Índice > Profeta Muhammad > Lecciones de su vida >

Evitar el combate y constrir la comunidad (Parte 2)

Viernes 28/10/2010

El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, ordenó a sus Sahabah  que se controlaran a sí mismos y tuvieran paciencia. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, educaba a sus Sahabah  por sí mismo, aconsejándoles fortalecer su relación con Al-lah, Alabado Sea, y acercarse a Él con la adoración. Las aleyas siguientes fueron reveladas en la etapa de La Meca: Al-lah, el Altísimo, Dice (lo que se interpreta así en español): {¡Oh, tú que te cobijas! Levántate en la noche y ora gran parte de ella, la mitad, o un poco menos, o un poco más, y recita el Corán lenta y claramente [reflexionando en su significado].} [Corán 73: 1- 4].

La sura de Al Muzzammil (El Cobijado) guió a los Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, a la necesidad de que los divulgadores pasen la noche rezando, observen Adh-Dhikr, confíen en Al-lah en todos los asuntos y tengan paciencia, alejándose del mal sutilmente, y pidan perdón después de hacer buenas obras.
Las primeras aleyas de la sura de Al Muzzammil ordenaron al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dedicar una parte de la noche para rezar, pues Al-lah, Enaltecido Sea, le Dio la opción de levantarse por la noche y rezar mitad de ella, un poco más o un poco menos. Entonces el Profeta, sallallahu‘alayhi wa sallam, y sus Sahabah, que Al-lah esté complacido con él, se levantaban a rezar de noche durante casi un año, hasta que sus pies se hinchaban. Así pues, después de que Al-lah, Enaltecido Sea, Vio sus esfuerzos para buscar Su complacencia y su disposición a ejecutar Su orden y lograr su meta, fue Misericordioso con ellos y les Facilitó el asunto, aliviándolos. Al-lah, el Altísimo, Dice (lo que se interpreta así en español): {Ciertamente tu Señor Sabe que a veces te levantas a orar casi dos tercios de la noche, otras la mitad o un tercio de la misma, y también lo hacen los creyentes que te siguen. Al-lah bien Sabe cuánto dura la noche y el día. Sabe que no podéis determinarlo con exactitud y os Perdona. Recitad, pues, lo que sepáis del Corán. Sabe que entre vosotros habrá algunos enfermos [a los cuales les será dificultoso hacer la oración por la noche], otros de viaje por la Tierra procurando el Sustento de Al-lah, y otros combatiendo por Su Causa. Recitad, pues, lo que sepáis de él [el Corán]. Haced la oración obligatoria y pagad Az-Zakah. Haced caridad en nombre de Al-lah en la medida que podáis. Toda obra de bien que hagáis será en vuestro favor, y Al-lah os Recompensará enormemente por ello. Y Pedid el perdón a Al-lah, Él Es Absolvedor, Misericordioso.} [Corán 73: 20].
Probarlos en sus lechos, evitando el sueño y las cosas favoritas para ellos, era para educarles a luchar y liberarse de la sumisión a los deseos del alma, como una preparación para llevar las riendas del liderazgo y la guía en su mundo.
Es evidente que era necesaria una preparación espiritual elevada para ellos, pues Al-lah, Enaltecido Sea, les Eligió para encargarse de Su mensaje, les Confió Su Da‘wah y Tomó a algunos de ellos como testimonio.
Así pues; decenas de creyentes en esta etapa histórica tuvieron la magnifica misión de invitar a la gente a At-Tawhid (Monoteísmo islámico) y librarles de Ash-Shirk. Ésta era una misión grandiosa y sólo podían cumplirla aquellos que Al-lah, el Altísimo, Describe en la aleya siguiente: Al-lah Dice (lo que se interpreta así en español): {Se levantan de sus lechos para invocar a su Señor con temor y anhelo.} [Corán 32:16].
Al-lah, Alabado Sea, Describió lo que sobreviene al levantarse en la noche, rezar y recitar el Corán con Sus palabras. Al-lah, el Altísimo, Dice (lo que se interpreta así en español): {Por cierto que si te levantas a orar avanzada la noche encontrarás mayor quietud y podrás concentrarte mejor.} [Corán 73:6].
Eso tiene más efecto en el alma con el silencio de la noche y la tranquilidad de la gente, ya que se liberan de sus preocupaciones y se dedican a recordar a Al-lah y dialogar con Él lejos de las relaciones mundanas y de las preocupaciones del día. De esta manera, se logra la preparación completa para recibir la inspiración divina. Al-lah, el Altísimo, Dice (lo que se interpreta así en español): {En verdad, te Transmitiremos una palabra de gran peso [el Corán].} [Corán 73:5].
La “palabra de gran peso” se refiere al Noble Corán. El efecto de esta preparación precisa a los primeros musulmanes en su capacidad de soportar la carga de la lucha y construir el estado en Medina, en su profunda fidelidad hacia el Islam y en su sacrificio para afianzarlo en la vida de la gente y anunciarlo ante toda la creación, se hace evidente.
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, se preocupaba por su frente interno y por llenar los corazones de sus Sahabah, que Al-lah esté complacido con ellos, con la doctrina fuerte que no se derrumba; esto es lo que produjo que tengan un espíritu alto y fuerte para defender su fe y aguantar la tortura y el perjuicio en la senda de Ad-Da‘wah.
Así pues, el primer grupo (de los musulmanes) era sólido y no se dejaba afectar por las campañas psicológicas del enemigo, ni dejaba lugar para ellas a través de la unión entre los musulmanes.
 

Evitar el combate y constrir la comunidad (Parte 1)

© 2020 Islamweb, todos los derechos reservados