Índice > Profeta Muhammad > Lecciones de su vida >

Lecciones y conclusiones del Hermanamiento (Parte 2)

Viernes 23/12/2010

 

4-El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, aclaró que Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, no obtendrán recompensa sólo por sus actos hacia al Muhayirin, que Al-lah esté complacido con ellos, sino que además, si éstos les agradecían a Al Ansar y suplicaban a Al-lah, Alabado Sea, por ellos, tendrían también más recompensa:
 
Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, eran altruistas y generosos con los Muhayirin, que Al-lah esté complacido con ellos. Abu Hurairah, que Al-lah esté complacido con él, narró: “Al Ansar le dijeron al Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam: Divide las palmeras entre nuestros hermanos Al Muhayirin y nosotros”. Entonces dijo el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam: “No”. En ese momento Al Ansar le dijeron a Al Muhayirin: “Entonces, vosotros trabajáis con nosotros, ayudándonos en cultivar las palmeras, y tenderéis derecho a tomar de sus frutas”. En aquel momento, todos ellos dijeron: “oímos y obedecemos”. [Al Bujari: Sahih].
 
Este Hadiz aclara que Al Ansar ofrecieron al Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dividir sus bienes entre ellos y sus hermanos de Al Muhayirin. Sus bienes consistían en las palmeras. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, lo rechazó y quiso hermanar entre ellos (Al Ansar y Al Muhayirin) sin cometer injusticia contra Al Ansar al distribuir su propiedad. Por eso, Al Ansar dijeron a Al Muahyirin: “Trabajáis con nosotros, cultivando las palmeras, y tomáis de su fruta”. Al escuchar eso, el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, vio que esa opinión servía para que Al Muhayirin no pasaran necesidades. Y al mismo tiempo, no se cometiera ninguna injusticia contra Al Ansar. El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, aceptó esa opinión. Por esa razón, todos ellos dijeron: “Oímos y obedecemos”.    
 
Así, Al Muhayirin ayudaron a Al Ansar, que Al-lah esté complacido con todos ellos, cultivando las palmeras y así comieron de sus frutas. Pero, la mayoría del trabajo fue realizado por Al Ansar, y Al Muhayirin agradecieron a Al Ansar sus actitudes superiores de altruismo y generosidad, diciendo: “Oh, Mensajero de Al-lah, nunca hemos visto a gente, como la que nos hospeda ahora, que ayudan en los momentos difíciles y son muy generosos en los momentos holgados. Ellos nos permitieron cultivar con ellos, dándonos una parte de su fruta, hasta llegamos a creer que ellos solos serian quienes obtendrían la recompensa (de Al-lah)”. En aquel momento, dijo el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam: “Al Ansar no tendrán toda la recompensa; si vosotros les agradeceis a ellos y suplicáis a Al-lah, Alabado Sea, por ellos, tendréis también recompensa”. [Ahmad: Musnad].
 
Al Muhayirin pensaban en la recompensa de la otra vida, y eso aclara la profundidad de su entendimiento respecto a la otra vida, pues fue la idea que dominaba sus pensamientos.
 
El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, quiso recompensar a Al Ansar por su generosidad hacia Al Muhayirin. Anas ibn Malik, que Al-lah esté complacido con él, relató que el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, quiso entregar Bahréin a Al Ansar. Pero Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, dijeron: “No, sólo aceptaremos si das a nuestros hermanos Al Muhayirin una tierra igual que Bahréin”. Entonces el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Pues, si queréis eso, tened paciencia hasta que os encontréis conmigo pues después de mi muerte habrá otros a los que les darán preferencia”. [Al Bujari: Sahih].
 
La hermandad entre Al Ansar y Al Muhayirin, que Al-lah esté complacido con ellos, cumplió con sus objetivos, disminuyendo los padecimientos de llegar a un nuevo ambiente para Al Muhayirin, haciéndoles olvidar que ellos se separaron de su gente y de su familia, apoyándose el uno al otro, estableciendo y desarrollando el nuevo estado; ya que ningún país puede desarrollarse ni levantarse excepto mediante la unidad de la Ummah. Y al mismo tiempo no se puede conseguir la unidad sin existir el elemento de la hermandad y el amor mutuo entre los miembros de toda la Ummah, ya que cada comunidad donde no existe entre sus miembros las relaciones de amor y la verdadera hermandad, no puede unirse alrededor de un solo concepto. Y si la unidad no es algo verdadero que está establecido en la Ummah o en la comunidad, entonces, no se puede formar de ella una nación.
 
5-Heredar por la hermandad:
 
No ha ocurrido en la historia humana un acontecimiento social igual que el del recibimiento de parte de Al Ansar a los Al Muhayirin con ese gran amor, con esa generosidad inmensa, con esa gran cooperación, y con esa competencia entre Al Ansar para albergarlos y velar por su comodidad, pues el Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hizo de esa hermandad, una verdadera responsabilidad que se extendía entre esos hermanos.
 
“Así, Al-lah, Alabado Sea, Hizo a Al Muhayirin heredar de Al Ansar y viceversa, por medio de esa hermandad, sin existir relaciones familiares y lazos de parentesco. Uno de los beneficios que trajo esta legislación fue que así se manifestaba de manera práctica y fehaciente la hermandad en las mentes de los musulmanes; para que así sepan que la hermandad y el amor por Al-lah entre los musulmanes no es un simple slogan y un discurso de la boca para afuera”.
 
La primera etapa de Al Hiyrah (Hégira), cargó a Al Ansar y a Al Muhayirin con una responsabilidad especial de cooperación, apoyo y amistad, ya que Al Muhayirin abandonaron su gente, sus casas, y su fortuna en La Meca, siendo huéspedes en las casas de sus hermanos de Al Ansar en Medina. Por eso, cuando el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hermanó entre Al Muhayirin y Al Ansar, fue para garantizar la capacidad de cumplir con esa responsabilidad. Por esa razón, esa hermandad y sus efectos debían ser más fuertes que la hermandad de los hermanos consanguíneos. Y cuando Al Muhayirin echaron raíces en Medina y el Islam dominó sus rincones, el espíritu islámico fue la base principal para la nueva sociedad. 
 
Cuando Al Muhayirin se acostumbraron al ambiente de Medina, aprendiendo la manera de ganarse su sustento, y después de haber ganado los botines de Gazwat Badr, y haber pasado la etapa de la necesidad, la herencia volvió a su status normal que corresponde con el instinto humano que es heredar sólo por los lazos de parentesco, anulando el veredicto de la herencia por la hermandad de fe. Al-lah, el Omnipotente, el Majestuoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {Y aquellos que posteriormente crean, emigren y luchen con vosotros serán de los vuestros. Y sabed que Al-lah Ha prescrito en Su Libro que vuestros parientes tienen más derecho a la herencia que vuestros hermanos en la fe, y Al-lah Es Conocedor de todas las cosas} [Corán 8:75].  
 
Esta aleya abrogó el mandato de heredar por medio de la hermandad de fe. Pero, permaneció el apoyo, la ayuda, y el hecho de intercambiar buenos consejos entre sí. Al-lah, el Altísimo, el Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {A cada uno lo hemos designado heredero de lo que dejen sus padres y sus parientes más cercanos. Y a aquellos con quienes hayáis concertado algún pacto, dadles su parte. Al-lah Es Testigo de todo} [Corán 4:33].
 Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, dijo: “Cuando Al Muhayirin llegaron a Medina, cada uno de ellos heredaba al hombre de Al Ansar sin tener ningún lazo de parentesco con él, sino que por la hermandad que fue establecida por el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Pero, cuando la sentencia coránica que dice ((A cada uno lo hemos designado heredero de lo que dejen sus padres y sus parientes más cercanos)) fue revelada, el mandato de heredar por la hermandad de la fe fue abrogado. Ibn ‘Abbas, que Al-lah esté complacido con él, añadió: la sentencia coránica que dice ((Y a aquellos con quienes hayáis concertado algún pacto, dadles su parte.)) aquí “Su parte” se refiere al apoyo, la ayuda y dar buen consejo. [Al Bujari]. 
 
6-Valores humanos y principios ideales:
 
Debido a las fuertes relaciones que fueron establecidas entre Al Muhayirin y Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, surgieron valores humanos, sociales, y principios ejemplares en los cuales el tribalismo no tenía ya nada que ver y que sólo existen en las sociedades más civilizadas y desarrolladas.
 
7-Anular las diferencias entre las regiones y entre las tribus:
 
En las sociedades ignorantes no es fácil anular las diferencias regionales y tribales, ya que el fanatismo por su grupo es su religión. La hermandad entre las personas busca borrar estas diferencias .
 
Una de las enfermedades bien difundidas en la Ummah actual es que algunos divulgadores del Islam poseen un fanatismo por su nacionalidad y su país. Estas enfermedades les impiden ser soberanos y debilitan a los musulmanes, separándolos el uno del otro, ocupándose por sus intereses y olvidando sus grandes metas comunes.
 
Estas enfermedades pueden ser producidas por abandonar el Noble Corán y la Sunnah del Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, ya que estos divulgadores del Islam no fueron educados aprendiendo la Sunnah, por eso apareció el odio y las disputas internas.
 
Hoy en día, los musulmanes necesitan urgentemente esa hermandad que fue establecida entre Al Muhayirin y Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, ya que es imposible que la vida islámica continúe vigente sin que las sociedades islámicas tengan esas buenas cualidades, elevándose a ese gran nivel de fe, y llegando a ofrecer esos sacrificios tan grandes.
 
8-La hermandad entre los musulmanes es uno de los medios de empoderamiento moral:
 
Uno de los medios de empoderamiento moral es dar a las personas una educación divina, presentarles una dirección divina, luchar contra los motivos de disentimiento en la Ummah, y seguir los principios que llevan a la sociedad islámica a la unidad.
 
Uno de los pilares más importantes de la unidad, es la unidad de fe, teniendo lealtad al Islam, luchando por la justicia y consiguiendo la hermandad entre los musulmanes.
 
Al-lah, el Omnipotente, el Majestuoso, Dice (lo que se interpreta así en español):
{Pero si quieren engañarte [simulando un cese de hostilidades para aprovechar la oportunidad y atacaros] sabe que la protección de Al-lah es suficiente. Él Es Quien te Ha fortalecido con Su auxilio y con los creyentes. Él Es Quien Unió vuestros corazones, y tú no habrías podido hacerlo aunque hubieras gastado todo lo que hay en la Tierra, pero Al-lah los Unió [y reconcilió a los grupos divididos]. Ciertamente Él Es Poderoso, Sabio} [Corán 8:62-63]. 
 
También Al-lah, el Altísimo, el Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {Ciertamente los creyentes son todos hermanos entre sí; reconciliad pues a vuestros hermanos, y temed a Al-lah para que Él os Tenga misericordia [en esta vida y en la otra]} [Corán 49:10].
 
Y nadie encontrará la dulzura de la fe, excepto quien haya probado esta hermandad. 
El Mensajero de Al-lah, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: Quien tiene las siguientes tres (cualidades), encontrará la dulzura de la fe: 
1-Que Al-lah y Su Mensajero sean más queridos por él que todo lo demás,
2-Que quiera a alguien sólo por Al-lah.
3-Que odie volver a la incredulidad como odiaría ser lanzado al fuego. [Al Bujari].
 
Ser hermanos por Al-lah, Glorificado Sea, se considera una de las razones más importantes que hace a los musulmanes ser firmes contra las dificultades más fuertes. También, el entendimiento, completo y mutuo, para la hermandad por Al-lah, Alabado Sea, es uno de los medios para lograr la unidad y la fuerza de los musulmanes, el liderazgo y la hegemonía en la tierra.  
 
9-Algunas de las virtudes de Al Ansar:
 
A)     Al-lah, el Altísimo, les Denominó Al Ansar (Los auxiliadores):
Al-lah, Alabado Sea, y Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam, Llamaron a Al Ansar con este nombre cuando juraron ser musulmanes, recibiendo a Al Muhayirin, apoyándoles, dándole asistencia a la religión de Al-lah, Alabado Sea, y a Su Mensajero, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Y Al Ansar no eran conocidos anteriormente con este nombre. Gilan ibn Yarir, que Al-lah le dé Su perdón, narró: “Pregunté a Anas: “¿Vosotros fuisteis llamados anteriormente con el nombre de Al Ansar? o ¿Al-lah, Alabado Sea, Fue Quien os Denominó con este nombre?”. Entonces contestó: “Al-lah, el Altísimo, Fue Quien nos Puso este nombre”. [Al Bujari].
 
Sus atributos y virtudes morales son incontables. Estas eran cualidades generales para todos los hombres de Al Ansar y cualidades especiales para algunas personas de Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos.
 
• Las cualidades generales que están mencionadas en el Noble Corán: citamos las siguientes:
 
-Al-lah, Glorificado Sea, Ha aclarado que ellos eran de los verdaderos creyentes. Al-lah, el Omnipotente, el Majestuoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {Los creyentes que emigraron y lucharon por la causa de Al-lah, y aquellos que les refugiaron y les socorrieron son los verdaderos creyentes; a éstos les serán perdonados sus pecados y recibirán una generosa recompensa}[Corán 8:74]. 
 
-Al-lah, Alabado Sea, les Ha dado la buena noticia que Él, el Altísimo, Está Complacido con ellos, Alabando su complacencia por Él. Al-lah, el Altísimo, el Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {Al-lah Se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], con aquellos que les socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras]. Éstos también se complacen con Al-lah, y Él les Ha reservado jardines por donde corren los ríos donde morarán eternamente. Éste es el triunfo grandioso}[Corán 9:100].
 
-Al-lah, Glorificado Sea, Ha aclarado que Al Ansar, que Al-lah esté complacido con ellos, serán exitosos. Al-lah, el Omnipotente, el Majestuoso, Dice (lo que se interpreta así en español): {Quienes estaban establecidos en Medina y aceptaron la fe antes de su llegada, aman a los que emigraron a ellos, no sienten envidia alguna en sus corazones por lo que se les ha dado [del botín] y les prefieren a sí mismos aunque estén en extrema necesidad. Quienes hayan sido preservados de la avaricia serán los triunfadores}[Corán 59: 9].

© 2020 Islamweb, todos los derechos reservados