Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Etiqueta Islámica

Etiquetas en el trabajo (Parte 1)

Etiquetas en el trabajo (Parte 1)
6043 1977

 Un día, un hombre de los Ansar fue ante el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y le pidió que le diera algo de dinero o de comida, de modo que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le preguntó: “¿No tienes nada en casa?” . ‎El hombre respondió,: “Sí, una pieza de tela, parte de la cual vestimos y otra parte que extendemos (en el suelo). Y (también tenemos) un cuenco de madera en el que bebemos agua”. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Tráeme ambas cosas” . El hombre le trajo las cosas al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, quien las tomó en sus manos y preguntó: “¿Quién comprará esto?”
Un hombre dijo: “Yo las compraré por un Dirham”. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “¿Quién ofrece más de un Dirham?” Dijo esto dos o tres veces, y hombre dijo: “Yo ofrezco dos Dirhams” . El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le entregó las dos cosas, tomó los dos Dirhams y se los dio al ansari, luego le dijo: “Compra comida con uno de ellos y dásela a tu familia, y con el otro compra un hacha y tráemela” . Entonces el hombre se la llevó al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y él fijó a ella un mango, y dijo: “Ve, recoge leña y véndela, y no dejes que te vea en quince días” . El hombre se fue, recogió leña y la vendió. Cuando hubo ganado diez Dirhams, compró una prenda de vestir con algo de dinero y comida con el resto. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “Esto es mejor para ti que la mendicidad, que será una mancha en tu rostro el Día del Juicio. Mendigar es aceptable sólo para tres personas: quien está en la pobreza extrema, quien está muy endeudado, y quien es responsable de pagar una deuda de sangre (por haber matado a otro) y le es difícil pagarla” . [Abu Dawud]
Una mañana, los Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, estaban sentados con el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y vieron a un hombre fuerte caminando solo rápidamente, yendo apresurado a su trabajo. Se sorprendieron con su fuerza y celo y preguntaron: “Oh, Mensajero de Al-lah, ¿y si esta fuerza estuviera en el camino de Al-lah (es decir, sería mejor para él)?” El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, les aclaró sobre los buenos tipos de trabajo, diciendo: “Si va a trabajar para proveer a sus hijos pequeños, está en el camino de Al-lah. Y si sale para proveer a sus padres ancianos, está en el camino de Al-lah. Pero si sale a trabajar para presumir y alardear, entonces está en el camino de Satanás” . [At-Tabarani]
El Islam es una religión basada no solamente en la fe sino también en los actos, que alienta el trabajo, y este trabajo es para esta vida y para la otra. Al-lah, el Altísimo, dice (lo que se interpreta en español):‎ {Y trata de ganarte el Paraíso con lo que Al-lah te ha concedido, y no te olvides que también puedes disfrutar de lo que Al-lah ha hecho lícito en esta vida.} [Corán 28:77] Al-lah, el Todopoderoso, nos ordenó trabajar y viajar por la tierra para comer de Su provisión. Él dice (lo que se interpreta en español): {Él es Quien os ha hecho propicia la Tierra [para que viváis en ella]. Transitad, pues, por sus caminos y comed de Su sustento, y sabed que compareceréis ante Él.} [Corán 67:15]
El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, nos animó a trabajar y dijo: “Trabajen, ya que a cada persona se le facilita realizar aquello para lo que fue creada” . [Bujari y Muslim] Todos los Profetas, la paz sea con ellos, fueron ejemplos de buenos trabajadores, pues todos trabajaron como pastores y tuvieron también un oficio específico que solían practicar. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, participaba con sus Compañeros, que Al-lah esté complacido con ellos, en diferentes tareas y los ayudó cuando estaban construyendo la mezquita y cuando cavaron las trincheras, él llevaba la arena y las piedras, y nunca se excusó para evitar algún trabajo, por muy duro que fuera, dando así siempre el ejemplo a sus seguidores.
Hay ciertas etiquetas para el trabajo y la búsqueda del sustento que los musulmanes deben cumplir, para poder complacer de esta forma a Al-lah, Glorificado sea. En la segunda parte de este artículo describiremos cada una de estas etiquetas, in sha Al-lah.

 

Related Articles

Artículo más visitado

Etiqueta Islámica

La constancia en la verdad

La gente que se aferra firmemente a lo que es correcto tiende a ser más constante respecto a mantener su palabra y su creencia a pesar de las dificultades que enfrenten y esto es exactamente lo...más