relacionados.
El ‘Iddah
Al-lah, Glorificado sea, dijo (lo que se interpreta en español): {Aquellas a las que sus maridos hayan expresado la voluntad de divorcio deberán esperar tres menstruos [para volverse a casar], y no les es lícito ocultar lo que Al-lah Creó en sus entrañas [si están embarazadas], si creen en Al-lah y el Día del Juicio. Sus maridos tienen derecho a volver con ellas si desean avenencia. Ellas tienen tanto el derecho al buen trato como la obligación de tratar bien a sus maridos. Y los hombres tienen un grado superior al de ellas [porque en ellos cae la responsabilidad de mantener el hogar]; y Al-lah es Poderoso, Sabio.} [Corán 2:228] El tiempo de espera (‘Iddah) para el divorcio es de tres Quru’. Los eruditos difieren sobre el significado de Quru’. Malik, Ash-Shafi’i, Abu Zawr y algunos otros eruditos, así como los Compañeros Ibn Omar, Zaid inb Zabit y ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ellos, opinaron que la mujer tiene que esperar por tres tiempos de pureza.
Muchos eruditos, como Abu Hanifa, Az-Zawri, Al Awza’i e Ibn Abu Laila, así como los Compañeros ‘Ali, Omar ibn Al Jattab, ‘Abdullah ibn Mas’ud y Abu Musa Ash-Sh’ari, que Al-lah Esté complacido con ellos, dijeron que el Quru’ se refiere a las menstruaciones de la mujer. Quizás el argumento más fuerte de aquellos que dicen que la palabra Quru’ se refiere a las menstruaciones de la mujer, es la forma en que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, usó esta palabra en otras afirmaciones. Ibn Al Qaiem, que Al-lah lo Perdone, sostuvo: “La palabra Quru’ jamás fue usada en el lenguaje del legislador en un sentido diferente que el de la menstruación. En ningún lugar a llegado a significar el tiempo de pureza. Por lo tanto, es mejor interpretar el verso anterior de acuerdo con el uso de la palabra dado por el legislador”. [Zarabozo]
Condiciones del divorcio
Las condiciones que se deben reunir en el momento en que el divorcio es pronunciado, para que éste sea considerado Sunnah, son: la esposa debe estar libre de su menstruación o embarazo, la pareja no pudo haber tenido relaciones durante el tiempo de pureza de la esposa, y el divorcio debe ser pronunciado solo una vez.
El reglamento del divorcio puede entenderse del siguiente hadiz. ‘Abdul-lah ibn Omar, que Al-lah Esté complacido con él, divorció a su esposa cuando estaba menstruando. Omar, que Al-lah Esté complacido con él, fue y se lo mencionó al Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, expresó gran disgusto y dijo: “Ordénale que regrese con ella y la mantenga como su esposa hasta que esté purificada, luego menstrúe nuevamente y otra vez esté purificada. Luego, si lo desea, puede divorciarla en su estado de pureza sin haber tenido relaciones sexuales con ella. Este es el tiempo de espera que Al-lah, el Todopoderoso, Ha Prescrito para el divorcio de una mujer”. [Daraqutni e Ibn Abi Shaibah]
En otra narración del mismo hadiz, el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “…Ordénale que regrese con ella y luego la puede divorciar cuando esté pura o embarazada”. Queda claro de este hadiz que si una mujer es divorciada durante el embarazo, su periodo de ‘Iddah termina cuando da a luz a su bebé.
Los eruditos hanafitas reconocen tres categorías de divorcio: Ahsan (mejor), Hasan (bueno) y Bid’ah (islámicamente incorrecto). El divorcio Ahsan (mejor) es cuando el esposo pronuncia su intención solo una vez durante el periodo de Tuhr (pureza), en el cual debe abstenerse de las relaciones sexuales.
El divorcio Hasan es cuando el esposo pronuncia su intención una vez en cada periodo de pureza. Expresar el divorcio tres veces no está en contra de la Shari’ah, sin embargo, el mejor método es expresar el divorcio solo una vez y dejar que la esposa complete su tiempo de espera.
El divorcio Bid’ah es cuando el esposo pronuncia el divorcio tres veces en una sola ocasión, en tres ocasiones diferentes durante el mismo periodo de pureza o durante la menstruación, o durante el periodo de pureza en el cual ha mantenido relaciones sexuales con su esposa.
Los divorcios Ahsan y Hasan están de acuerdo con la Shari’ah. Sin embargo, diferentes eruditos consideran que el Bid’ah como una forma de divorcio irregular, pecaminoso y prohibido, pero todos están de acuerdo en que no es inválido. Existen muchos hadices y dichos de los Compañeros que nos muestran lo desagradable de esta forma de divorcio. [Maududi]
Nasa’i relató que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, fue informado que una persona había pronunciado el divorcio tres veces a su esposa en una misma ocasión. Él, sallallahu ‘alaihi wa sallam, se levantó enojado y dijo: “¿Está la gente jugando con el Libro de Al-lah, a pesar de que estoy presente entre ustedes?” Cuando el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, ordenó a ‘Abdul-lah ibn Omar, que Al-lah Esté complacido con él, que regresara con su esposo, él preguntó: “He pronunciado el divorcio tres veces, ¿aún debo regresar con ella?” El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, respondió: “No, ella ha quedado separada de ti, y eso ha sido un pecado”. Queda claro de este hadiz que aunque reprobó esta clase de divorcio, aún así fue efectivo.
La forma correcta de divorcio está clara en el Corán: {Si la voluntad de divorcio se expresare dos veces, se tendrá aún la posibilidad de reconciliarse debiendo tratar a la mujer benévolamente, o en caso contrario dejarla marchar de buena manera. No se os permite tomar nada de lo que les hayáis dado [la dote], salvo cuando por temor a no poder cumplir con lo que Al-lah Ha Ordenado [el buen trato] ella decidiera darle algo de dinero a su marido [para que él la divorciase]; en este caso, no incurrís en falta si tomáis ese dinero en compensación de lo que le hayáis dado. Estas son las leyes de Al-lah, no las quebrantéis, pues quienes las quebranten serán inicuos.} [Corán 2:229]

Related Articles

Artículo más visitado

Vida matrimonial

Las occidentales y el matrimonio

Soy psiquiatra y mi trabajo me permite ver la otra cara de la sociedad y mezclarme con diferentes tipos de gente, tanto mujeres como hombres. La naturaleza de quienes trabajan en ramos como el mío...más