Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Pilares del Islam

Cuidado con los tropezones en el camino del perdón

Cuidado con los tropezones en el camino del perdón
7617 954

Un creyente que espera el perdón de Al-lah, el Todopoderoso, debe saber que de ninguna forma puede alcanzar este perdón a través del sueño, la vacilación y la pereza. El perdón sólo puede alcanzarse haciendo esfuerzos acordes con él. Al-lah, Alabado y Glorificado sea, acepta incluso una cantidad pequeña de trabajo siempre y cuando se haga con amor y devoción sinceros hacia Él. A la vez, Él rechaza una gran cantidad de trabajo cuando se hace con indiferencia y rencor, con el deseo de que termine para que la persona pueda salir de la presencia de Al-lah. A ese deberíamos decirle: “¿A quién acudirás? ¿Hacia quién volverás tu cara, quién es mejor que Al-lah, el Todopoderoso?”
Una persona aprende a luchar protegiéndose a sí mismo contra la negligencia con el recuerdo de Al-lah, el Altísimo, acercándose al Corán sin descanso para recibir guía, iluminar su camino, curar su corazón y bendecir su tiempo y sus esfuerzos. Gastará generosamente su tiempo, su esfuerzo, sus bienes, su salud, su sueño, entregará su alma, encomendará a sus hijos y demás en la causa de Al-lah, el Omnipotente. Se dedicará, en cualquier estado que esté, a la causa de la generosidad que quisiera recibir de Al-lah Todopoderoso, quizás Él sea más Generoso con él y le dé una recompensa mayor y mejor, como declara cuando dice (lo que se interpreta en español): {Él responde las súplicas de quienes creen y obran rectamente, y les acrecienta Sus gracias. En cambio, los incrédulos tendrán un castigo severo.} [Corán 42:26]
El siguiente paso es seguir con los objetivos de la lucha. ¿Cómo una persona debería esforzarse contra sí misma? Debe organizar sus deberes de ayuno, oración, recuerdo de Al-lah, y todos los actos de fe, esforzándose en cumplirlos para agradar a Al-lah, el Todopoderoso. Debe luchar contra sí misma para practicar el autoajuste de cuentas y vigilar que su alma no escape de él. Cada vez que se desvía o se encuentra a sí misma inclinada hacia la pereza o el cansancio, debe recriminarse y obligarse a la obediencia una vez más. Cuando llega al estado en el que dice: “Mañana, si Al-lah quiere (haré esto y aquello)”, debe saber que ha sido dominada por su propio ser, sus malas inclinaciones y los susurros del demonio. Mañana llegará y no hará nada. Los días pasarán uno tras otro y no hará nada. Así que, a menos que decida el asunto consigo misma desde el primer día (se perderá): ¿Debe rezar? Por supuesto, debe, inevitablemente, rezar bajo cualquier circunstancia, y sin importar los obstáculos que se le puedan presentar. Cuando llega a la oración y dice: “Si Al-lah quiere, comenzaré a rezar desde esta noche, e incluso desde la primera parte de ella”, el demonio y sus propias malas inclinaciones le pueden decir: “Duerme una hora para ser capaz de pararte a rezar. Duerme una hora, si Al-lah quiere, y retrasa la oración para tal y tal hora. Duerme una hora, si Al-lah quiere, para ser capaz de ayunar”, y así hasta que la noche pasa en vano, y duerme la mitad o incluso toda la noche, perdiendo con ello la oración.
El paso siguiente es tomar su decisión para que cuando se le pida dormir, responda: “No, me he comprometido con Al-lah a rezar”. Cuando se le pide cumplir cierta necesidad o un asunto de su propio interés, como el demonio nunca le permite hacer el bien, dice con prontitud: “No, nos hemos comprometido con Al-lah a rezar”.
¿Alguien cree que el demonio se le acercará en persona para decirle: “Eres una buena persona pues te has comprometido con Al-lah a rezar, y te ayudaré en tu oración, recordando (a Al-lah) y rezando. Ve mi hermano, ve y reza, y te ayudaré a rezar. Ven a la oración, ven al recuerdo de Al-lah, el Todopoderoso”?
¡Por supuesto que no! Esto es porque Satanás ha dicho, como ha declarado Al-lah, Alabado y Glorificado sea (lo que se interpreta en español): {Por haberme descarriado acecharé a los hombres para apartarlos de Tu sendero recto.} [Corán 7:16]
Que Al-lah, el Altísimo, nos mantenga libres de las maquinaciones del demonio y firmes en el camino recto.

Related Articles

Artículo más visitado

Pilares del Islam

Esperando Ramadán (parte 1 de 2)

Es sabido que nuestros primeros eruditos musulmanes solían pasar los seis meses previos a Ramadán pidiendo a Al-lah que les permitiera vivirlo con fe, y los seis meses siguientes orando a...más