Para la mujer

  1. Para la mujer
  2. Personalidad del Musulmán

Respeto por la verdad

Respeto por la verdad
478 137

La grandeza de una persona, queridos hermanos, radica en la grandeza de lo que cree, por lo que está dispuesto a sacrificarse y por lo que defiende. Nuestra verdadera religión, a la que pertenecemos orgullosamente, nos insta a amar y respetar la verdad y abrazarla tal como es, sin pulirla ni distorsionarla.

De hecho, uno de los nombres de Al-lah, Glorificado sea, es Al Haqq (La Verdad), nuestro Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, fue enviado con la verdad, y los cielos y la tierra fueron creados y establecidos sobre la verdad.

Verificar la autenticidad de la información que escuchamos o leemos es el primer paso que debemos tomar para determinar nuestra postura hacia ella, y comenzar nuestro viaje para apoyar y defender la verdad.

Hoy en día, escuchas muchas noticias que circulan y lees mucho contenido en línea, y notas que gran parte de dicho contenido es de origen desconocido, algunos de sus escritores usan seudónimos, y las cadenas de transmisión de la mayoría de las narraciones que escuchamos son desconocidas.

Todo esto nos insta a no creer todo lo que escuchamos y no apresurarnos a transmitirlo y publicarlo para no ser cómplices en la circulación de noticias falsas e infundadas. Al-lah, Glorificado sea, dice a este respecto:

• {¡Oh, creyentes! Si una persona que transgrede se les presenta con alguna noticia, corroboren su veracidad, no sea que perjudiquen a alguien por ignorancia y luego se arrepientan de lo que hayan hecho} [Corán 49:6].

• {¡Oh, creyentes! Cuando salgan a combatir por la causa de Dios, asegúrense de no combatir contra los creyentes, y no digan a quien los saluda con la paz [expresando su Islam]: "¡Tú no eres creyente!", para así combatirlo y conseguir algo de los bienes perecederos de la vida mundanal…} [Corán 4:94].

El segundo verso es una directriz divina para que, durante la guerra, los musulmanes no se lancen a matar a alguien antes de que les quede claro quién es un creyente y quién no.

¿Qué significa esto para nosotros?

Significa lo siguiente:

1. Debemos entrenarnos para no creer todo lo que escuchamos. Comienza a cuestionar la autenticidad de la información que te llega y juzga por ti mismo. Entrena también para transmitir menos de lo que oyes. el Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Basta que un hombre repita todo lo que escucha para considerarlo un mentiroso”.

2. Siempre busca la fuente de la información que escuchas, trata de identificar a las personas que la transmiten y verifica su credibilidad y confiabilidad.

3. La autenticidad de lo que ves es a menudo mayor y más fuerte que la autenticidad de lo que escuchas. Además, cuanto más larga sea la cadena de narradores y transmisores de un información, mayor será la posibilidad de error y malentendido.

4. Innumerables experiencias e incidentes prueban que la transmisión oral tiende a ser menos precisa ya que los narradores modifican los mensajes transmitidos oralmente según su propia comprensión, estados de ánimo y caprichos personales. Por lo tanto, no aceptes las narraciones que escuchas al pie de la letra y no confíes en todos sus detalles.

5. Siempre que la información suene extraña y desconocida debemos detenernos e investigarla más a fondo, porque mucha de esa información es a menudo incorrecta o exagerada.

6. La magnitud exacta de un asunto y la medida en que es verdadero o falso solo puede conocerse después de que termina y, por lo tanto, se debe esperar antes de emitir un juicio hasta que el orador complete su declaración y el escritor concluya su trabajo, el cual podría ser publicado en varias partes. 

Related Articles